CARACAS, lunes 22 de septiembre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Hoguera digital | 10/02/2013
Paño de lágrimas digital
Hace mucho tiempo que dejamos atrás la idea de que hay un mundo real absolutamente tangible y de piel, mientras en la web hay una vida virtual, falsa, donde inventamos personajes enmascarados para divertirnos. No todos juegan al carnaval en Internet
LUIS CARLOS DÍAZ / jaluiscarlos@gmail.com
Cofavic
0 0a

Hace mucho tiempo que dejamos atrás la idea de que hay un mundo real absolutamente tangible y de piel, mientras en la web hay una vida virtual, falsa, donde inventamos personajes enmascarados para divertirnos. No todos juegan al carnaval en Internet.

De hecho, la estructura de las redes sociales como Facebook ha ido creando las condiciones para que sea incluso más cómodo para todos tener una imagen digital consistente.

En las redes somos sujetos en relación cotidiana con nuestros contactos, sobre todo nuestros amigos de la "vida real". Como son espacios para la autocontemplación, se nutren de nuestro nombre, nuestras fotos y nuestro relato diario.

Son una segunda oportunidad de echar un mejor cuento de nuestras vidas mientras se comparten retazos en ese gran corcho de interacciones llamado Facebook.

Cada vez dudamos menos de las informaciones en redes, porque obedecen a sus autores, que son nuestros pares. En ellos confiamos y entendemos que la nueva lógica digital es la conversación constante. Somos nuestros contenidos y la manera en la que nos administramos públicamente.

Cuando una chica anuncia que ha roto su relación sentimental y pasa de tener "una relación compleja con" al estatus "está soltera", el coro de amigas y amigos atiende a su nuevo título y le brinda apoyo, le ofrece café o le recuerda por qué está mejor así.

Nadie se busca otras fuentes independientes que confirmen la información, porque la dice la fuente directa y se entiende que con ciertas cosas no se juega.

Ese mismo ejercicio de credibilidad y exposición pública frente a los amigos de lo que se hace y se piensa, ocurre ante la tragedia.

Algunos se reservan el dolor para el espacio privado de la familia y viven el duelo fuera de terrenos digitales, quizás porque piensan que no tiene sentido abrir otro frente que los haga vulnerables. Otras veces es mejor no exponerse a que cualquier anónimo diga alguna babosada que no ayude en esos momentos.

CONTARLO PARA PURGAR
De manera progresiva y digamos que casi evolutiva, los hechos dolorosos también se abren paso en nuestro reality show particular.

Para entender este fenómeno hay que sumar dos elementos más: la violencia que se ha vuelto cotidiana, por ejemplo, nos ha anestesiado frente a pequeños robos, choques, encontronazos y sustos. Esos ya no son titulares, por eso han tomado el espacio de las redes, porque al ser personalísimas sirven de drenaje. El otro ingrediente de esta receta es que cada vez está más dispersa la constelación de amigos y familiares, algunos por la diáspora y otros porque la dinámica de los días los aleja.

Por eso es natural que la gente se desahogue en el primer espacio social que tiene. En Internet hay compañía, asombro compartido y muchas formas de verbalizar la indignación.

Nada mejor que tener un departamento creativo para insultar al que robó un celular o los que buscan cuentos alternativos al choque. Y para los silencios que ocasionan las muertes cercanas, al menos hay espaldarazos y se construye la sensación de no estar sólo. Pero la red es insuficiente para procesar el dolor.

Esta semana aparecieron en prensa nacional dos titulares que muestran cómo a pesar de la hibridación del mundo digital con el físico, no es lo mismo ser un usuario que un servicio público.

En una portada se anunciaba que muy pronto las víctimas de la violencia podrían denunciar vía online los ataques. En otra se le recordaba al país que al CICPC, nuestra policía científica, le faltaban más de 6 mil funcionarios. Además de los 8.900 que hoy están activos, según Últimas Noticias, 2.357 funcionarios tienen expedientes abiertos por delitos.

Entonces, por un lado se nos ofrece tecnología para recibir y procesar quejas, pero por el otro se sincera que no hay suficiente capacidad para actuar ante innumerables hechos delictivos que requieren investigación.

Cuando un individuo se queja en redes o protesta en la calle, es porque se da cuenta que las instituciones no responden debidamente y decide acompañar su malestar con acciones públicas de movilización u opinión pública, así sea en su círculo de amigos.

Cuando se resignan y naturalizan la violencia, es porque algún burócrata cumplió exitosamente su misión de devaluar la confianza en el Estado de derecho.

Por supuesto que es contradictorio ofrecer soluciones tecnológicas cuando hay fallas de base no resueltas. Recuerden que en Caracas incluso se compraron zepelines y sistemas de observación que terminaron desfalcando el presupuesto público.

Una simple línea de atención telefónica es inútil si no la atienden. O peor: cuando atienden pero no pueden hacer nada, como ocurre con muchas llamadas que resultan infructuosas por falta de patrullas, articulación entre cuerpos de seguridad o celeridad en el proceso.

Si eso ocurre con las líneas telefónicas, los sistemas informáticos tampoco ofrecen garantía de eficiencia. Podríamos gastar una millonada en un sistema de gestión de denuncias, pero en algún punto del proceso esa información decanta en el mismo equipo de profesionales que deben hacer su trabajo, lo que en la mayoría de los casos no ocurre, visto los niveles de impunidad que se mantienen en el país.

El gobierno electrónico ha demostrado un buen funcionamiento cuando hay algo de interés político, presupuesto y buena gerencia. El paradigma de eficiencia en Venezuela ha sido la implementación del sistema automatizado de citas para el pasaporte.

Eso significó que la Onidex también adecuara sus sedes, entrenara al personal y cambiase su estructura. Actualmente, el sistema no sólo permite seleccionar el centro más cercano para hacer la diligencia, sino que además hace seguimiento del estatus de las solicitudes.

Con las denuncias en el mundo físico ocurre todo lo contrario. Se abre un procedimiento ante el ministerio público y de inmediato el caso entra en coma inducido, mientras la vida de la gente sigue y los agresores conviven en el mismo espacio o merodean otra zona buscando a la próxima víctima.

Posiblemente la gente deba redescubrir a Cofavic todos los días. La ONG que se ha encargado de acompañar la exigencia de justicia de algunos familiares de víctimas fatales de El Caracazo (1989) ha dado lecciones de tesón y aguante a pesar de los bandazos en materia judicial.

El sistema está estructurado para que la gente se frustre y desista de la búsqueda de justicia, sobre todo en momentos en los cuales esos mecanismos están aceitados para actuar de manera discrecional.

Eso que hace 20 años fue un comité de familiares que se acompañaron para darse ánimos y mantener el empeño en la exigencia de una justicia que sigue sin llegar, es lo que la gente emula hoy a menor escala, entre amigos, con casos domésticos, para no sentirse aislados en un entorno violento.

                                                                                                                                                  @LuisCarlos

Notas anteriores en Hoguera digital
Wifi
17/08/2014
La historia del WiFi
Vengo del futuro y te voy a contar lo que pasó con el plan WiFi para todos, ese que prometía Internet inalámbrico en cada plaza y espacio público de Venezuela. ¿Lo recuerdas?
Cheverito
02/08/2014
Apuntes sobre Cheverito
La nueva mascota del turismo nacional se llama "Cheverito", suerte de explosión creativa que al ser presentada por MinTurismo fue desmenuzada por la audiencia digital. No obstante, la burla no es la gran cantidad de respuestas del público, sino que la campaña oficial, pagada con dinero público, mostrara de entrada elementos excluyentes de fanatismo político
Protesta
19/07/2014
Coyuntura con resistencia
Claro que hay más condiciones para la protesta, sí. Pero el metamensaje del poder en los meses anteriores se adelantó. Dice en voz baja: sepan que protestar significa cárcel, tortura, retardo procesal, brutalidad y hacinamiento, incomunicación con familiares, humillación pública, acusaciones de terrorismo aunque sólo vendas empanadas e impunidad o juicios en libertad para los policías y militares que asesinen ciudadanos durante la represión
Colas
13/07/2014
Termómetros rotos
El poder intenta construir una realidad que le favorezca. En Venezuela hemos sido testigos, además, de varios fenómenos que a falta de soluciones han contado con prohibiciones estatales, sanciones, persecuciones y pedidos de silencio.
Psuv
02/07/2014
PASOS PARA ESCRIBIRLE AL PSUV
La temporada de cartas en el PSUV tiene dos tendencias. Nos movemos en dos escenarios de conflictividad dentro del partido de gobierno, en desmedro del ala civil, y eso es un problema porque sus propios directivos decidieron, como advirtió Raúl Stolk esta semana: "lavar los trapos sucios en televisión público y en horario de alto rating"
Represión
22/06/2014
Balance de la represión
A los 6 detenidos del 12 de febrero los patearon los policías mientras gritaban "gol". El tema me pega porque llevo 4 meses enfrentando eso. Las golpizas ocurren después de que la persona ha sido sometida. Se le viola todo derecho de comunicación
Unión sin fuerza
12/05/2014
Unión sin fuerza
Quienes reprimen piensan que una estructura militar es un conflicto que les supera en complejidad en las asambleas estudiantiles, ahora los estudiantes se plantean seguir dos nuevas rutas, seguir o dedicarse a liberar a los detenidos
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas