CARACAS, viernes 22 de agosto, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
RETUITEANDO | 10/02/2013 | 1 Comentarios
Mascarita ¿a dónde vas?
¡A que no me conoces! ¿Cómo que no? Un mandatario enfermo disfrazado de hombre sano. Un vicepresidente no designado de presidente. Un jefe de tropa de parlamentario. Un dictador de medio siglo de primer demócrata latinoamericano. La "revolución bonita", por más que se disfrace, es un curioso desfile de todo lo que mucho ofende a la legalidad, la verdad y la justicia
GREGORIO SALAZAR
Diosdado Cabello
1 1a

Si un día las adustas cariátides del hemiciclo parlamentario se despojaran de sus túnicas, sus sandalias y sus hachas de líctor y se nos presentaran trajeadas de "negritas", el disfraz más popular de los carnavales de otrora, enormes serían de seguro el desconcierto y el esfuerzo para reconocerlas, amén del susto de ver cemento blanco convertido en gente y además emparrandada.

Otra cosa es que la bancada oficialista nos salga al paso gritando: ¡A que no me conoces! Más o menos ese es el reto que hace, provocadora y desbocada en su apoteosis carnavalera, la alegre hueste roja en ese escenario que en otros tiempos llamaron, tal vez exageradamente, "templo de la soberanía nacional", aunque al menos como aspiración es lo que corresponde.

¡A que no me conoces! El grito retumba en el hemiciclo, rebota de las columnas a la mesa del presídium y de allí al barandal del palco. Está eufórica, ebria de poder la bancada oficialista, se tambalea tomando puntería para dar saltitos de curul en curul. Mírenla nomás como se escarrancha abusadorcita y reparte codazos a todo el que no pertenezca a su comparsa.

¡A que no me conoces! Ese es el leco que pega de repente un diputado disfrazado del Hombre Araña, y enseguida lanza una proyección de su red hacia el testículo del presidente, lo envuelve, se guinda, se impulsa, se balancea y da un espectacular salto de talanquera que sería la envidia de los trapecistas del Cirque Du Soleil.

Cae del otro lado con el traje y la reputación vuelta harapos en medio de las felicitaciones de sus congéneres gritando: ¡Viva Momo!

¡A que no me conoces! Insiste invicta y omnipotente la bancada oficialista. El grito lo da otro de la cofradía que agarra un legajo de papeles y sale presuroso a denunciar, en la imparcial seccional partidista de la fiscalía general, a alguien de otra tolda porque ha descubierto ¡horrorizado! que ha recibido dinero de particulares y que lo ha distribuido entre necesitados y/o menesterosos.

Pero, alto ahí, porque por mucho que sea el estruendo de pitos y cornetas y la profusión de caretas, pelucas y antifaces, aquí no nos va a confundir.

Quien tan diligentemente sale en representación de la vindicta pública, ¿no es el mismo que presidía la comisión que "investigó" los efluvios revolucionarios de las 170 mil toneladas de Pudreval y aún nos debe el informe?

A lo mejor se ha olvidado de cuando desde la presidencia, después de guiñarle un ojo, le preguntaban: "¿Verdad que no hiede, Pedro". Y el diputado: "Noooo, para nada", para luego exclamar por lo bajo: "¡Fó, fó, coño...!"

En particular la lista es larga. Tráfago de dólares dentro y fuera del país, centrales azucareros que han sido trapiche de los fondos públicos, revelaciones de cómo la justicia es moldeada cual plastilina, empresas que se quedaron en la primera piedra pero que consumieron hasta el último centavo, denuncias en desfile frente a la cual la bancada oficialista se ha quedado cual cariátide de cemento blanco.

Lo cierto es que a quienes se están rasgando las vestiduras de reinas de carnaval ofendidas se les han ido todos esos más otra infinidad de rollings entre los jarretes. Lo grave, increíble y, si usted quiere, lo cómico es que la esférica que no atajaron no era de beisbol ni de softbol, sino una muy colorida y grandotota pelota de playa.

Vaya usted a Google. Ponga el nombre de cualquiera de quienes fueron candidatos rojillos a gobernaciones de estado acompañado del sustantivo "donativos" y verá aparecer un monto multimillonario.

En el caso de quien resultó ganador en Nueva Esparta, por ejemplo, ¿qué debemos suponer? ¿Que obtuvo los fondos de un tarantín donde vendía botuto, cangrejas y pata é cabra sancochadas?

Puestas así las cosas, se ve que los partidos de oposición además de no recibir financiamiento público tampoco lo pueden recibir de los privados, mientras la zángana revolución hace como dice la letra de una pícara canción colombiana: "mete la mano y allí está".

Usted hace que la competencia sea a realazo limpio. Y así funciona. Dice que PDVSA es suya, y la usa. Dice que mandará al otro preso sin recibe ayuda de particulares. Y lo manda, para lo cual además se disfraza de justiciero. Más allá de las payasadas, hay una orgía de imposturas que pretende colocar a la disidencia en un cepo.

¡A que no me conoces! ¿Cómo que no? Un mandatario enfermo está disfrazado de hombre sano. Un vicepresidente no designado de presidente.

Un jefe de tropa de parlamentario. Un dictador de medio siglo de primer demócrata latinoamericano. La "revolución bonita", por más que se disfrace, es un curioso desfile de todo lo que mucho ofende a la legalidad, la verdad y la justicia.

Por fortuna, toda carnestolenda tiene su octavita y su día después. Y esta, querido amigo, no será la excepción.

Notas anteriores en RETUITEANDO
mineros chilenos
19/08/2014
LA VIDA ES CORTA
Si Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara unos minutos de vida... Dormiría poco y sonreiría más. Daría valor a las cosas por lo que significan y no por lo que valen. Aprende a disfrutar de las cosas sencillas que te ofrece la vida cada día, no permitas que el estrés, el exceso de compromisos y las responsabilidades te impidan hacerlo. Muchas veces la expectativa de todo aquello que deseamos en un momento de la vida, nos sabotea la posibilidad de reconocer todo que ya tenemos
mineros chilenos
18/08/2014
Los objetos perdidos
En su altillo, Felicitas tiene una caja donde guarda los objetos encontrados, y otra que contiene los nombres y las historias de sus objetos perdidos
mineros chilenos
14/08/2014
MECÁNICA POPULAR
Por la ventana de la cocina no entraba luz alguna. En la oscuridad él trató de abrir los aferrados dedos ella con una mano, mientras con la otra agarraba al niño, que no paraba de chillar, por un brazo, cerca del hombro. Ella sintió que sus dedos iban a abrirse. Sintió que el bebé se le iba de las manos
mineros chilenos
13/08/2014
Lluvia y luto en Santos
Un estruendo y una nube de humo negra marcaron trágicamente la mañana gris y lluviosa del barrio Boqueirao, de Santos, el mayor puerto de América Latina que este miércoles fue el epicentro noticioso de Brasil con la muerte del candidato brasileño Eduardo Campos
mineros chilenos
12/08/2014
EL GATO
Lo que nunca olvidaría era que a partir de ese momento el gato del otro empezó a seguirlo, hasta que se convirtió en su sombra. ¿Se concibe que un gato influya sobre la vida de un hombre?
mineros chilenos
11/08/2014
ABRIR EL CIERRE
Por la noche, lavándose los dientes, volvió a acordarse de aquel beso y del dolor del piquete. Se enjuagó la boca con mucho agua y se miró en el espejo. Le había quedado una cicatriz y, examinándola ahora de cerca, se dio cuenta de que también ella tenía un cierrecito debajo de la lengua. Ela lo tocó con vacilación e intentó imaginar cómo sería por dentro
mineros chilenos
04/08/2014
Un caso para Adelina
¿En qué se le irá el tiempo a la vigilante Adelina? ¿Cómo se entretendrá en ese despacioso discurrir de sus tardes en la vasta soledad de su despacho, sin nada que hacer, sin nada que atender, sin entuertos que reclamen encender el ordenador o emborronar una hojita de papel bond tamaño carta?
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas