CARACAS, jueves 26 de febrero, 2015
Facebook Twitter RSS
Temas del día
RETUITEANDO | 10/02/2013 | 1 Comentarios
Mascarita ¿a dónde vas?
¡A que no me conoces! ¿Cómo que no? Un mandatario enfermo disfrazado de hombre sano. Un vicepresidente no designado de presidente. Un jefe de tropa de parlamentario. Un dictador de medio siglo de primer demócrata latinoamericano. La "revolución bonita", por más que se disfrace, es un curioso desfile de todo lo que mucho ofende a la legalidad, la verdad y la justicia
GREGORIO SALAZAR
Diosdado Cabello
1 1a

Si un día las adustas cariátides del hemiciclo parlamentario se despojaran de sus túnicas, sus sandalias y sus hachas de líctor y se nos presentaran trajeadas de "negritas", el disfraz más popular de los carnavales de otrora, enormes serían de seguro el desconcierto y el esfuerzo para reconocerlas, amén del susto de ver cemento blanco convertido en gente y además emparrandada.

Otra cosa es que la bancada oficialista nos salga al paso gritando: ¡A que no me conoces! Más o menos ese es el reto que hace, provocadora y desbocada en su apoteosis carnavalera, la alegre hueste roja en ese escenario que en otros tiempos llamaron, tal vez exageradamente, "templo de la soberanía nacional", aunque al menos como aspiración es lo que corresponde.

¡A que no me conoces! El grito retumba en el hemiciclo, rebota de las columnas a la mesa del presídium y de allí al barandal del palco. Está eufórica, ebria de poder la bancada oficialista, se tambalea tomando puntería para dar saltitos de curul en curul. Mírenla nomás como se escarrancha abusadorcita y reparte codazos a todo el que no pertenezca a su comparsa.

¡A que no me conoces! Ese es el leco que pega de repente un diputado disfrazado del Hombre Araña, y enseguida lanza una proyección de su red hacia el testículo del presidente, lo envuelve, se guinda, se impulsa, se balancea y da un espectacular salto de talanquera que sería la envidia de los trapecistas del Cirque Du Soleil.

Cae del otro lado con el traje y la reputación vuelta harapos en medio de las felicitaciones de sus congéneres gritando: ¡Viva Momo!

¡A que no me conoces! Insiste invicta y omnipotente la bancada oficialista. El grito lo da otro de la cofradía que agarra un legajo de papeles y sale presuroso a denunciar, en la imparcial seccional partidista de la fiscalía general, a alguien de otra tolda porque ha descubierto ¡horrorizado! que ha recibido dinero de particulares y que lo ha distribuido entre necesitados y/o menesterosos.

Pero, alto ahí, porque por mucho que sea el estruendo de pitos y cornetas y la profusión de caretas, pelucas y antifaces, aquí no nos va a confundir.

Quien tan diligentemente sale en representación de la vindicta pública, ¿no es el mismo que presidía la comisión que "investigó" los efluvios revolucionarios de las 170 mil toneladas de Pudreval y aún nos debe el informe?

A lo mejor se ha olvidado de cuando desde la presidencia, después de guiñarle un ojo, le preguntaban: "¿Verdad que no hiede, Pedro". Y el diputado: "Noooo, para nada", para luego exclamar por lo bajo: "¡Fó, fó, coño...!"

En particular la lista es larga. Tráfago de dólares dentro y fuera del país, centrales azucareros que han sido trapiche de los fondos públicos, revelaciones de cómo la justicia es moldeada cual plastilina, empresas que se quedaron en la primera piedra pero que consumieron hasta el último centavo, denuncias en desfile frente a la cual la bancada oficialista se ha quedado cual cariátide de cemento blanco.

Lo cierto es que a quienes se están rasgando las vestiduras de reinas de carnaval ofendidas se les han ido todos esos más otra infinidad de rollings entre los jarretes. Lo grave, increíble y, si usted quiere, lo cómico es que la esférica que no atajaron no era de beisbol ni de softbol, sino una muy colorida y grandotota pelota de playa.

Vaya usted a Google. Ponga el nombre de cualquiera de quienes fueron candidatos rojillos a gobernaciones de estado acompañado del sustantivo "donativos" y verá aparecer un monto multimillonario.

En el caso de quien resultó ganador en Nueva Esparta, por ejemplo, ¿qué debemos suponer? ¿Que obtuvo los fondos de un tarantín donde vendía botuto, cangrejas y pata é cabra sancochadas?

Puestas así las cosas, se ve que los partidos de oposición además de no recibir financiamiento público tampoco lo pueden recibir de los privados, mientras la zángana revolución hace como dice la letra de una pícara canción colombiana: "mete la mano y allí está".

Usted hace que la competencia sea a realazo limpio. Y así funciona. Dice que PDVSA es suya, y la usa. Dice que mandará al otro preso sin recibe ayuda de particulares. Y lo manda, para lo cual además se disfraza de justiciero. Más allá de las payasadas, hay una orgía de imposturas que pretende colocar a la disidencia en un cepo.

¡A que no me conoces! ¿Cómo que no? Un mandatario enfermo está disfrazado de hombre sano. Un vicepresidente no designado de presidente.

Un jefe de tropa de parlamentario. Un dictador de medio siglo de primer demócrata latinoamericano. La "revolución bonita", por más que se disfrace, es un curioso desfile de todo lo que mucho ofende a la legalidad, la verdad y la justicia.

Por fortuna, toda carnestolenda tiene su octavita y su día después. Y esta, querido amigo, no será la excepción.

Notas anteriores en RETUITEANDO
mineros chilenos
23/02/2015
La sierpe
El venezolano ve pasar horas y horas de su vida en una cola desde tempranas horas de la madrugada o bajo un sol inclemente, a veces hasta el mediodía del domingo, un día que debería ser de sagrada dedicación al descanso y a la familia. Hasta eso tan preciado nos han arrebatado. Algunas necesidades son postergables, pero no la compra de los alimentos. Con el agravante de que la venta de los víveres ya está también bajo el síndrome del Dakazo o de los anaqueles vacíos
mineros chilenos
16/02/2015
Naghma, un mundo cruel
Sus grandes ojos cafés observan un lugar desconocido, de hecho, Naghma nunca ha ido a la escuela mucho menos a una como esta, la niña de siete años lleva puesta una pañoleta azul y un vestido rojo raído que le recuerda que un hombre desconocido la salvó de casarse con un joven de 19 años
mineros chilenos
10/02/2015
Un pasillo, un país
Zapata ha fallecido y me vino a la mente el cuarteto de caricaturas de mi madre. Todas las risas y reflexiones que me sacó con su trabajo en El Nacional.
mineros chilenos
09/02/2015
Cinco sótanos contra el sol
Publicado este domingo en El Nacional, esta crónica sobre la desdichada "tumba" del Sebin, adquiere la fuerza de un testimonio y de una denuncia que reproducimos en esta sección para exponer las miserias de una revolución basada en el miedo y la tortura
mineros chilenos
02/02/2015
NARCOGOBERNANTES
El gobernador, temido por unos e idolatrado por otros, amasó, según fuentes de la DEA, más de 100 millones de dólares. Su hijo Carlos Villanueva, actual presidente municipal de Othón P. Blanco, asegura que esa fortuna es producto de inversiones y negocios limpios de su padre
mineros chilenos
30/01/2015
Golpe de biela
Si tampoco mencionó el Golpe de Timón es porque el Ejecutivo padece más bien de un golpe de biela, esa barra, que según mis viejas revistas de Mecánica Popular, sirve para transformar el movimiento de vaivén en otro de rotación. Será por eso que en esta etapa el gobierno va como dice el merengue, meneando la cadera, meneando la cadera...
mineros chilenos
23/01/2015
¡Venga ese Cochinito!
Entonces llega diciembre y usted ve a nuestro amigo multiplicado sobre los mostradores, con una sonrisa dibujada en la trompa, todo él de plástico chino, para variar, y si no fuera unicolor se apreciaría mejor que lleva en alto relieve una chaquetilla muy corta y pasada de moda, de grandes solapas con puntas redondeadas, un lacito como de uniforme de colegial, sobre la panza medio descubierta muy quietas las dos paticas y al reverso su colita rabo e ´cochino, no tan famosa como otras rabo é cochino que en el mundo han sido, pero en su justo lugar que es lo importante.
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas