CARACAS, sábado 19 de abril, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Enfoque | 06/02/2013 | 11 Comentarios
La Giordieconomía
La Giordieconomía conduce al país hacia la bancarrota. Se propicia un incremento de las importaciones, al tiempo que se deprimen las exportaciones no petroleras. La política de Giordani ha liquidado a un menguado sector exportador y la inflación sigue su curso alcista
JOSÉ GUERRA
Jorge Giordani
0 11a

Desde 1999, el ministro de Planificación y Desarrollo, Jorge Giordani, estuvo promoviendo el tránsito de una economía rentista a una economía productiva. Catorce años después es muy pobre el récord que exhibe la economía venezolana bajo la dirección de Giordani.

En sucesivos programas económicos, entre los años 2000 y 2007, fue una constante la tesis de mejorar la productividad y diversificar la economía. Pensaba el ministro Giordani que ello sería posible a fuerza de voluntad.

Que la política económica no importaba o importaba muy poco cuando el objetivo estuviese claro. Lo cierto es que la política que ha aplicado el ministro Gioirdani claramente con el apoyo de Chávez, ha exacerbado el carácter profundamente deficitario de la economía no petrolera de Venezuela. Siempre lo fue pero ahora esa situación deficitaria está bordeando el límite de lo admisible y está creando un serio problema al sector externo de la economía.

La política que ha seguido el ministro Giordani, y que ha sido la responsable de la acentuación del desequilibrio de la economía no petrolera, es muy simple: abaratar el precio del dólar para aumentar las importaciones y de esta manera pretender disminuir la inflación.

Esto es lo que se denomina el anclaje del tipo de cambio, del cual el ministro es firme partidario. Pues bien, esa política tiene el efecto inmediato de propiciar un incremento de las importaciones, como efectivamente ha ocurrido y al mismo tiempo deprimir las exportaciones no petroleras.

EL GRAN DÉFICIT
Como se evidencia en el gráfico, la brecha entre importaciones no petroleras y exportaciones no petroleras se ha ampliado constante y peligrosamente. De esta manera, se ha conformado un déficit creciente que para que se pueda sostener exige que el gobierno asigne cada vez más divisas para su financiamiento. El déficit de la economía no petrolera está absorbiendo gradual pero persistentemente los ingresos que genera el petróleo.

Esta situación deficitaria de la economía no petrolera es de vieja data. La novedad es que la Giordieconomía la ha llevado hasta límites nunca vistos. No se había visto en Venezuela un empeño tan perseverante y descabellado de querer bajar la inflación exclusivamente trayendo del exterior productos adquiridos con un brutal subsidio cambiario.

La Giordieconomía ha colocado la economía venezolana en una posición de extrema fragilidad porque su potencial productivo ha sido severamente afectado y actualmente está imposibilitada de exportar bienes diferentes al petróleo.

El anclaje cambiario que la Giordieconomía pregona ha servido para aumentar significativamente las importaciones, liquidar a un menguado sector exportador mientras que la inflación sigue su curso alcista.

Cuando se revisa la experiencia de América Latina de los años setenta y comienzos de los ochenta, se encuentra que esa política de la Giordieconomía fracasó contundentemente.

Es decir, se trató de una copia de modelos fracasados, con la diferencia de que Venezuela ha contado con abundantes ingresos petroleros para financiar una y otra vez un ensayo frustrado.

Tal vez lo que llama la atención es la tozudez con la cual se aplica la política del anclaje del tipo de cambio.La principal virtud que llevaría a fijar el tipo de cambio es la disminución de la inflación.

Pero con una inflación de superior al 20,0% en 2012 y con un historial de alzas de precios sostenidas cuando los países socios de Venezuela tienen inflación promedio menor al 5,0%, el resultado lógico es la profundización del desequilibrio de la economía no petrolera.

Notas anteriores en Enfoque
Inflación
16/04/2014
Un modelo fracasado
Debate sobre un modelo fracasado. Sirvió para evidenciar la orfandad intelectual y discursiva del Gobierno. Durante este régimen se ha conformado la llamada boliburguesía, a la sombra del generoso gasto público. Tuvo razón Chávez cuando decidió escoger a Maduro, como su sucesor a la Presidencia de la Republica
Dolares
02/04/2014
Sicad II es un misterio
El secretismo en las operaciones financieras del país, es el mismo ineficiente sistema de control de cambios que impera en Venezuela desde febrero de 2003. ¿Con cuál criterio asigna el Banco Central de Venezuela los dólares? Eso no lo sabe nadie
Maduro
26/03/2014
Autoritarismo madurista
El Presidente no luce como un presidente sino como un capataz, no hay democracia en Venezuela. El presidente Chávez cuidaba las formas, su sucesor no. Es una dictadura petrolera que usa los recursos que le da el crudo para el sometimiento de los ciudadanos
Colas
19/03/2014
La tarjeta de Maduro
La fuerte escasez obliga al Gobierno a imponer la misma tarjeta de racionamiento que creó Fidel Castro. Es como la libreta cubana un instrumento de control político para vigilar todas las actividades humanas. No se había establecido antes porque había reservas internacionales para importar bienes
Dólares
12/03/2014
¿Es viable el Sicad II?
El gobierno intenta detener la debacle financiera del país. Este complejo sistema no servirá ni para estabilizar la inflación ni fortalecer al sector externo. El bolívar tendrá una fuerte depreciación como producto de la inconsistencia fiscal y monetaria
Chávez
05/03/2014
El legado de Chávez
La contabilidad del gobierno de Chávez cierra con una polarización política irreconciliable. La economía está estancada, una inflación galopante que bordea el límite de la hiperinflación, una escasez pronunciada como reflejo de la bancarrota de los sectores productivos y además con una caída brutal de las reservas internacionales que propicia devaluaciones sucesivas del bolívar.
Giordani
26/02/2014
Vuelve el dólar permuta
Estrepitoso fracaso de los planes y aventuras del "giordanismo". Frente a la ineficiente política económica el gobierno restaura la compra y venta de divisas. Se recurre a las casas de bolsa que fueron demonizadas para satisfacer los instintos primarios de Giordani
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas