CARACAS, sábado 20 de diciembre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Casi un país | 06/02/2013 | 6 Comentarios
El circo
El acto alocado y triste del 4F sirvió, no obstante, para mostrar otro elemento clave del binomio Maduro-Diosdado: la evidente debilidad de sus odios. Valiéndose de la gratuita impunidad del fanatismo que han sembrado, los sucesores de Chávez apuestan a la polarización política por la vía de la confrontación violenta
4F
4 6a

A la hora en que escribo estas líneas, ignoro cuantos aplausos habrá cosechado “La caída de las máscaras”, obra que un eufórico presidente de la Asamblea Nacional prometió representar en tanto que jefe de ceremonias en lo que ha denominado su “batalla ideológica”.

De modo que me limito al acto de ¿celebración? de los 21 años del frustrado golpe del 4F (intentona que dejó  300 muertos), y constituyó un adelanto de lo que nos espera si la fórmula Maduro-Diosdado se apodera definitivamente del paisaje nacional, una vez que Hugo Chávez haya pasado a la historia.

La “celebración” del 4F me trajo por instantes recuerdos de la pieza Acto Cultural de Cabrujas. Un Nicolás Maduro disfrazado de Capriles y un Diosdado embutido en uniforme militar, fungiendo como animadores de una función calamitosa y desordenada, donde los asistentes –voluntarios o no– debieron regresar a casa con el amargo pálpito de que la revolución bolivariana está llegando a su declive moral y político.

Primero, la odiosa cadena radial-televisiva, desde el mediodía hasta las 6 de la tarde, tachonada con vuelos de aviones por los cielos de Caracas, mientras el ciudadano de a pie –ese que trabaja y realiza diligencias– cumplía ajeno a sus tareas ordinarias, como quien pasa frente a un templete, observa, y se dice “tengo cosas que hacer”.

Horas más tarde y para vergüenza de la misma FAN, el desfile de generales que, con voz atiplada y atropellos al castellano, hicieron gala de su apasionado amor por Chávez, al tiempo que otro de los golpistas olvidados reaparecía para narrar sin gracia y al tope del hastío la gesta en la que unos soldaditos, bajo engaño, fueron traídos de madrugada a Caracas en unos autobuses para finalmente morir en la frustrada toma del Palacio de Miraflores.

Fue entonces, cuando tras los gritos de “Diosdado, Maduro, el país está seguro” declinó la fatiga, y reapareció con ademanes de predicador evangélico Winton Vallenilla en el peor papel de su extraviada carrera artística.

Nadie lo tomó en serio. No tanto por su repentina conversión a la ideología totalitaria, sino por los exagerados ademanes de locutor de concursos.

Trapecista en su propia miseria, Vallenilla sin embargo recuperó el brillo de la tarde, antes de que Diosdado ejercitara un difícil juego discursivo con palabras que terminaban en “n” y Maduro, seguramente jubilado de las clases de lectura en primaria, narró con apremio y desconcierto la larguísima carta del líder que nadie entendió.

El acto alocado y triste del 4F sirvió, no obstante, para mostrar otro elemento clave del binomio Maduro-Diosdado: la evidente  debilidad de sus odios. Valiéndose de la gratuita impunidad del fanatismo que han sembrado, los sucesores de Chávez apuestan a la polarización política por la vía de la confrontación violenta. 

La falta de imaginación y de argumentos los mueve a ser crueles, al tiempo que invocan el humanismo de la revolución. Por suerte, la gente los percibió con esa sensación de indolencia y aburrimiento como si algo les faltara, y Maduro y Diosdado se los impedía ver.

Notas anteriores en Casi un país
Maduro
17/12/2014
Aznar y el aburrimiento
Estoy por pensar que Maduro asiste a esas efemérides bolivarianas en contra de su voluntad, con la incomodidad del mal estudiante que va a clase sin haber repasado la lección. Solamente la expresión de complacencia que muestra la “primera combatiente” Cilia Flores lo salva y le impulsa a terminar lo que comenzó
Estudiantes en el exterior
10/12/2014
La venganza de Cencoex
De nuevo el sustituto de Cadivi trata de sembrar el terror en los estudiantes que cursan idioma u otras carreras en el exterior. Su propósito no es el de ayudarlos, sino de vengarse de los jóvenes que buscan superarse y que, como profesionales, estaban destinados a trabajar en un ministerio, ponerse la franela roja y aplaudir a Nicolás Maduro en las cadenas de radio y televisión
Uribana
03/12/2014
Uribana punto de quiebre
Como un tábano que ronronea alrededor de nuestra conciencia de ciudadanos, Uribana se ha instalado en el centro de una crisis económica y social –pero, sobre todo moral– que agobia hoy a Venezuela, y que parece no tener final feliz con un gobierno de demagogos e ineptos
Baduel hijo
26/11/2014
Aviso a los que torturan
Leemos con ingrata sorpresa las denuncias de la golpiza reiterada que recibieron los estudiantes Alexander Tirado y Raúl Emilio Baduel, detenidos desde hace 8 meses en la explosiva cárcel de Uribana, y se observa al mismo tiempo que la fiscal general Luisa Ortega Díaz y la defensora del pueblo Gabriela Ramírez prefieren guardar silencio, porque a quienes torturan son, seguramente, “enemigos de la revolución”
Diosdado Cabello y Nicolás Maduro
19/11/2014
De la inclusión al odio
El chavismo militante en las redes sociales se vuelca contra cantantes que no estan de acuerdo con el actual gobierno, puesto que algunos cantantes se pronunciaron al no ser invitados al Festival Suena Venezuela
Chino y Nacho
19/11/2014
De la inclusión al odio
Los usuarios diosdado-maduristas le reclaman a Jorge Rodríguez que Chino y Nacho hayan sido contratados para conciertos del primer festival de música Suena Caracas organizado por la Alcaldía de Libertador. La causa de tal encono habría sido un mensaje publicado en la cuenta de Twitter en favor de Leopoldo López
Leopoldo Lopéz
12/11/2014
Excrementos
El caso de Leopoldo López –­y con ello me refiero también a los ex alcaldes Daniel Ceballos y Enzo Scarano, así como de Salvatore Luchesse y de los estudiantes presos– es digno de figurar en el alto tribunal de La Haya, no tanto por el ensañamiento judicial contra esos ciudadanos, sino por la crueldad que se ha extendido a sus familiares
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas