CARACAS, viernes 6 de marzo, 2015
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Escribo y comento | 03/02/2013
Un encuentro decisivo
Aunque los encuentros entre mandatarios se fijan con antelación, Angela Merkel y Mohamed Morsi no pudieron haber encontrado un peor día para conversar sobre el destino de las relaciones entre Alemania y Egipto
FERNANDO MIRES
Merkel-Morsi
0 0a

Aunque los encuentros entre mandatarios se fijan con antelación, Angela Merkel y Mohamed Morsi no pudieron haber encontrado un peor día para conversar sobre el destino de las relaciones entre Alemania y Egipto.

Merkel, después de las 20 horas de vuelo que separan a Alemania de Chile ­donde se dedicó a hacer negocios bilaterales­ debe haber llegado muy cansada y, como ex habitante de la RDA, en estado depresivo al haber visto nombrar a un dictador sanguinario como presidente del Celac, institución que afortunadamente no sirve para nada. Morsi, a su vez, llegó a Alemania dejando detrás de sí, en El Cairo, una verdadera pastelería: La gente dándose con todo en las calles, estado de emergencia en Port Said, Ismalia y Suez y, por cierto, muertos y heridos.

Para colmo, el 30 de enero se "conmemora" en Alemania el día en que Hitler asumió el poder, y ese día los políticos convierten al Parlamento en verdadero muro de los lamentos. De este modo la visita de Morsi, la que en otras ocasiones habría sido un acontecimiento medial de magnitud, pasó a un opaco segundo lugar. Mas, a pesar de todo, fue un encuentro muy importante, tanto desde el punto de vista fáctico como del simbólico.

Morsi sigue siendo representante de la revolución democrática y popular que derribó a la dictadura militar de Mubarak y ­debido a la importancia de Egipto en la región­, símbolo de la llamada "primavera árabe". Merkel, está de más decirlo, es la representante máxima del Euro y, por lo mismo, figura hegemónica en una Europa que se autodefine en términos económicos más que políticos.

El encuentro de ambos mandatarios implicaba entonces un mutuo reconocimiento. Merkel ­mujer secularizada­ reconoce a la revolución democrática dirigida por los musulmanes y Morsi ­creyente, conservador y patriarcal­ abre las puertas de Egipto para un intercambio económico de consecuencias políticas enormes. En cierta medida se trata de un nuevo comienzo en las relaciones entre dos mundos: el europeo y el árabe.

No la tienen fácil ambos mandatarios. La relación de Alemania con Morsi pasa por la condición de que en Egipto la democracia no se convierta en un simple escenario de rituales electoralistas y los derechos humanos no sean pisoteados, como ya ocurre en algunos países latinoamericanos y en naciones post-comunistas europeas.

Pero Angela Merkel deberá armarse de paciencia. De modo previo al establecimiento de una democracia verdadera, Egipto tendrá que reconstituirse como nación política y eso no será fácil, sobre todo si se tiene en cuenta que hoy Egipto atraviesa por un periodo crítico al que podríamos denominar como de re-alineamiento de fuerzas post-revolucionarias.

Durante la revolución el alineamiento fue muy simple. A un lado los partidarios del régimen militar, contingente muy numeroso que abarcaba no sólo al ejército sino también a empleados públicos y otros sectores dependientes y clientes del Estado.

Al otro lado, estudiantes laicos, socialistas y hasta ateos, a los que en las calles se sumaron sectores religiosos y masas empobrecidas. Hoy en cambio los términos del enfrentamiento son distintos.

A un lado las organizaciones islamistas dirigidas por grupos fanáticos como los salafistas, y al otro lado los destacamentos laicos, unidos esta vez con sectores que ayer apoyaban a Mubarak.

En el medio, Morsi trata de constituir una nueva fuerza política que unifique a los sectores islámicos republicanos agrupados en su partido "Libertad y Justicia" con los sectores laicos menos radicales, organizados en el "Frente de Salvación Nacional", surgido de la revolución bajo el liderazgo de Al Baradei.

Del éxito o fracaso del proyecto "centrista" de Morsi ­hoy reflejado en el tema de la nueva Constitución­ dependerá entonces no sólo el destino de Egipto, sino el de otras naciones árabes que reconocen en el gobierno de Morsi una fuerza hegemónica.

Morsi, además, es el único gobernante de la región que maneja dos llaves: puede conversar con el gobierno de Israel y con el Hamas palestino. Y eso Merkel, quien seguramente ha discutido el tema con Obama, lo sabe muy bien. Morsi es para ellos una pieza estratégica a la que no se puede ni debe dejar caer.

A su vez Morsi sabe que si consigue el apoyo económico alemán, conseguirá de paso el respaldo político europeo y con ello tendrá una carta de legitimación frente a los sectores laicos que hoy lo combaten, a los cuales ya ha prometido ciertas concesiones.

El problema para Morsi son los extremos, ambos interesados en destruir el legado político de la revolución egipcia. No es un misterio, por ejemplo, que en la masa estudiantil movilizada en contra de Mubarak se escondían grupos ideológicos recalcitrantes quienes se denominan a sí mismos "los ultras".

En ellos actúan organizaciones que llevan a práctica actos terroristas, entre ellas el grupo Black-Bloc al que Morsi intenta poner fuera de la ley. Tampoco es un misterio que entre los "hermanos musulmanes" hay grupos islamistas cuyo odio a Occidente constituye una verdadera profesión de fe.

Si la situación económica sigue agravándose en un país que antes de la revolución ya estaba en bancarrota, es obvio que ambos extremos lograrán fortalecerse y el proyecto que intenta implementar Morsi, el de una "democracia islámica", será definitivamente destruido.

Es por esa razón que el apoyo de un país como Alemania a Egipto ­en el marco de una estrategia que sólo puede ser medida en largos plazos­ no sólo tiene para Morsi un significado económico sino, sobre todo, político.

Esos son los motivos por los cuales la apuesta de Merkel a favor de Morsi es alta y, por eso mismo, impopular. Afortunadamente Angela Merkel, además de mandataria es una estadista. ¿Podrá serlo Morsi?

 

Notas anteriores en Escribo y comento
Protesta
01/03/2015
Solidaridad internacional
La solidaridad internacional lejos de ser una regla es más bien la excepción. Cuando determinados gobiernos la otorgan no es por altruismo sino por intereses muy concretos. Por supuesto, nadie va a esperar que Cuba, Nicaragua, Ecuador, Bolivia y Argentina cuyos autoritarios gobiernos comparten con el venezolano muchas características, digan una sola palabra
Podemos
23/02/2015
¿Fin del bipartidismo?
Cuando la prensa repite con insistencia una frase se corre el riesgo de que esta sea convertida en verdad inapelable, algo así como decir la tierra es redonda. Gran parte de la responsabilidad corre a cuenta de periodistas ingeniosos quienes al inventar titulares que "pegan" han llegado a marcar periodos históricos. Temo así que en los textos de historia, 2015 aparecerá como el año en el cual terminó el bipartidismo europeo sin que nadie se hubiera hecho la pregunta si ese bipartidismo alguna vez existió
Podemos
15/02/2015
Descifrando a Podemos
¿Proviene el éxito de Podemos de un resultado de su oferta política o del descenso del PSOE? La hipótesis más lógica es la segunda pues ya antes de que apareciera Podemos, la votación PSOE venía bajando notablemente
Pablo Iglesias
07/02/2015
El enemigo
Cuando uno pensaba que en la civilizada Europa la construcción de enemigos abstractos era un hecho perteneciente al pasado, ha aparecido el partido español Podemos, declarando una lucha abierta en contra de "la casta" (los políticos). Si Podemos hubiese planteado su enemistad política en contra de determinadas prácticas del PP o del PSOE, no merecería ninguna objeción. Está en su derecho. Pero la "casta" no es una entidad política. No es intercambiable. Se es de una casta o no.
Maduro
24/01/2015
Más Pinochet que Allende
Con insistencia Nicolás Maduro compara su declive político con la situación vivida por Salvador Allende durante los últimos días de la Unidad Popular. Una analogía falsa, porque el gobierno de Allende era formal y objetivamente hablando, democrático. Podemos discutir en ese sentido si el de Maduro es una dictadura o no. Pero democrático no es. Incluso el estilo político de ambos gobernantes es opuesto
Bachelet
19/01/2015
Chile, un caso extraño
Chile ha sido uno de los países más resistentes a las oleadas populistas. Para decirlo con cierta ironía, todavía Chile es gobernado por la Unidad Popular más la Democracia Cristiana
Populistas
09/01/2015
Caída del Populismo
No deja de ser una paradoja el hecho de que los países más integrados al mercado capitalista mundial sean precisamente los representantes del Socialismo del Siglo XXI. Nunca Nicaragua estuvo más vinculada al espacio capitalista que bajo el gobierno de la familia Ortega. Nunca hubo un país más dolarizado que Ecuador. Nunca Venezuela fue más dependiente de sus exportaciones petroleras al “imperio” que bajo Chávez y Maduro. Nunca el destino económico de Cuba dependió tanto de la voluntad de los gobiernos de EEUU
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas