CARACAS, jueves 31 de julio, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Economía | 31/01/2013 | 1 Comentarios
Cabillas acaparadas
30 mil toneladas están en Sidor. Gobierno ni las retira, ni las usa, ni las paga desde octubre. Son para la Misión Vivienda, semiparalizada, por lo cual descansan en el almacén. La estatal habría suspendido los despachos para presionar a Pdvsa por la cancelación de la deuda
Damián Prat C. /Especial Guayana
Cabillas-Sidor
1 1a

La producción de cabillas de Sidor al cierre de 2012  fue muy baja, apenas 217 mil toneladas, unas 150 mil toneladas menos que en 2007, antes de la reestatización.

Sin embargo, el almacén de la “nave” del laminador de barras está hoy totalmente abarrotado con al menos unas 21 mil toneladas del producto en sus modalidades de 1/2’  y 3/8’ que no han sido despachadas y ya comienzan a acumularse al menos otras 8 mil toneladas en el área del muelle.

Trabajadores y delegados, de entre aquellos que se preocupan por el estado de ruina a que ha sido llevada Sidor por “la revolución”, advierten de la poco común circunstancia. Con fotos y videos complementan lo que relatan en sus testimonios.

Ocurre que Pdvsa, el principal cliente de cabillas de Sidor, estaría adeudando cerca de 80 millones de dólares que se han ido acumulando por al menos 5 meses sin hacer cancelaciones.

Una versión que se comenta entre los trabajadores, es que Sidor habría paralizado los despachos como forma de presionar por el pago de la deuda.

Sin embargo, el martes, en la reunión de Junta Directiva donde el tema se planteó, directivos de Sidor explicaron que “las cabillas son de Pdvsa para la Misión Vivienda.

Ya están facturadas y son de ellos aunque es cierto que no las han cancelado pero no es esa la razón para no despacharlas sino que ellos no las están usando y las han dejado en Sidor como almacén”.

El caso es que a los venezolanos les cuesta mucho comprar cabillas en las ferreterías e incluso a los constructores en las distribuidoras, pero Pdvsa acapara un enorme lote de 30 mil toneladas “porque no las están usando”.

Parece obvio que, pasado el acto electoral del 7 de octubre, logrados los votos, el gobierno paralizó o redujo sensiblemente el ritmo de las obras de la Misión Vivienda.

LA SITUACIÓN FINANCIERA
Lo inexplicable es que no le permitan a Sidor venderlas a otros clientes para que el pueblo las encuentre.
Esa cantidad, al menguado ritmo actual de la Sidor “socialista”, son aproximadamente dos meses y medio de producción, aunque cuando la siderúrgica era productiva, hasta 2007, esa cantidad se fabricaba en un mes.

 En apariencia, la mala situación financiera de Pdvsa no le ha permitido a la estatal petrolera cumplir con los pagos y de esa manera estaría arrastrando a Sidor a un mayor déficit del que ya tiene.

Sidor tiene semanas enviando mensajes al gobierno nacional para revisar el precio regulado desde 2006 que está por debajo de su costo de producción.

El director de la acería, Pedro Acuña, en representación de los Accionistas B, cree que eso no solventaría la crisis financiera de Sidor porque las cabillas y el alambrón apenas representan un 12% de las ventas e ingresos de la siderúrgica.
 
Considera que el verdadero problema está en la desastrosa producción general de acero –solo 1.7 millones de toneladas de un total de 4 millones que debieron producirse en 2012– y en la baja cantidad de productos planos laminados despachados, que son los de mayor valor en el mercado.

Es tan pronunciado el desastre “revolucionario” en cuanto a producción, que Venezuela debió autorizar importaciones de hasta 520 mil toneladas de diversos productos de acero desde China en 2012.

En 2006 y 2007, los dos últimos años antes de la reestatización, Sidor produjo 359 mil y 371 mil toneladas de cabillas respectivamente, lo que contrasta con 2012 y sus 217 mil toneladas, una caída de casi 40%.

 Incluso en 2010, año del recorte eléctrico, Sidor produjo 319 mil toneladas, lo que indica cuán profunda es la crisis producto de la acumulación de problemas durante los últimos cuatro años y medio en los que se abandonaron las reinversiones, el mantenimiento de equipos e instalaciones, la compra de repuestos y se abultó la nómina con al menos mil personas que se dedican a labores partidistas.

En años normales, Sidor despachaba hasta 25 gandolas, de casi 28 toneladas cada una, por turno de trabajo (tres turnos por día).  Ahora, en los días “buenos” llega a no más de 20 gandolas por turno y con frecuencia baja hasta solo 6 o 7 gandolas por turno de ocho horas.

 

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas