CARACAS, jueves 23 de octubre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Deportes | 30/01/2013
Empate en Bernabéu
Todo queda para el de vuelta, Real Madrid y Barcelona igualaron 1-1 en el cotejo de ida de la Copa del Rey. Fábregas y Varane anotaron los tantos del cuadro azulgrana y meregue. El cotejo de vuelta se jugará el 27 de febrero en el Camp Nou
ALEJANDRO CHACÓN
Fútbol
0 0a

Todo quedó para definirse en el cotejo de vuelta en el Camp Nou el 27 de febrero. El empate 1-1 de este miércoles en el Bernabéu entre Real Madrid y Barcelona, deja la definición de esta semifinal de la Copa del Rey para el cotejo de vuelta en la ciudad condal. 

Fue un gran partido, digno de los dos mejores exponentes del fútbol mundial. El tanto de Cesc Fábregas parecía que el era el inicio a un triunfo claro del cuadro azulgrana. Pero la visita no supo darle cierre al encuentro con tantas ocasiones desperdiciadas y le permitió al Madrid igualarlo con el tanto de Varane.
 
Fue un primer tiempo intenso, trepidante, como si se jugaran la vida durante ese lapso. Primero fue el Madrid, con su presión alta, en la búsqueda del error en la salida siempre pausada y ras de piso de los azulgranas. En una de esas fallas, Cristiano Ronaldo recibió falta, que él mismo ejecutó y que obligó a José Manuel Pinto a sacar con dificultad.

El Barcelona intentaba reflejar su juego tradicional de circulación, a la que el Madrid respondía con mucha presión sobre el recibidor. De a poco, los visitantes se sacudieron esa presión y entretejían su sello de posesión. Jordi Alba tuvo una ocasión clara a pase de Iniesta, pero su remate salió muy desviado al minuto 13. Un tiro libre de Xavi dio en el travesaño, cuando ya el debutante Diego López estaba batido (m. 21). Cuatro minutos después, nuevamente Xavi tuvo la oportunidad más clara pero su disparo fue despejado sobre la raya por el central francés Varane. La jugada se había iniciado tras un garrafal error de Carvalho en la entrega a López que supo cortar Cesc Fábregas.

A esta altura del partido, el dominio de la pelota era exclusividad del Barcelona. El Madrid no le interesaba poseerla. Tampoco podía hacerlo. Su propósito era salir al contragolpe y sorprender con velocidad. Los merengues se defendían en un solo bloque, todos por detrás de la línea del balón, a la espera de quitarla y salir como flechas envenenadas sobre el arco de Pinto. En una de esas internadas, un disparo de Bezema salió ligeramente desviado sobre el pórtico barcelonista. El primer tiempo finalizaría con un centro de Callejón que sacó Alves cuando ya Benzema se alistaba a rematar. 

Para el complemento, las propuestas se mantuvieron, el Barsa con el dominio de la pelota y un Madrid a la espera de su momento. En una de esas ocasiones en el propio inicio. Benzema volvió a tener la oportunidad de abrir el marcador, pero su remate se fue por encima del arco.  La respuesta de la visita no se hizo esperar con el tanto de Fábregas.

Lionel Messi metió en profundidad para Cesc que remató cruzado, lejos del alcance de López para poner el 0-1 (m. 51). Era el justo resultado para el que había intentado abrir la pizarra con más ahínco. 
José Mourinho entendía que esto no era lo que le convenía a su equipo y realizó las variantes ofensivas. Ingresó a Luka Modric y al argentino Gonzalo Higuaín. Los papeles se invirtieron. El Barcelona esperaba y era el Madrid que proponía, ante una clara necesidad.

Los visitantes sumaron varias ocasiones muy claras, aprovechando el desequilibrio en el fondo merengue, tras adelantar sus líneas. Primero fue Pedro que en un rápido contragolpe disparó muy cruzado. Luego fue el propio Messi que remató al primer palo pero sin puntería. El Barcelona perdonó y ese fue su error. No supo cerrar, porque al 81 llegó el tanto de Varane, el mejor del Madrid, al cabecear limpiamente un centro de Ozil, y así colocar la igualdad.

El marcador no se movería, y finalizaba, dejando el desenlace de esta semifinal para la vuelta, el 27 de febrero. Al menos este primer capítulo fue una expresión exquisita de fútbol, a la espera que los siguientes 90 minutos sean aún mejor.

EL HÉROE INSOSPECHADO
Raphael Varane fue el que centró todos los focos. El central francés, que llegaba como sustituto de Sergio Ramos, fue el mejor del Madrid, tanto a la hora de defender, como para marcar el tanto merengue.  Según Misterchip, el futbolista galo es el segundo extranjero más joven en marcar en un clásico. Marcó con 19 años y 280 días, por detrás de cómo, no Lionel Messi, que lo hizo con 19 años y 259 días.

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas