CARACAS, viernes 31 de octubre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Casi un país | 16/01/2013 | 1 Comentarios
Un asunto inmobiliario
Vencido el tiempo de espera del inquilino enfermo, y sin tener noticias suyas, la señora Venezuela acude a los tribunales con la idea de que le sea devuelta su casa, y es entonces cuando Venezuela descubre que está a punto de perder su propiedad. Un tribunal contaminado con las mismas ideas del teniente coronel que le invadió el Palacio de Miraflores, decide que doña Venezuela debe esperar el regreso del inquilino, para ver si le devuelve su residencia
ELIZABETH ARAUJO
Maduro
8 1a

No por conocida la historia deja de adquirir importancia en estos días. Ocurrió en febrero de 1999, cuando la señora Venezuela le cedió, en calidad de alquiler, el Palacio de Miraflores a Hugo Chávez, entusiasta teniente coronel que había llegado a la cumbre de la popularidad por su prédica contra la corrupción y sus promesas de llevar con buen tino su nuevo trabajo. No pasó ni un año, y ya los allegados de la señora Venezuela le previnieron de las verdaderas intenciones de su inquilino.

El hombre se estaba amparando en nuevas leyes y se valía del terror que imponían las movilizaciones de sus seguidores para quedarse un largo tiempo en la residencia. De modo que la propietaria de la vivienda terminó por aceptar los términos de los nuevos acuerdos que el muy hábil inquilino le añadía a la documentación original del contrato.

Con el tiempo, doña Venezuela buscó la manera legal pero infructuosa de echar al mañoso inquilino de su casa. De hecho, a su alrededor se repetían escenas semejantes, y hubo inclusive casos como el de una pareja de ancianos que debió vivir en el interior de su camioneta, estacionada frente al edificio donde residían, para presionar a una inquilina pasada de viva que, ayudada por un tribunal, se negaba a entregarle el apartamento.

Inspirado en esa filosofía de la justicia social que predicaba el teniente coronel, hubo también invasiones de fincas, ocupaciones de terrenos baldíos y expropiaciones de fábricas y edificios que terminaron en el abandono y el fracaso.

Como la vida no es más que una asimetría y nada es perfecto, cuando el inquilino mañoso se había olvidado del tema y montaba sus fiestas populares en los espacios de lo que consideraba ahora como "su residencia", de repente cae inexplicablemente enfermo y se ve obligado a abandonar la vivienda de la señora Venezuela, atendiendo a la urgencia de su curación.

 En su lugar, deja a un segundón quien, de tanto pasarlo junto al inquilino, terminó por adquirir sus mañas y pretende quedarse con la residencia, argumentando que el "propietario" le encomendó que se la cuidara.

Vencido el tiempo de espera del inquilino enfermo, y sin tener noticias suyas, la señora Venezuela acude a los tribunales con la idea de que le sea devuelta su casa, y es entonces cuando Venezuela descubre que está a punto de perder su propiedad.

Un tribunal contaminado con las mismas ideas del teniente coronel que le invadió el Palacio de Miraflores, decide que doña Venezuela debe esperar el regreso del inquilino, para ver si le devuelve su residencia.

"¿Por cuánto tiempo?", pregunta con ingenuidad Venezuela, y otra doña, la del tribunal, le responde que el tiempo que se tarde la recuperación del inquilino. La señora Venezuela se inquieta y pregunta angustiada: "¿Pero es muy grave lo que tiene? ¿Y si fallece y no regresa?".

La doña del tribunal se le queda mirando fijamente y con un tono de solemnidad donde no está ausente la franqueza, le confiesa: "La verdad es que no sé qué es lo que tiene... pero le digo una cosa, si eso último que me pregunta llegara suceder, ¿cómo vamos a hacer para desalojar al señor que su inquilino dejó al cuidado de la casa?"

Notas anteriores en Casi un país
Jaua
29/10/2014
Hablemos de revolución
La "niñera" del ministro que tiene como misión proyectar la vida de los venezolanos de un modo primitivo, es decir: en comunas, es sorprendida en el aeropuerto de Sao Paulo con un revolver 38 y muchas balas. Más allá del uso indebido de los aviones de Pdvsa y de que estos revolucionarios que hacen votos de pobreza tengan niñeras o se ocupan de la inseguridad de forma tan frívola ¿quiénes son esos que salen ante las cámaras de VTV para aupar un proceso en descomposición porque sus ejecutores ya no están maduros sino moralmente podridos?
TalCual
22/10/2014
Los solidarios invisibles
Una vez sabido el riesgo del cierre de TalCual se activó por Facebook una suerte de asamblea pública todas las noches, en las que extalcualeros desde San Francisco, Madrid, Dublin, Miami, Bogotá, Ciudad de México, Nueva York, Londres, París o Lima juntaban sus voces a la legión de los colegas en el país. Nunca un pequeño diario tuvo en la gente que inclusive pasó por su redacción apenas como pasante que con la desaparición de TalCual se les iba un pedazo de sus vidas
Estudiantes exterior
15/10/2014
Idiomas
El ente que suplantó a Cadivi –solo en el nombre, porque su inoperancia y vicios permanecen intactos– anuncia mediante resolución no sufragar más en divisas preferenciales los cursos de idiomas que miles de venezolanos realizan en EEUU y Europa. En su lugar, el presidente Maduro nos reconforta anunciando Instituto de Idiomas de la Lengua Indígena
Weil
08/10/2014
Weil y las ratas
Al caer la tarde del domingo, y en medio de este clima de hostilidades, aparece Weil para aclarar el malentendido: la caricatura fue elaborada dos semanas antes de que mataran al diputado Serra. La directora de la revista Dominical lo confirma
Fuga de talentos
01/10/2014
Los años robados
De esta maraña invisible, cercada por la mediocridad que adereza un discurso gubernamental signado por el revanchismo, es que huyen no solo los jóvenes profesionales sino también los más avispados del barrio que abandonaron temprano el aula para trabajar, y sienten que, a este ritmo de la economía socialista, no van a tener jamás un apartamento ni un carro propios
El Aisami
24/09/2014
Del virus a la censura
Hay quienes afirman que se trata de un acto planificado, según los analistas, y que esas ideas, desordenadas e improvisadas, y con poca conexión con la realidad, le permite hacer reír pero al mismo tiempo confeccionar una visión distorsionada del país, que sus ministros se encargarán luego de divulgar
Libros chavistas
17/09/2014
Memoria cero
Estigmatizar los años de la llamada cuarta república, vaciar la memoria de las obras públicas de esos años, y en su lugar repetir que el país fue rescatado por el hombre que dejó morir a Franklin Brito, es tan doloroso cuando lo proclaman los jóvenes que asistieron al congreso del PSUV
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas