CARACAS, miércoles 1 de octubre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Opinión | 11/01/2013 | 2 Comentarios
El hombre nuevo
Uno de los mayores prejuicios de los revolucionarios es creer que ellos son escogidos por una divinidad, la cual les confiere una superioridad sobre sus adversarios
EDUARDO VÁSQUEZ
Chávez
6 2a

Observando a los que nos gobiernan tenemos que admitir lo verdadero de la sentencia de Orlando Albornoz: en Venezuela la educación es un fraude. En efecto, una encumbrada magistrada declara que no debe haber separación de poderes, que todos los poderes, Legislativo, Judicial y Ejecutivo deben estar en manos del jefe. La magistrada vuela por encima de las revoluciones francesa y americana para aterrizar en la monarquía absoluta.

Otra funcionaria se escandaliza por las burlas de los caricaturistas. Esa no ha visto ni siquiera las películas de Chaplin donde el blanco de las burlas es siempre la autoridad. No causa risa burlarse de un hombre corriente. La risa la causa la soberbia del poderoso, su ignorancia, su prepotencia.

Seguro que la que propone perseguir a los caricaturistas no conoce a Leo, a Job Pim, a Zapata, a Daumier, a Moliere. De allí un motivo de burla: la ignorancia encumbrada, que exige la intocabilidad. Quiere convertir al todopoderoso en un Profeta, más allá de todo lo humano.

¿Puede haber mayor motivo de burla que la de un señor que ha convertido a su país en un caos, donde el delito es impune, donde ha acabado con la justicia destruyendo a los tribunales, donde no hay manera (para él) de que funcionen los servicios públicos (electricidad, vías de comunicación, salud) que él, el enviado de Dios, va a salvar al planeta? Cuando nuestros militares hablan, la tierra tiembla. Uno dijo recientemente que el socialismo era libertad y esclavitud el capitalismo.

Ignora nuestro Simbad que el comunismo de Lenin creó los campos de concentración (gulags) copiado luego por los nazis, también la policía política (N.K.V.D., GPU) que los nazis copiaron con la Gestapo.

¿Conoce los campos de concentración y policías con licencias para matar en las democracias capitalistas? Nuestros demócratas con armas como argumento, pretenden que sus estudios tengan rangos universitarios. Cuando se les oye hablar nos recordamos de la universidad Patricio Lumumba creada para los que venían de los países subdesarrollados, de donde salían peor de lo que habían entrado pues al entrar sabían que no sabían y ahora no saben que no saben.

Uno de los mayores prejuicios de los revolucionarios es creer que ellos son escogidos por una divinidad, la cual les confiere una superioridad sobre sus adversarios. En una discusión su primer argumento es calificar, al que les hace la menor critica, de inmoral.

Ser moral para ellos es destruir, de cualquier forma al adversario, es impedirles que se ganen la vida y hasta la lista Tascón, es despojarlos de sus propiedades, de sus prestaciones sociales. El hombre nuevo que está surgiendo es un hombre que ya existió en la historia, es un pitecantropus nonerectus.

Ser revolucionario ahora es no ir hacia un futuro con más libertad, sino eliminar toda libertad, abolir todo derecho, es volver al comunismo más primitivo, el de la caverna.

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas