CARACAS, lunes 20 de octubre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Opinión | 08/01/2013 | 3 Comentarios
Ver para crecer
Se supone que no hay secretismo, a pesar de que nadie sabe exactamente dónde está el cáncer del primer mandatario y hasta qué punto se han esparcido las células cancerígenas
JULIÁN MARTÍNEZ
Chavista
1 3a

No hay peor ciego que el que no quiere ver. Esto en principio parece un contrasentido, pues todo lo que tiene ojos desea ver. Sin embargo a veces preferimos no hacerlo, como por ejemplo cuando descubrimos que el Niño Jesús era nuestros padres.

Aceptar algo así implica que un mundo entero se deshace y una realidad rotunda aparece. Así que mejor no verla. Mejor alargar la ilusión del Niño Jesús hasta el último momento. Aunque la ilusión conlleve un enorme riesgo. Porque cuando no crecemos esperamos que los demás nos digan qué hacer, dónde está el bien y qué está mal. En mi humilde opinión es lo que ocurre con la "información" acerca del estado de salud del Presidente de nuestro país.

Se supone que no hay secretismo, a pesar de que nadie sabe exactamente dónde está el cáncer del primer mandatario y hasta qué punto se han esparcido las células cancerígenas.

Nadie ha visto un video del Presidente hablando y estrechando manos con fuerza. No le hemos oído la voz desde que fue operado. Sólo nos dicen que su condición es complicadaestable y que se está recuperando. ¿Eso qué significa? Millones de venezolanos que lo quieren no se atreven a preguntar nada. Se les dijo que era de mal gusto preguntar, pues el hombre está enfermo y sólo se puede rezar por él.

Unirnos en solidaridad por su salud es lo único que podemos hacer. Cualquier otra cosa denota insensibilidad. Mas si usted pertenece a ese grupo de personas, podría hacer el siguiente experimento mental. Piense en un ser querido. Ahora imagine (Dios no lo quiera) que ese ser está enfermo en un hospital.

¿Se conformaría usted con que le dijeran que su situación es estable, pero a la vez es complicada y usted no puede entrar a verlo aunque al mismo tiempo el paciente estrecha manos con mucha fuerza? Seguramente no se conformaría con eso. Usted querría saber todo acerca de la condición de ese ser querido. Imagine que, además, ese ser es el Presidente de una nación. Un país que tiene derecho a saber qué pasa con el líder electo para un nuevo período.

¿No le parece que es como para exigir, incluso a gritos si es necesario, que le den a uno un parte médico pormenorizado? Si somos adultos pedimos información para formarnos una opinión autónoma y soberana. Lo cual no tiene nada que ver con irrespeto e insensibilidad. Al contrario, los del hospital serían los que nos tratan como bebés y con muy poca sensibilidad respecto a nuestra legítima inquietud.

Es cierto que la ilusión de un Niño que trae regalos en Navidad es maravillosa, pero también es verdad que alguien tiene que salir a comprar los regalos. Si insistimos en ser las almas puras que tienen fe en el Niño Jesús, serán otros los que manejen el poder, las versiones y el dinero de los regalos.

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas