CARACAS, sábado 31 de enero, 2015
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Cronicario | 08/01/2013
Cae la ilusión
La crisis ha acentuado los casos de explotación laboral de los que los inmigrantes son los más perjudicados. El colombiano Luis Alberto Salcedo dice que ahora le ofrecen trabajar en ‘negro’ a 4,5 euros la hora y como prioridad, los trabajos se los ofrecen a los españoles y no a los inmigrantes
GINÉS DONAIRE / El País (Madrid)
Inmigrantes
0 0a

Luis Alberto Salcedo Páramo, o Beto como le conocen sus familiares y amigos, llegó a España en el año 2007 con apenas 26 años. Salió de su país, Colombia, en busca de lo que entonces era poco más que el Dorado para muchos de sus compatriotas.

Pero seis años después ha pasado de la ilusión por una vida próspera para él y los suyos a la frustración más profunda al verse parado y sin ninguna expectativa laboral a corto plazo. Su condición de inmigrante le hace ser víctima propiciatoria del hundimiento del mercado laboral.

Animado por la experiencia de una hermana suya que hizo de avanzadilla, Salcedo cruzó el Atlántico rumbo a Jaén, donde se enroló primero en la campaña de la aceituna. Lo hizo recién casado y con su mujer, que entonces tenía 19 años, embarazada de su primera hija. Tras el olivar no le fue fácil encontrar trabajo en la construcción, que entonces vivía su momento más dulce. “Estuve dos años de peón entre distintas empresas con contratos pequeños pero ganando unos 1.200 euros al mes”, recuerda Beto, que después pasó por una cantera de áridos.

Pero la burbuja inmobiliaria provocó el desplome en el sector de la construcción y dejó a este joven colombiano sin trabajo, y así lleva dos años. “Ahora solo me sale trabajo para algún día suelto o alguna chapuza”, dice, resignado.

Además, la crisis ha acentuado los casos de explotación laboral de los que los inmigrantes son los más perjudicados. “Claro que hay discriminación, nos ofrecen trabajos con salarios mucho más bajos que a los españoles, o jornadas de nueve horas en la obra por 40 euros y sin dar de alta. Y encima te dicen que si no lo quieres hay mucha gente esperando”.

De este modo, la desesperación empieza a cundir en este joven inmigrante colombiano, que vive en el barrio jiennense de Peñamefécit, con su mujer, Ángela, y sus dos hijas, de seis años y nueve meses, las dos nacidas en Jaén.

Luis Alberto ha estado cobrando la ayuda de los 400 euros del plan Prepara, pero ya se le ha agotado y aún no sabe si el Gobierno la va a prorrogar. Su mujer echa algunas horas como limpiadora en casas particulares, pero la joven pareja tiene que afrontar el alquiler mensual de 450 euros de la vivienda y tienen que recurrir a la ayuda de diversas instituciones para alimentar a sus dos pequeñas.

Lejos quedan ya los tiempos en los que Salcedo enviaba dinero para ayudar a su familia de Colombia. Hoy, bastante hace con subsistir. Y no será porque no intenta abrirse puertas cada día. Él tiene el título de bachiller en su país, pero asegura que su homologación en nuestro país es ardua y costosa. “Quiero hacer cursos de electricidad, de instalador de placas solares o de conductor de ambulancias, pero me exigen una titulación que no puedo acreditar”.

Lo que no se plantean Luis Alberto y su familia es volver a su país de origen. Entre los inmigrantes la vuelta a casa es lo que más les avergüenza porque no quieren compartir la frustración con sus compatriotas. “Volver a nuestra tierra sería el último recurso”, indica, convencido, Salcedo, que valora, sobre todo, la universalidad y gratuidad de nuestro sistema sanitario.

Hace unos meses tuvo que ser operado de un cáncer de estómago, del que se recupera satisfactoriamente aunque le haya limitado el círculo a la hora de buscar trabajo.

Notas anteriores en Cronicario
mineros chilenos
30/01/2015
Golpe de biela
Si tampoco mencionó el Golpe de Timón es porque el Ejecutivo padece más bien de un golpe de biela, esa barra, que según mis viejas revistas de Mecánica Popular, sirve para transformar el movimiento de vaivén en otro de rotación. Será por eso que en esta etapa el gobierno va como dice el merengue, meneando la cadera, meneando la cadera...
mineros chilenos
23/01/2015
¡Venga ese Cochinito!
Entonces llega diciembre y usted ve a nuestro amigo multiplicado sobre los mostradores, con una sonrisa dibujada en la trompa, todo él de plástico chino, para variar, y si no fuera unicolor se apreciaría mejor que lleva en alto relieve una chaquetilla muy corta y pasada de moda, de grandes solapas con puntas redondeadas, un lacito como de uniforme de colegial, sobre la panza medio descubierta muy quietas las dos paticas y al reverso su colita rabo e ´cochino, no tan famosa como otras rabo é cochino que en el mundo han sido, pero en su justo lugar que es lo importante.
mineros chilenos
25/12/2014
El futuro imperfecto
Soñó que el mamut muerto en el último invierno, el mamut más formidable, más temible y de más estremecedor pelaje oscuro que viera en su azarosa vida de cazador
mineros chilenos
10/12/2014
Una condesa en el Soho
Venezolanisíma, esta niuyorker mira la ciudad desde la cúspide de su edificio en el Soho : « The Cornner » ve como se mueve la gente, más ella nunca deja de moverse ; Belkis Rodriguez descubrió hace más de dos décadas que »hacer dinero puede ser divertido » y a partir de allí no ha parado de divertirse.
mineros chilenos
09/12/2014
Quimeras
Cuando te levantas por la mañana lo único seguro que tienes es el rostro. Ni tu nombre sabes, ni tu nuevo oficio, profesión u ocio. Sales de la casa donde dormiste, o desayunas con quienes en esos momentos son tus hijos, pero para el día siguiente, quizá no poseerás ni mujer ni niños, ni perro ni casa
mineros chilenos
07/12/2014
Proyecto Alcatraz
A pocos metros de la línea de gol, el oval llegó a manos de Marco Reyes que, pese a verse flanqueado por tres adversarios, se arrojó y posó el balón sobre la zona de marca para lograr el primer y único ensayo a favor del equipo de Tocorón, en un torneo de rugby siete en el centro de Venezuela. Reyes no pudo ocultar su alegría y abrazó a su mentor deportivo, el empresario Alberto Vollmer quien, además de presidir la marca de Ron Santa Teresa, encabeza uno de los planes sociales más importantes que se desarrollan en Venezuela
mineros chilenos
05/12/2014
Buscando a mi padre en Twitter
¿Dónde está Miguel?, 77 años, 1,72 de estatura, 75 kilos de peso, pelo cano. Vestía chaqueta clara el día de su desaparición, pantalón gris, gafas de pasta, zapatos desgastados, diabético y... diagnosticado de Alzheimer desde hace dos meses. Las alarmas saltan de uno a otro extremo de la geografía española.
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas