CARACAS, lunes 2 de marzo, 2015
Facebook Twitter RSS
Temas del día
La entrevista | 15/12/2012
"2013 será conflictivo"
Fernando Egaña asegura que, más que revolución, lo que impera es un “despotismo habilidoso” con manejo arbitrario del poder. Recuerda que el día que el señor Chávez inició su mandato, en el país no había un preso político ni un venezolano exiliado por sus ideas políticas
ELIZABETH ARAUJO
Fernando Egaña
3 0a

Abogado, exministro de Caldera y profesor universitario, Fernando Egaña piensa que, más que revolución, lo que impera es un “despotismo habilidoso” con manejo arbitrario del poder.

Egaña subraya que el día que el señor Chávez inició su mandato, en el país no había un preso político ni un venezolano exiliado por sus ideas políticas. Cree necesario el balance de la Venezuela que hubo antes de Chávez.

Un balance, afirma, que debería empezar por no seguir llamando cuarta pública “que es una denominación ficticia e interesada, sino de identificar ese periodo democrático como de república civil”

–Cualquiera sean los resultados de estas elecciones ¿cómo avizora usted en lo político el 2013?
–Va a ser un año muy conflictivo, no solamente por las tensiones políticas, derivadas de la incertidumbre presidencial, sino por las tensiones económicas de toda índole que caracterizan la realidad fiscal, petrolera y productiva del país. Además por las tensiones sociales que la conflictividad política va a tender a intensificar todo este panorama. El 2013 puede ser el año más duro de los tiempos contemporáneos de nuestro país.

–¿Eso nos pone a las puertas de una guerra civil?
–Muchas veces, en épocas de mayor conflicto es cuando surgen las grandes oportunidades. Esa posibilidad también puede existir para Venezuela; pero la particularidad del 2013 puede estar en un cambio fundamental en el hegemón de la hegemonía. Hasta ahora, la hegemonía de la “revolución” ha tenido como hegemón la fuerza de Chávez. Si éste ya no estuviera al frente del poder, eso significaría un cambio de fondo en esas características que prevalecen. Y eso, que es fuente de conflicto también, puede ser fuente de oportunidades para un cambio hacia algo mejor.

–En lo económico, arrancamos con buen pie ya que el ministro Giordani viene de proclamar que se acabó la regaladera. ¿Adoptará el Gobierno por fin en esa materia una política más realista y menos ideologizada?
–Esa es la expectativa de los que desean siquiera un mínimo de sentido común al frente de la conducción económica del Estado. Lamentablemente, todos los precedentes de los últimos años nos indican que continuará el populismo exacerbado, el delirio ideológico en una dirección económica equivocada del gobierno y esa idea absurda de considerar como enemigos de la patria a todo aquel que emprende y arriesga por cuenta propia. La permanencia de Giordani al frente del gabinete económico no es ni puede ser garantía de ninguna apertura sensata, razonable y moderna, cónsona con las estrategias económicas de otros países de América Latina.

–El escenario posible hasta hoy es que Chávez asista al acto de posesión del 10 de enero, día en que él mismo se traspasaría la banda presidencial. De no ser así ¿qué debería ocurrir?
–Es un tema muy complicado porque, como carecemos de información veraz sobre la verdadera naturaleza del mal oncológico que padece, tendemos por tanto a especular y dar opiniones sin suficiente fundamentos. Sean cuales sea, las particularidades del caso, a mi me da la impresión, que lo que el Presidente va a tratar de hacer es una sucesión a la cubana, en donde el papel protagónico no lo tiene el sucesor sino el sucedido. Es decir, tratar de aprovechar el tiempo para consolidar un sucesor antes de y no después de. Ya anunció un sucesor. El reto que tiene por delante, si los quebrantos le dejan, es dirigir él personalmente esa tarea.

–¿Qué opinión tiene de Nicolás Maduro comparándolo con Diosdado Cabello o cualquier otro dirigente del PSUV que pueda sustituir en el futuro a Chávez?
–No tengo una opinión favorable por ninguna de esas personas. Me parece que haber formado parte de los círculos más estrechos del poder a lo largo de este periodo tan menguado de la vida venezolana no constituye méritos ni acreditación para nadie. Lo que sí creo es que se debe estar desarrollando una lucha muy intensa entre los diferentes factores del oficialismo por el poder sucesorio. No tengo dudas que aspirantes no faltan para ocupar la posición del señor Chávez, pero al mismo tiempo no aprecio entre los principales aspirantes las condiciones y capacidades para producir cambios políticos económicos e institucionales progresistas civilistas y democráticos. Con Chávez se produjo el montaje de un proyecto de dominación del Estado y de la sociedad, y ese proyecto de dominación sigue en marcha y se ha venido estructurando con habilidad. En Venezuela impera un despotismo habilidoso, despótico por la concentración del manejo arbitrario del poder.

–¿Podría sobrevivir un chavismo sin Chávez?
–Platearía el tema de esta manera: Chávez es el hegemón de la hegemonía. Si ese hegemón no estuviera, esa hegemonía tendría necesariamente que transformarse, lo que sería muy difícil es que permaneciera intacta.

–¿Qué viabilidad tendría la adopción de los estados comunales, con toda esa parafernalia de comunidades decidiendo cómo gastar el presupuesto,  monedas locales y una economía de trueque?
–Esa viabilidad está condicionada a la incertidumbre política que se abre con la enfermedad de Chávez. Pero en todo caso, es importante distinguir dos cosas: un tema es el fortalecimiento del movimiento vecinal comunal, cooperativo, comunitario, que es algo necesario deseable y fundamental para el desarrollo democrático; y otra cosa es la estructura de un llamado estado comunal para imponer control político burocrático sobre el movimiento social. Lo primero es conveniente y saludable; lo segundo, sólo es posible imponerlo a través de una hegemonía despótica.

–Hay en la oposición quienes no le perdonan a Caldera el indulto al entonces golpista Hugo Chávez. Vista el agua que ha pasado bajo los puentes, ¿no se debería admitir ese perdón como un garrafal error?
–En su periodo democrático, Venezuela vivió dos épocas, dos tiempos de pacificación política: la pacificación guerrillera, de final de los 60 y comienzos de los 70, y la calificación de la pacificación militar después de las sublevaciones del año 92. La segunda pacificación empezó el 5 de febrero de 1992 y culminó en marzo de 1994, cuando salió en libertad el último contingente que aún permanecía en prisión. Esa política de pacificación se mantuvo en tres períodos: con CAP, Ramón J.Velásquez  y Caldera y en su momento y oportunidad tuvo el respaldo de amplios sectores políticos y sociales.

–Ahora se le presenta la gran oportunidad del Gobierno de declarar la amnistía de los presos políticos ¿Tendrá Chávez o quien deba tomar esa decisión la suficiente comprensión de tales antecedentes como para firmar ese decreto?
–El hecho de que se esté planteando el tema de la amnistía implica el reconocimiento del grave deterioro de la realidad democrática en el país, porque supone, reconoce que hay presos políticos, perseguidos, exiliados políticos y no hay derecho a que eso ocurra en el siglo XXI. El día que el señor Chávez empezó a gobernar, en Venezuela no había un preso político ni un exiliado o perseguido por el ejercicio de su libertad de expresión. Eso debe ser recordado para colocar las cosas en perspectiva. Ahora bien, la amnistía forma parte de la tradición venezolana.
 
–Usted le ha dado importancia a lo que llama la eficacia del chantaje de Chávez, factor que incluso obliga a la misma oposición a justificarse ¿Se debe rescatar la obra de la cuarta república o dejar pasar esta diatriba, para pensar mejor en el futuro?
–Está pendiente un balance serio y responsable de la historia democrática de Venezuela, y es necesario no solo pensando en el pasado, sino también en el futuro, porque si proscribimos el historial democrático nos será más difícil tener confianza en un futuro democrático. Ese balance pendiente y necesario debería empezar por llamar a las cosas con su nombre. Un caso especial es el de no seguir hablando de cuarta pública que es una denominación ficticia e interesada sino identificar el periodo democrático como república civil. Es decir, la aspiración de organizar una república sobre la gobernanza civil y la cultura civil y democrática de la sociedad venezolana.

–¿Cómo será visto en los libros de historia este largo proceso político?
–Será visto como una inmensa oportunidad malbaratada, tanto en lo político, económico y social. La cantidad de recursos que ha dispuesto el Estado para favorecer un proceso amplio de desarrollo no se corresponde con la situación de crisis extrema que estamos viviendo. La idea de avanzar hacia una democracia participativa terminó secuestrada por una concentración del poder y, encima de todo, la endemia de la corrupción se ha extendido y profundizado sin límites.

 

Notas anteriores en La entrevista
mineros chilenos
28/02/2015
"Escamotean la verdad”
El abogado, escritor, profesor universitario y director del Foro Penal Venezolano, Gonzalo Himiob, lamenta la “banalización” que el presidente Maduro hizo de la muerte del joven Kluiver Roa: “tras dar el pésame a los familiares, dijo que la víctima pertenecía a una secta de derecha, como si esto justificara el asesinato”
mineros chilenos
21/02/2015
“Hemos perdido 16 años”
Para Gerver Torres, economista, consultor y docente, y el más reciente censurado en El Universal la arremetida contra la libertad de expresión tiene que ver con la creciente debilidad del gobierno que se traduce en mayor intolerancia. “Estos regímenes tienden a ir suprimiendo gradualmente la libertad de expresión y buscan suprimirla en su totalidad porque en la medida que van quedando pocas voces, esas se van sintiendo con mucha fuerza”
mineros chilenos
20/02/2015
“Este país va a cambiar”
Luis José Uzcátegui, psiquiatra y antropólogo nos trae una buena nueva, nos dice que viene una Venezuela feliz, abundante y segura, que las condicione están dadas y la acción inteligente es la clave
mineros chilenos
15/02/2015
“Hay gran descontento”
Médico y diputada de la Asamblea Nacional, donde forma parte de la comisión de Familia, Dinorah Figuera considera que el pueblo le va a pasar factura al gobierno en las elecciones parlamentarias. “Pero también pienso, en el peor de los casos, que puede haber un estallido social, así como puede haber muchas huelgas por el impacto que ha tenido la política del paquetazo rojo de Maduro sobre la calidad de vida del venezolano”
mineros chilenos
14/02/2015
"El modelo hace aguas"
Para el rector de UCAB José Virtuoso el gobierno no debería perder el tiempo en inventar causas ajenas a los problemas del país y tratar de buscar consenso, respetando al que disienta. Considera que la única salida para la crisis que viven los venezolanos es seguir luchando por los derechos consagrados en la Constitución
mineros chilenos
07/02/2015
La izquierda está rayada
Esta entrevista fue publicada el 14 de febrero de 2003 en Tal Cual. La reproducimos como un homenaje a este gran artista que se nos fue y que gozó la admiración de los venezolanos
mineros chilenos
05/02/2015
“Les importa poco el país”
Para la psicóloga social, filósofa y escritora, Colette Capriles, el presidente Maduro se comporta como si la situación del país no fuera grave. La profesora de Filosofía Política en la USB espera que, ante esta realidad, la oposición sea más combativa y tome más en serio los errores del gobierno
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas