CARACAS, lunes 22 de diciembre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Cronicario | 11/12/2012
Alepo se acostumbra
Los habitantes de la segunda ciudad de Siria intentan vivir con normalidad entre ruinas. En gran parte de la ciudad no hay electricidad ni agua corriente y tampoco suele haber cobertura de móvil
JOSÉ MIGUEL CALATAYUD / El País (Madrid)
Alepo
0 0a

“Cuatro o cinco días a la semana vamos a la guerra y los otros dos o tres yo estoy aquí o voy a mi casa”, comenta con naturalidad Ahmed Idris, un rebelde del Ejército Libre de Siria (ELS), como si “ir a la guerra” varias veces por semana fuera su jornada laboral. Idris, de 25 años, y Ghandi al Sabha, de 43, están estacionados con su katiba (brigada) en lo que era una escuela en la parte este de Alepo. Mientras sus compañeros están en el frente, ellos descansan, beben café turco y hablan de cantantes italianos y españoles. “Julio Iglesias, muy bueno”, dice con una sonrisa Al Sabha, quien antes de unirse al ELS trabajaba como diseñador gráfico y estudiaba Economía.

Idris trabajaba en un negocio mayorista de alimentos. Cae la noche, la escuela está a oscuras porque apenas hay electricidad en la ciudad y el sonido de fondo es el de disparos esporádicos de rifles, morteros y artillería. "No sé cuándo acabará la guerra", dice Idris con resignación, "porque ningún país nos está ayudando".

El conflicto en Siria está a punto de cumplir 21 meses, se ha cobrado ya más de 40.000 vidas, según activistas, y Alepo ha vivido algunos de los combates más cruentos desde que la guerra llegara a mediados de julio. Pero hace tiempo que las líneas del frente apenas se mueven. Según los rebeldes, en los últimos días no ha habido bombardeos, aunque los aviones Mig del régimen siguen sobrevolando la ciudad a diario.

En esta situación, con el foco cada vez más puesto en Damasco y Alepo alejada de las noticias, la guerra se ha convertido en la nueva normalidad en esta ciudad, que tenía más de dos millones de habitantes antes del conflicto, era la capital comercial de Siria y cuyo centro histórico, hoy muy dañado, es considerado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Familias que huyeron de la violencia están regresando a las partes controladas por los rebeldes. El escenario que encuentran no es muy acogedor. Hay zonas en las que todos los edificios han sido devastados y son meros esqueletos en ruinas. En otras calles, también llenas de escombros, los que quedan en pie están agujereados y tienen los cristales rotos, otros están medio derruidos, asoman retorcidas las barras metálicas del hormigón armado, el viento hace ondear cortinas atrapadas entre los cascotes. Hace frío, llueve y las calles están llenas de barro y de basura, que llega a formar pequeñas montañas.

Escasean el combustible y el aceite para cocinar y para la calefacción. Y también el pan, fundamental para la población. Decenas de personas hacen cola durante horas frente a las panaderías, hombres hacia un lado, mujeres hacia el otro. Los que llegan a la puerta o a la ventana se aprietan y estiran los brazos para intentar dar el dinero. La tensión es palpable y en una cola surge una pelea a puñetazos.

En otra aún mayor, un rebelde dispara al aire para alejar a la gente mientras otro los amenaza con un taser, una pistola eléctrica. En ese momento, llega una furgoneta y de su interior salen varios guerrilleros gritando, vestidos con uniformes militares de buen aspecto, varios con la bandana negra de los islamistas y algunos con la cara tapada. Todos armados con fusiles de asalto AK-47 y, al menos uno, con una enorme ametralladora. La gente se calla, les hace espacio y los islamistas se dirigen hacia el pan. Un anciano que esperaba en la cola los mira negando con la cabeza, los señala, imita el gesto de meter el pan en la furgoneta, hace entonces el gesto de llevar un rifle y se encoge de hombros resignado.

Tras la destrucción del icónico hospital Dar al Shifa, bombardeado por el régimen, clínicas repartidas por las zonas controladas por los rebeldes intentan atender a los heridos y enfermos. "Nos hace falta de todo, medicinas y equipamiento", dice uno de los médicos de un pequeño centro de urgencias, y empieza a enumerar: "medicamentos para enfermedades crónicas, para disfunción renal, soluciones rehidratantes, leche, antibióticos, anestesia oral, equipamiento para operar…"

Este doctor era voluntario en el Dar al Shifa y cuenta que cuatro de sus amigos murieron allí. "El régimen lo mata todo, y sabe que los médicos y los hospitales son muy importantes para los rebeldes". Por motivos de seguridad, el médico pide que no se revelen su nombre ni el de la clínica ni su ubicación.

El día siguiente, esta pequeña clínica recibe varios heridos, al menos dos de ellos niños, causados por un proyectil de mortero que las tropas de El Asad han lanzado a la ciudad desde el aeropuerto. Hay gente que grita de rabia, otros miran en silencio. Cuatro personas han muerto y todas las víctimas son civiles, según los rebeldes.

Pero la normalidad intenta imponerse a pesar de todo. A medida que uno se aleja del frente, hay cada vez más tiendas abiertas y más puestos en las calles. Durante el día, la gente llena las calles, pregunta por precios en las tiendas, pasea, habla, mira hacia el lugar del que llega el sonido del último disparo, mira hacia el cielo por si pasan aviones. Poco más tienen que hacer, en gran parte de la ciudad no hay electricidad ni agua corriente y tampoco suele haber cobertura de móvil.

“Apoyo la revolución pero sin sangre, sin matar”, dice Talal, una mujer que viaja en un minibús. “¿Habéis visto la ciudadela [la ciudad antigua]? Eso era Alepo. Estos días…”, continúa con la voz entrecortada, “no lo sé, no puedo hablar”, dice finalmente con los ojos llorosos y antes de bajarse del vehículo.

Notas anteriores en Cronicario
mineros chilenos
10/12/2014
Una condesa en el Soho
Venezolanisíma, esta niuyorker mira la ciudad desde la cúspide de su edificio en el Soho : « The Cornner » ve como se mueve la gente, más ella nunca deja de moverse ; Belkis Rodriguez descubrió hace más de dos décadas que »hacer dinero puede ser divertido » y a partir de allí no ha parado de divertirse.
mineros chilenos
09/12/2014
Quimeras
Cuando te levantas por la mañana lo único seguro que tienes es el rostro. Ni tu nombre sabes, ni tu nuevo oficio, profesión u ocio. Sales de la casa donde dormiste, o desayunas con quienes en esos momentos son tus hijos, pero para el día siguiente, quizá no poseerás ni mujer ni niños, ni perro ni casa
mineros chilenos
07/12/2014
Proyecto Alcatraz
A pocos metros de la línea de gol, el oval llegó a manos de Marco Reyes que, pese a verse flanqueado por tres adversarios, se arrojó y posó el balón sobre la zona de marca para lograr el primer y único ensayo a favor del equipo de Tocorón, en un torneo de rugby siete en el centro de Venezuela. Reyes no pudo ocultar su alegría y abrazó a su mentor deportivo, el empresario Alberto Vollmer quien, además de presidir la marca de Ron Santa Teresa, encabeza uno de los planes sociales más importantes que se desarrollan en Venezuela
mineros chilenos
05/12/2014
Buscando a mi padre en Twitter
¿Dónde está Miguel?, 77 años, 1,72 de estatura, 75 kilos de peso, pelo cano. Vestía chaqueta clara el día de su desaparición, pantalón gris, gafas de pasta, zapatos desgastados, diabético y... diagnosticado de Alzheimer desde hace dos meses. Las alarmas saltan de uno a otro extremo de la geografía española.
mineros chilenos
02/12/2014
Y la mejor hallaca es…
Y al final de la jornada nos correspondían unas diez hallacas y quedábamos tan contentos. Lo más lejos que llegué en el ámbito de elaboración hallaquil fue hacerme "amarradora oficial" un par de años consecutivos en la casa de mi amiga María Inés en Caracas. Hay que decirlo todo, no amarraba bien, pero esa casa era una gozadera
mineros chilenos
28/11/2014
Masacre de Encrucijada
Al conmemorarse seis años de la Masacre de La Encrucijada, el Partido Socialismo y Libertad inaugurará en Maracay la Casa de los Trabajadores Richard Gallardo, Luis Hernández y Carlos Requena como homenaje
mineros chilenos
27/11/2014
Dámelo o te mato
Moisés bajó por el ascensor. Mientras descendía le mandó un mensaje de texto a Franklin preguntándole por qué salida de Plaza Venezuela lo estaban esperando. Esperó que le dijeran que por la del metrobús porque era la más cercana, pero no le respondió.
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas