CARACAS, viernes 25 de julio, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
La Nación | 08/12/2012 | 1 Comentarios
Corrupción sin castigo
Para Mercedes De Freites, el Ministerio de la Eficiencia y Seguimiento –última invención del presidente Chávez– no pasa de ser un engaño a la población. La directora de Transparencia Internacional-Venezuela lamenta que mientras el resto de América Latina ha mejorado en su lucha contra la corrupción, “nosotros nos quedamos en el pozo”. Resalta las irregularidades denunciadas el 7-O, que todavía no han tenido respuesta del CNE
ELIZABETH ARAUJO / FOTO: CRISTIAN HERNÁNDEZ
Mercedes De Freites
0 1a

Detrás del sorpresivo regreso del Presidente y de la declaración de los Diablos de Yare como patrimonio de la Humanidad, se oculta una noticia que avergüenza: Venezuela el país más corrupto de Latinoamérica. Mercedes De Freites lo confirma con un dejo de frustración al constatar que mientras otras naciones trabajan para combatir ese flagelo y hasta crean institutos para la defensa de los denunciantes, en el país que se vende como escenario de una revolución moral, quienes incurren en delito contra los dineros públicos gozan incluso de buenos cargos gubernamentales.

–El país acaba de coronarse como el más corrupto ¿Cuáles han sido, a su juicio, las razones para tal deshonrosa designación?
–La principal razón es que el Estado venezolano no ha dado un solo paso en la lucha contra la corrupción en estos últimos años, más allá de darse golpes de pecho de vez en cuando. Es triste porque en esa materia, todos los países estaban en la lista negra hasta hace 6 a 15 años, pero en 1997 en América Latina decidieron crear, firmar e implementar la Comisión Interamericana contra la Corrupción, y luego en 2004, a través de la ONU se firmó la Convención Naciones Unidas contra la Corrupción. ¿Qué pasó? Bueno que el Estado venezolano firmó esos tratados, pero mientras las otras naciones  empezaron a trabajar en la lucha contra la corrupción, y se esforzaron en mejorar su imagen, nosotros nos quedamos en el hueco.

–¿Qué hicieron los gobiernos de esos países para no figurar en esa lista?
–Implementaron sistemas anticorrupción en todos los órdenes. Decidieron que las contrataciones se cumplieran a través de licitaciones. De hecho, el público puede constatarlo, porque se garantiza el libre acceso a la información en la web, hasta cosas tan pequeñas como la adquisición de una resma de papel. Se pueden ver los contratos que el Estado tiene con empresas públicas o privadas, y hay una sociedad más activa, para que eso ocurra. De hecho, existen institutos contra la defensa a las personas que formulan las denuncias. Un ejemplo es lo que ocurre en Ecuador, Bolivia o Nicaragua, donde tienen leyes que obligan a esa transparencia. Muchos se asombran, pero la Ley anticorrupción de Nicaragua es muy eficiente y la de Ecuador es pionera. Venezuela no tiene siquiera una ley que de acceso a la información. Los venezolanos no tenemos derecho a saber los sueldos de los funcionarios. Es que además, en esos países, la corrupción se investiga y se lleva a juicio. Ahí está la mano derecha de Lula, el exministro José Dirceu, quien fue a la cárcel por corrupción. El Tribunal Supremo de Brasil sentenció a tres dirigentes del gobernante Partido de los Trabajadores por su participación en corruptelas denunciadas en 2005 y los condenó a penas que sumadas llegan a 26 años y ocho meses de cárcel. La gente sabe que si hay corrupción y no se sanciona, la impunidad es la mayor corrupción.

–Bueno, al menos el presidente Chávez acaba de crear un Ministerio para la Eficiencia y Seguimiento…
–Esa es una gran falsa, una burla, a la población. O se trata de un acto de cinismo o el Ejecutivo es ignorante y no sabe que para hacer buen seguimiento y llegar a término en la lucha contra la corrupción, hay que darle autonomía a los poderes públicos. Hay que darle autonomía a los entes públicos para que hagan vigilancia con todos los criterios y metodologías que hagan que esos seguimientos arrojen resultados. ¿Quién hace auditoría a los 420 proyectos del Fonden, o a los 2 millones de viviendas que supuestamente está realizando la Misión Vivienda, o quién ha presentado cuenta de las 34 misiones, al destino  los ingresos petroleros, a los gastos de inversión en energía eléctrica. Ese trabajo no lo puede hacer una sola persona que dependerá del Presidente de la República. Tiene que ser un ente independiente y autónomo, tal y como está consagrado en la Constitución: la Contraloría General de la República. Pero ¿sabemos lo que hace y quién está a cargo de la Contraloría?

–¿Sirven en verdad los parámetros de medición para detectar el grado de corrupción de un país o intervienen factores políticos, de influencia de centros de poder, como podría ser en este caso EEUU?
 –Este índice lo hace Transparencia Internacional, cuya sede está en Berlín y no podríamos decir esa barbaridad que obedece a intereses políticos. ¿De quién, del imperialismo alemán? Además, los fondos vienen de varios organismos internacionales. La influencia de la procedencia del dinero es tan diversa, que no se puede afirmar que exista influencia. Ese índice lo hace un equipo técnico en Berlín y estoy segura de que lo que desean es que haya transparencia. Es un termómetro, un instrumento de medición, así como el termómetro nos mide la fiebre. Yo le pediría a todos los organismos del Estado, a todos los partidos políticos y a los entes públicos y privados que se sientan y vean qué tan cierta es esa percepción que tienen los venezolanos sobre la corrupción en Venezuela.

–Es posible que a mucha gente no le importe tanto la corrupción como la inseguridad. Si le interesara, no hubiese 8 millones de votos a favor de un gobierno que ha hecho poco contra corrupción.
–Yo lo que te puedo decir es que cuando hacemos nuestras encuestas en la calle, la gente se preocupa por el tema, si está en una cola de un registro o de una institución del Estado y observa que al lado o dentro del mismo organismo hay personas que les sacan los papeles más rápido si le da un dinero. Eso es corrupción. Como también se preocupan cuando no le dan la vivienda prometida. Ven que se la dieron a otro, y esa persona, que ya pagó Bs  20 mil de inicial, no recibe nada. En Venezuela existe la percepción de que hay una gran impunidad porque no vemos a los grandes corruptos presos. Sí, se admite la existencia de la situación, que se están robando los dineros. El exmagistrado Aponte Aponte lo confesó y el TSJ no movió un dedo, al menos para negar esa denuncia. No se sabe siquiera dónde están y qué hacen los denunciados por Aponte Aponte. Mafias y redes que son infinitas. El Estado venezolano no ha hecho nada. Ni siquiera ha declarado sobre el tema. Para que una revolución tenga éxito hay que castigar a los corruptos.

–Se habla también de corrupción en las elecciones del 7-O.
–En Transparencia recibimos 176 denuncias sobre irregularidades en las elecciones presidenciales. Desde el uso de bienes del Estado a favor de un candidato, pasando por el cierre anticipado de mesas de votación, retraso injustificado del proceso electoral (operación morrocoy), propaganda en espacios e instituciones públicas, intimidación política derivada del tránsito de grupos de motorizados por los centros de votación, máquinas con problemas sin resolver, hasta lo ocurrido en horas de la tarde, cuando emergieron votantes en mesas que ya habían cerrado. Eso es corrupción

–Se aprobó el Presupuesto 2013 y usted dice que la subestimación del gasto no es indicativo de austeridad, como lo plantea el ministro Giordani, sino una suerte de gestión sin planificación real, que llevaría al Gobierno a incurrir en gastos a discreción. ¿Es fácil inferir que esas cifras irreales de los ingresos por concepto de la renta petrolera podrían terminar por los caminos verdes?
–Totalmente cierto. Cuando sabes que vas a tener unos gastos y desde un año antes no te haces responsable de ellos y no das memoria y cuenta públicas en qué se gasta, ya estás engañando. ¿Será que creen que los venezolanos somos idiotas? Por ejemplo, se declaran públicamente nuevos gastos para salud, educación, infraestructura, sueldos y salarios, seguridad, construcción de escuelas, electricidad. Y uno ve que nada funciona y no dan explicaciones. El Gobierno ha pedido a la Asamblea Nacional nuevos gastos, ¿cómo es posible que la asamblea sea tan irresponsable y se le otorgue? Ese Presupuesto es una burla y muestra de ineficiencia. Lo que se aprobó no va a alcanzar ni siquiera para el primer trimestre, porque existe demasiada corrupción.

–¿Cuál ente del Estado cree usted que incurre menos en esos vicios?
–Según el informe, es el Saime que yo diría que lo está haciendo perfecto, en el sentido que ahora no se hacen colas para sacar pasaporte, cédula ni otro documento legal a su cargo. Transparencia Venezuela le envío al Saime una carta de reconocimiento, porque ellos han eliminado los actos de corrupción. Eso no está ocurriendo en los otros organismos. La gente antes pagaba para sacar el pasaporte más rápido. Hoy no se paga.

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas