CARACAS, martes 29 de julio, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Reportaje | 29/11/2012
Otra revolución bonita
El primer ministro de China, Wen Jiabao, tiene el poder de influir en inversiones en sectores estratégicos como la energía y las telecomunicaciones. Jiabao desea enterarse de cómo sus parientes han prosperado e insiste en su honradez
MARIO SZICHMAN
Wen
0 0a

La familia del primer ministro de China, Wen Jiabao, ha conseguido amasar una inmensa fortuna gracias a su frugalidad.

"Durante mi infancia", dijo el año pasado en un discurso, "mi familia era muy pobre". Su madre era maestra en el norte de China. Su padre tuvo que ponerse a cuidar cerdos como parte de una campaña política dictaminada por Mao Tse Tung para mejorar la productividad.

Pero el espíritu ahorrativo de la familia Wen dio buenos resultados. Ahora, a los 90 años, Yang Zhiyun, la madre del primer ministro chino, disfruta de una cómoda vejez.

Registros públicos señalan que las inversiones de la señora Yang en una empresa de servicios financieros le redituaron para el año 2007 la suma de 120 millones de dólares, dijo The New York Times. Se desconoce el estado de las finanzas de la señora Yang antes del advenimiento de su hijo al poder.

Pero sí se ha demostrado que su riqueza empezó a aumentar apenas nombraron a Wen viceprimer ministro, en 1988, y que se acrecentó de manera espectacular en el 2003, cuando fue designado primer ministro.

Sin embargo, las autoridades chinas atribuyen el incremento del patrimonio de la señora Wang tras el ascenso de su hijo al pináculo del poder, a una simple coincidencia.

FAMILIA QUE AHORRA UNIDA PERMANECE UNIDA
No solo la madre del primer ministro chino Wen Jiabao ha sido tocada con una varita mágica. Esa misma varita alcanzó al hijo de Wen, a su hija, a su hermano menor y a su cuñado.

Otros récords oficiales examinados por The New York Times indican que los familiares del primer ministro chino controlan bienes valorados en 2.700 millones de dólares.

Como en el ejemplar caso de la boliburguesía venezolana, todo personaje que se halla en posiciones estratégicas a nivel financiero, consigue en China prerrogativas vedadas al resto de los mortales.

Ya lo señalaba el Martín Fierro: "La ley es como el cuchillo, no ofende al que lo maneja".The New York Times dijo que cuando se trata de los negocios de familiares de importantes funcionarios chinos, existe la política de una mano lava la otra. Eso no ocurre con la mayoría de las nuevas empresas de capital privado que surgen en China.

Cuando existe una buena palanca, compañías privadas se benefician del respaldo de empresas estatales. Es el caso de China Mobile, una de las principales compañías telefónicas del país. E inclusive, en ocasiones, las firmas consiguen el respaldo de los financistas más ricos de Asia.

El periódico neoyorquino descubrió que los familiares del primer ministro chino tenían, fuera de China, acciones en bancos, joyerías, centros turísticos y proyectos de infraestructura.

EL MANDAMÁS
La ventaja de tener un pariente como el primer ministro de China es que cuenta con vasta autoridad en el control de importantes industrias estatales donde sus parientes han hecho fortunas, dijo The New York Times. Por ejemplo, Wen "tiene el poder de influir en inversiones en sectores estratégicos como la energía y las telecomunicaciones".

Una compañía controlada por Wen Jiahong, el hermano menor del primer ministro, consiguió más de 30 millones de dólares en contratos del gobierno y subsidios para lidiar con el tratamiento de aguas servidas y la eliminación de desechos de hospitales. Se estima que la empresa de Wen Jiahong controla bienes por unos 200 millones de dólares.

En el 2004, luego que el Consejo de Estado, presidido por el señor Wen, eximió a la aseguradora Ping An y a otras compañías de reglamentaciones que limitaban su expansión, Ping An ofreció acciones al público por un valor de 1.800 millones de dólares.

Pero antes de que la oferta se hiciera pública, dijo el periódico, sociedades controladas por parientes de Wen "hicieron una fortuna invirtiendo en la compañía".Ya para 2007, esas sociedades tenían 2.200 millones de dólares en acciones de Ping An.

LA HISTORIA ME ABSOLVERÁ
La burguesía china que prosperó gracias a la complicidad con las autoridades estatales se muestra reacia a revelar su riqueza.

Cuando la agencia noticiosa Bloomberg News informó en junio pasado que la familia del vicepresidente chino Xi Jinping había obtenido centenares de millones de dólares en dinero bien habido, el gobierno de Beijing bloqueó el acceso en China al portal de acceso de Bloomberg News.

Tampoco el primer ministro chino desea enterarse de cómo sus parientes han prosperado. Pero insiste en su honradez.

En marzo pasado, en el curso de una conferencia de prensa televisada a todo el país, Wen insistió en que "nunca había buscado su beneficio personal" en el ejercicio de su cargo.

"Tengo el coraje de enfrentar al pueblo y de enfrentar a la historia", dijo Wen. "Hay personas que aprecian mis logros, y hay otras que me critican. En definitivas cuentas, la historia tendrá la palabra final".

Mientras el Estado chino, controlado por un solo partido, siga fiscalizando la prensa, la historia no tendrá palabras finales.


 

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas