CARACAS, lunes 20 de octubre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Otra mirada | 28/11/2012
La casa tomada
Nos empeñamos en resistir el embate de la sinrazón que nos ataca desde adentro y desde afuera. Se habla en contra de la universidad pero no se hace nada para atender los problemas que nos agobian. Como lo indica la Ley que reglamenta nuestro funcionamiento, somos una comunidad que se autorregula
MIGUEL ÁNGEL LATOUCHE
UCV
3 0a

Uno no puede esperar que a los militares les sea fácil entender la lógica de funcionamiento de la institución universitaria. No puede hacerlo quien se ha formado dentro de la lógica de la obediencia ciega al mando de los superiores.

Si uno le pide a un soldado que tome una montaña seguramente aquel intentará hacerlo sin preguntarse las razones que tiene el que ordena, sin cuestionar la validez de la orden o su lógica interna. Esto no pasa así en la universidad, se supone que los académicos están entrenados para pensar por sí mismos, para hacerlo de manera autónoma, para hacerlo con corrección.

Los que vivimos al amparo de la universidad tenemos la posibilidad de cuestionarlo todo, incluso a nosotros mismos. Por ello se espera de nosotros que nuestras actuaciones se fundamenten en la fuerza de la razón y no en la de las armas. Nada mejor que una buena discusión que nos permita aproximarnos a la verdad y luego cuestionarla.

De allí que los universitarios nos neguemos al "sí, señor" que caracteriza al sector castrense. De allí que nos empeñemos en resistir el embate de la sinrazón que nos ataca desde dentro y desde fuera. De allí que nos empeñemos en seguir pensando con libertad.

Una universidad en la cual se hipoteca el pensamiento deja de ser universidad para convertirse en otra cosa. La universidad no está hecha para pasar clases y leer libros de texto. La universidad está hecha para la búsqueda de la verdad.

Ese ejercicio es posible sólo bajo la guía del método científico, bajo una estricta disciplina que se define en el contexto de la libre discusión de las ideas. De allí que uno no crea en las verdades reveladas. No existen verdades incuestionables. Bajo ese criterio uno reivindica el concepto de autonomía.

Autonomía para pensar con libertad, para asumir la posibilidad de discutir sobre diversos asuntos desde perspectivas diversas, autonomía para hacernos las preguntas que correspondan, para funcionar de acuerdo a nuestros principios rectores.

Se trata, tal y como lo indica la Ley que reglamenta nuestro funcionamiento, de una "comunidad de valores espirituales", de una comunidad que se autorregula, que se emancipa en el conocimiento, que lo transmite a los demás, que intenta emanciparse.

De allí que nos cueste tanto este estado de cosas. La universidad está enfrentada a sus enemigos, los de adentro y los de afuera. En la universidad se escribe con saña inexplicable la Casa Tomada del viejo Cortázar, si uno cambia un poco los personajes y el ambiente bien podría sentir que vive el drama de Irene y de su hermano y eso que acá nadie está dispuesto a tirar las llaves por la alcantarilla.

Ya no sólo se trata del cerco presupuestario que ha sido impuesto. El presupuesto de la UCV ha sido reconducido por cinco años sin dar cuenta de la inflación, lo que hace inviable el funcionamiento interno de la institución.

Se trata, y esto es mucho más grave, de la toma violenta de los espacios de la universidad, de la imposición de la anarquía, de la ruptura de las normas que regulan nuestra convivencia diaria. Vivimos en medio de una confusión que lleva a algunos a pensar que la universidad, por ser del pueblo, es un espacio sin control, que puede ser utilizado de cualquier forma y sin ningún recato para cualquier tipo de actividades, sean estas lícitas o no.

Se pretende que la universidad sea una "zona liberada" para el amor libre y el desenfreno. La comunidad universitaria se encuentra asediada, vilipendiada, violentada. Se habla en contra de la universidad pero no se hace nada para atender los problemas que nos agobian.

Uno casi puede ver cómo los enemigos externos de la universidad se regodean en nuestra crisis. Mientras nos niegan los recursos que necesitamos para apuntalar el edificio universitario, contratar profesores, mejorar bibliotecas, reponer cargos administrativos, comprar reactivos para los laboratorios, hacer incorporación tecnológica.

Es una lástima que la miopía de algunos, muchos de los cuales son o han sido miembros del cuerpo docente, ahora, desde posiciones de gobierno, se sienten a esperar la caída de la universidad. Se trata de una toma por cansancio, de una muerte agónica por vía del agotamiento y del hambre, se trata de un asedio medieval en contra de una institución del Estado. Uno ve cómo lenta y eficazmente levantan las máquinas de asedio, cómo cierran las rutas de abastecimiento, cómo minan las bases de los muros. La casa está siendo tomada de manera lenta pero sistemática.

Notas anteriores en Otra mirada
Lorent Saleh
24/09/2014
Jugar a la violencia
Sobre la imposibilidad de defender lo indefendible. Acá hay gente dispuesta a reducir sus espacios de libertad por obtener algún grado de seguridad. Todo golpe de Estado es malo por definición, que tiende a abrir una brecha hacia la incertidumbre
Protestas
17/09/2014
Reflexiones trasnochadas
El alma venezolana anda todavía detrás de un hombre a caballo. Estamos atrapados en la lógica de la Venezuela Heroica, somos un pueblo de carencias espirituales, por lo que tenemos la responsabilidad de reflexionar acerca del momento histórico en el cual nos encontramos
Maduro
10/09/2014
Berenjenal
El gobierno no asume culpas ni responsabilidades. Las políticas públicas se hacen por las aspiraciones de algunos y no por los impactos efectivos sobre la gente. Nos hemos convertido en una sociedad dependiente, improductiva, profundamente rentística y corrupta
Captahuellas
03/09/2014
CINISMOS
Para el gobierno todo está chévere. En el contexto de nuestros eufemismos cotidianos al racionamiento lo llamamos Sistema Biométrico. Yo no veo conspiraciones en el camino, veo, eso sí, una gran incapacidad en el manejo de lo público
Periódico
27/08/2014
¿Comunicación social?
Hacer comunicación social es diferente a hacer teología. El periodismo debe permitir que el consumidor de la información construya su propio punto de vista. Se asoma la posibilidad de sustituir lo que hay simplemente porque es incómodo a la clase gobernante
Estacionamiento
20/08/2014
Danza de los equívocos
Uno no puede gobernar por decreto y esperar que las cosas se resuelvan por sí mismas. Vivimos el quiebre moral de nuestro proyecto de sociedad, a favor del bienestar de unos pocos
Colas
13/08/2014
Luces, cámara, acción
Los productores del gobierno se inventan una trama de complicaciones para joderles la vida a los demás. Uno entiende que el deterioro permanente que enfrentamos no puede ser producto de la casualidad
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas