CARACAS, jueves 5 de marzo, 2015
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Mutatis Mutandi | 24/11/2012
La oportunidad del 16D
¿Habrá reparado en Miraflores, en que, habiendo triunfado la oposición en Caracas, Maracaibo, Valencia, Barquisimeto, Maracay, San Cristóbal, Mérida y Porlamar, el descontento es un fenómeno irreversiblemente urbano?
ALONSO MOLEIRO
Elecciones
0 0a

Con pocos sobresaltos, un presidente electo inusualmente discreto, y una coalición opositora trabajando duro para conjurar los fantasmas abstencionistas, transcurre, en un ambiente electoral técnicamente postcoital, la campaña para elegir gobernaciones de estados.

Aunque no deja de hacer boxeo de sombra asomando nuevas modalidades programáticas divorciadas de la Constitución, el alto gobierno parece haber decidido abandonar, por ahora, la tóxica retórica pugnaz que lo ha caracterizado durante estos años.

Algunos voceros y analistas vinculados al chavismo han sostenido en privado que las fórmulas confrontacionales transitan a la fecha una fase de agotamiento.

Tienen toda la razón. El propio presidente Chávez luce a la fecha decidido a reponer las energías y fluidos perdidos durante el exigente torneo electoral que concluyó el pasado 7 de octubre.

Parece tener claro que le espera un exigente 2013; salvado el objetivo supremo de retener el poder, queda pendiente recontar bastimento y evaluar con cuidado el panorama nacional de estos meses. No se le ha visto levantándole la mano a nadie ni escupiendo amenazas en mítines, como ha sido su costumbre en estos años.

Llegados a este punto soy de los que piensan que la Mesa de la Unidad podrá domeñar el germen abstencionista y obtener un resultado electoral bastante aceptable en este trance. Todo lo cual no pretende desconocer que es probable que el oficialismo se quede con la mayoría de las gobernaciones, aun cuando estas sean, juntas, las más pequeñas.

Con un portaviones que presenta los condicionantes y las lastimaduras reseñadas, sin dejar de tener en cuenta que la abstención es una mácula que también tocará la piel de las fuerzas oficialistas, nadie debe perder de vista que, en las actuales circunstancias, la oposición democrática compite, con un innegable chance de alzarse con la victoria, en Miranda, Zulia, Lara, Nueva Esparta, Anzoátegui, Mérida, Táchira, Bolívar, Carabobo y Amazonas.

Ninguna de ellas puede darse como ganada por descontado; pero sería una tontería absoluta dejar de concederle a la MUD una clara posibilidad de ganar. Podríamos otorgarle un chance inferior, pero al menos teórico, a plazas como Aragua y Monagas.

Aun aceptando que algunas de estas entidades pueden perderse, la gesta de una campaña electoral plausible, apuntalada por buenos candidatos, y una concurrencia ciudadana disciplinada el día de las votaciones, podría en esta ocasión devolverle una bocanada de aire fresco a la causa de la democracia.

Liderazgos apostados en los núcleos urbanos más importantes del país, dispuestos a tratar con respeto al poder constituido, pero también con una postura intransigente en defensa de los valores constitucionales vigentes: descentralización, modelo económico mixto, y colaboración y autonomía de poderes públicos.

De manera reiterada, y no sin razón, el presidente Chávez se queja ante las contumaces demostraciones de ineficiencia y despilfarro que ofrece su administración.

La relatoría ha sido hecha en público, de forma honesta y por demás descarnada. ¿Comprenderá el Ejecutivo que necesita dialogar con todo el estamento productivo nacional para que no se nos termine de hundir la nación en una sucesión de proyectos disecados?

¿Podrá Hugo Chávez hacer una interpretación adecuada de la compleja y sutil superposición de sentimientos encontrados en torno a su liderazgo?

¿Habrá reparado en Miraflores, en que, habiendo triunfado la oposición en Caracas, Maracaibo, Valencia, Barquisimeto, Maracay, San Cristóbal, Mérida y Porlamar, el descontento es un fenómeno irreversiblemente urbano?

Nadie debe hacerse ilusiones: el debate nacional no va a mejorar sustancialmente en los meses que se avecinan. La nación fue interpelada en torno a dilemas estructurales durante las pasadas elecciones y el fallo está a la vista de todos, por muy disparatada que nos luzca a muchos su matriz.

El agotamiento del alto gobierno, pero, sobre todo, las múltiples muestras de disfuncionalidad que exhibe en este momento la economía, y, de manera más amplia, la gestión oficial, sin embargo, nos indican que con un trabajo compacto, con una actitud contralora, con un comportamiento participativo e indeclinable en defensa de conquistas imprescriptibles ­el derecho a la propiedad, la concepción del Estado, el debate en democracia y los derechos políticos de la ciudadanía­ es mucho lo que se puede hacer para obligar al chavismo, no sólo a conversar, sino a respetar el fuero de una franja de venezolanos amplísima, que roza la mitad de la nación, y que está cruzada en todos los segmentos y estratos sociales.

Tocará ver, luego de la cita de diciembre, cuál será el talante del discurso presidencial en su toma de posesión de enero.

Si existen en la otra acera fuerzas suficientes para imponerle a la nación un Estado comunal.

Hasta este momento el gobierno parece haber hecho una interpretación acertada de lo sucedido en las elecciones pasadas. Todos rezamos para que la tendencia continúe y se anuncien decisiones en torno a los presos políticos y los exilados.

Cometerá Chávez un costoso error si persiste en subestimar a sus adversarios suponiendo que con un discurso destemplado comenzarán a abandonar el país para dejarle el camino a hacer con este país lo que le dé la gana. Vamos a citarlo a él mismo: o hay país para todos o no lo habrá para nadie.

Notas anteriores en Mutatis Mutandi
Elecciones
28/02/2015
Parlamentarias a la vista
En términos históricos, la relación del país con el chavismo como proyecto de poder parece estar llegando a un embudo. Como cualquiera podría haberlo imaginado, la prolongación de la actual dirigencia en el gobierno ha causado una especie de corto circuito en el sistema nervioso del país; un caos absoluto que toca la vida cotidiana de todos
Ledezma
21/02/2015
Segundos de tensión
Con un horizonte tan comprometido en lo político, en lo social, lo económico; en el frente diplomático internacional, y también en el mundo militar, el gobierno de Nicolás Maduro coloca un nuevo listón en el umbral de esta crisis secuestrando y encarcelando al alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma
Maduro
14/02/2015
El chavismo en la hoguera
Las claves del infortunio nacional no descansan exclusivamente en la falta de aptitudes de Nicolás Maduro. La plana dirigente del PSUV, con algunas excepciones, no comprende la tormenta que está creando. Algunos, por dogmáticos, otros, porque no tienen las herramientas. Se comportan como caporales y reducen todo el debate a claves conspirativas y comandos cívico militares
Pobreza
07/02/2015
La hora oscura
Los venezolanos de esta hora tenemos un auténtico problema con nuestra cédula de identidad. Ser venezolano es una especie de problema; no hablamos de un país sino de una "situación". Es natural. Es comprensible. Vamos a aproximarnos a nuestra identidad con otra óptica. Estemos o no estemos en Venezuela. Asumamos con serenidad nuestro infortunio. Vamos a dejarnos de imposturas. No ganamos, perdemos, negando lo que somos
Dólares
01/02/2015
La identidad del dinero
Nunca escuchamos historias de prosperidad socialista. Cuando el socialismo aprecia la existencia de la prosperidad, la problematiza, la convierte en una moda, la ridiculiza como un signo de decadencia. Se nos vende mucho la idea de la justicia y el reparto, pero rara vez un socialista celebra la existencia de una sociedad abundante, que progrese
Colas
17/01/2015
La quiebra de un modelo
El proyecto bolivariano, al cual tanto le gusta victimizarse, creó un Parlamento unicameral, disfrutó de un quinquenio sin bancada opositora, y asumió el control de algunos de los factores de poder decisivos en el país, como Pdvsa, las Fuerzas Armadas y el BCV. Con todo ese poder, y con ese montón de dinero, el chavismo ha fracasado estrepitosamente como proyecto
Pdvsa
20/12/2014
Muchos y bajo el petróleo
Hace dos años, cuando Hugo Chávez era candidato, la nación contaba con varios fondos producto de los excedentes petroleros, muy promovidos por el gobierno como síntoma de ahorro y manejo responsable de los recursos nacionales. Hoy ese dinero han desaparecido, y las arcas nacionales están gravemente lastimadas. No hay elementos sustitutivos para producir divisas en ningún sector de la economía.
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas