CARACAS, miércoles 22 de octubre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Otra mirada | 21/11/2012
Tentación constitucional
¿Qué vaina es esa de apelar al poder constituyente cada vez que la norma constitucional aprieta? Creo que se incurrió en el pecado original de borrar al otro, de tornarlo invisible, de acallar su voz
Asamblea Nacional
0 0a

I Se nos plantea, como quien no quiere la cosa, tratando de hacer el menor ruido posible, un nuevo debate constitucional. Al parecer esa mixtura de tendencias y corrientes que se dejó correr en nuestra Constitución se le hace incómoda a la Revolución.

En nuestra Carta Magna no solo encontramos los elementos tradicionales del Estado-Nacional Burgués con su división de los poderes, con su estructura federal, con unos sistemas de protección ajustados a las exigencias del Estado de Derecho; sino que, además, nos encontramos con conceptos liberales tales como: Derecho a la propiedad, autonomía universitaria, libertad de expresión, libertades económicas, largo etc.

Uno entiende que ante esa masa inmensa de garantías que se despliega a lo largo del texto constitucional, algunos sientan la angustia de proponernos un proyecto de sociedad que no tiene soporte en nuestro marco jurídico constitucional.

No se puede imponer un Estado Comunal (lo que sea que eso signifique: nótese que la experiencia comunal que es profundamente medieval contradice la lógica de funcionamiento del moderno Estado Nacional).

Ahora hay quien se llena la boca diciendo que se ha convocado a una gran participación de los ciudadanos y que ya hay gente que anda por allí, por esos caminos de Dios recogiendo opiniones y puntos de vista. Es fácil justificarlo todo cuando se está en el poder.

Uno percibe, por su parte, que no se ha convocado a las fuerzas vivas; más aún, ¿quién coño le ha dado a este gobierno un mandato que justifique una convocatoria de carácter constitucional? La sola mención del asunto muestra el carácter desvergonzado de algunos personeros. Ojo, yo no estoy diciendo que no haga falta un cambio constitucional.

Creo que nuestro proceso constituyente se hizo de manera apresurada, que no contó con una convocatoria lo suficientemente amplia como para incorporar una representación amplia de los intereses diversos que se manifestaban en el ámbito público venezolano de la época.

Creo que se incurrió en el pecado original de borrar al otro, de tornarlo invisible, de acallar su voz. Como diría el poeta, "de aquellos polvos tenemos estos lodos". ¿Es que acaso no llama la atención la lógica polarizada con la que vivimos, las dificultades que tenemos para sentarnos en la misma mesa y escucharnos de manera respetuosa? El drama que se presentó la semana pasada con motivo de una reunión de escritores que se llevó a cabo en la Escuela de Letras y que reunió a escritores chavistas y opositores (qué mala manera de ponerlo) es simplemente vergonzoso.

Ahora resulta que la gente no puede reunirse a conversar sobre literatura sin que el simple hecho de sentarse juntos en una mesa sea motivo de escándalo. Uno tendría que preguntarse: ¿Cuáles son las opciones? ¿Hay gente dispuesta a caerse a tiros? Yo creo en el diálogo desde la dignidad y desde las diferencias.

Nada hay de pecaminoso en sentarse a discutir sobre cualquier asunto con venezolanos de cualquier tendencia y desde el dialogo exigir todo aquello que deba ser exigido. Jugar suma cero es demasiado costoso, es el último recurso. Tendríamos que decidir si ya no tenemos nada que decirnos y, de esa manera, contribuir a profundizar la polarización.

II Volvamos al tema. Un cambio constitucional representa un momento contractual, se trata de una coyuntura que puede cambiar la esencia del Sistema Político, de los mecanismos de protección de los Derechos Individuales y de los sistemas de incentivos que favorecen o dificultan el comportamiento cooperativo.

Es obvio que el entramado normativo debe cambiar cuando no responde a las aspiraciones de las grandes mayorías, cuando dificulta la convivencia colectiva, o cuando genera resultados que sean evidentemente injustos. Esto no quiere decir que sea necesario garantizar los derechos de las minorías y la protección de quienes no pertenecen a la nomenclatura en el poder.

Los venezolanos hemos vivido en los últimos años sometidos a grandes contradicciones, las mismas son el resultado de la ausencia de diálogo entre quienes se creen los salvadores de esta borrachera republicana en la que vivimos y quienes esperamos, exigimos, solicitamos ser escuchados.

¿Qué vaina es esa de apelar al poder constituyente cada vez que la norma constitucional aprieta? Yo nací en este país, soy venezolano, tanto como cualquiera, no recibo sueldos del exterior, lo menos que puedo esperar es que se me trate de manera respetuosa y se escuche mi voz cuando tenga cosas que decir con relación al devenir del país donde vivo, donde crío a mi hijo, donde intento ser feliz. Es una lástima que el Poder tenga esa tentación de atropellar a quienes pensamos diferente. Se trata de la tentación de quedarse con todo, de arrebatar a lo loco. Tentaciones, tentaciones.

Notas anteriores en Otra mirada
Lorent Saleh
24/09/2014
Jugar a la violencia
Sobre la imposibilidad de defender lo indefendible. Acá hay gente dispuesta a reducir sus espacios de libertad por obtener algún grado de seguridad. Todo golpe de Estado es malo por definición, que tiende a abrir una brecha hacia la incertidumbre
Protestas
17/09/2014
Reflexiones trasnochadas
El alma venezolana anda todavía detrás de un hombre a caballo. Estamos atrapados en la lógica de la Venezuela Heroica, somos un pueblo de carencias espirituales, por lo que tenemos la responsabilidad de reflexionar acerca del momento histórico en el cual nos encontramos
Maduro
10/09/2014
Berenjenal
El gobierno no asume culpas ni responsabilidades. Las políticas públicas se hacen por las aspiraciones de algunos y no por los impactos efectivos sobre la gente. Nos hemos convertido en una sociedad dependiente, improductiva, profundamente rentística y corrupta
Captahuellas
03/09/2014
CINISMOS
Para el gobierno todo está chévere. En el contexto de nuestros eufemismos cotidianos al racionamiento lo llamamos Sistema Biométrico. Yo no veo conspiraciones en el camino, veo, eso sí, una gran incapacidad en el manejo de lo público
Periódico
27/08/2014
¿Comunicación social?
Hacer comunicación social es diferente a hacer teología. El periodismo debe permitir que el consumidor de la información construya su propio punto de vista. Se asoma la posibilidad de sustituir lo que hay simplemente porque es incómodo a la clase gobernante
Estacionamiento
20/08/2014
Danza de los equívocos
Uno no puede gobernar por decreto y esperar que las cosas se resuelvan por sí mismas. Vivimos el quiebre moral de nuestro proyecto de sociedad, a favor del bienestar de unos pocos
Colas
13/08/2014
Luces, cámara, acción
Los productores del gobierno se inventan una trama de complicaciones para joderles la vida a los demás. Uno entiende que el deterioro permanente que enfrentamos no puede ser producto de la casualidad
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas