CARACAS, miércoles 17 de septiembre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Opinión | 20/11/2012
Nada ha terminado
Tenemos razones para estar orgullosos y tristes.Desde allí tenemos que valorar los aportes de aquellos que ya no están y que nos dieron el espacio para reconocer que tenemos derechos que no queremos perder
ANA JULIA NIÑO GAMBOA
Chávez
0 0a

Menos mal que los que nos antecedieron en la sociedad no se dieron por vencidos ante la dictadura, ante gobiernos totalitarios o ante farsantes fachos pendientes de traficar con la necesidad de los menos favorecidos. Menos mal que las mujeres pelearon hasta lograr salir de opresiones que hoy nos espantan.

Gracias a todos los que, seguramente a pesar de sus depresiones individuales o colectivas, no colgaron los guantes y abrieron espacios que hoy disfrutamos, y pensamos que vinieron de la nada, que son derechos que nos pertenecen desde siempre.

La alegría de salir y respirar, protestar, oponerse a lo que consideramos ilegítimo. Criticar lo que nos diferencia, acceder a la información que merezco desde cualquier plataforma.

La alegría de mirarme en los ojos de los seres que amamos y que nos aman, a pesar de nosotros mismos; la dicha de pensar que tengo un futuro, un plan de vida para materializarlo o para cambiarlo es una apuesta que no empezó hace 14 años.

Desde siempre la realidad nos despierta para tomar cada letra de la semana, literalmente para armar la oración que nos mantiene en pie. A veces esa simple oración compone nuestro mundo y recompone nuestro ánimo.

En este momento, es nuestro ánimo el comprometido.Hemos sido tocados desde muchos ángulos por efectos desalentadores. Parece que todo se pierde y se diluyen las esperanzas puestas en una fecha determinada.

He allí parte del inconveniente que hoy paraliza a unos y permite que otros refuercen los mecanismos de desesperanza aprendida, elemento afiliado a una ideología política reforzada por el desmantelamiento de instituciones referentes de ciudadanía.

Sin embargo, gracias que existen los "sin embargo".No se discute el desánimo, ni hay sentencias condenatorias por querer claudicar. Es válido porque en el fondo cada vez que vivimos una crisis que no nos mata, nos vemos compelidos a reinventarnos.

A crear nuevos espacios para hacer lo que sabemos: vivir y vivir en dignidad. Es allí donde reside la espera de lo que sabemos va a llegar. Hoy es uno de esos momentos en los que debemos parar un momento, poner el mute y sacudir la cabeza reconociendo que es este país el que nos toca enfrentar. Dije "nos toca", no es tarea de un mesías, del salvador y menos de un triunfador.

Al fin y al cabo, en serio, ¿ustedes creen que alguien, luego del 7-O, se siente verdaderamente feliz y triunfador? Hasta el gobierno esperaba que no se reconocieran resultados para tener la excusa de ir por la vía rápida.

Tenemos razones para estar orgullosos y tristes.Desde allí tenemos que valorar los aportes de aquellos que ya no están y que nos dieron el espacio para reconocer que tenemos derechos que no queremos perder.

De no haber sido así, ni siquiera podríamos saber que esos derechos existen y nos corresponden.Nos toca reivindicar la tristeza, conocerla y usarla como motor de arranque para salir de ella. Anda, nada ha terminado y nadie dijo que sería fácil.

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas