CARACAS, domingo 19 de abril, 2015
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Cronicario | 20/11/2012
Adela, la enfermera
Es la primera transgénero elegida como concejal en Cuba. Legalmente identificado como José Agustín Hernández y conocida como “la enfermera”, su elección como delegada a la Asamblea Municipal del Poder Popular en la localidad de Caibarién, es una novedad en un país que persiguió a los homosexuales
Adela
0 0a

Dice que sufrió el menosprecio, que fue denunciada, que estuvo presa, pero que jamás dejó de lado sus convicciones o fue hipócrita; y a sus 48 años Adela, conocida como “la enfermera”, se convirtió en la primera persona transgénero que asume un cargo electoral en Cuba.

“Soy alguien que se pone metas”, dijo con fuerte tono de voz Adela, legalmente José Agustín Hernández, quien fue elegida a comienzos de noviembre como delegada a la Asamblea Municipal del Poder Popular en la localidad de Caibarién, provincia de Villa Clara a unos 400 kilómetros de la capital.

Su cargo es el equivalente a concejal de otros países, el primer nivel del sistema comicial cubano que podría llevarla también a comienzos de 2013 –cuando se celebren los comicios para esa instancia– a ser diputada del Parlamento. Por norma, el Parlamento debe tener al menos el 50% de su membresía proveniente de la base municipal.

Adela no estuvo nominada por ninguna organización política, porque en la isla son los vecinos divididos en pequeñas circunscripciones quienes proponen y luego votan por sus candidatos, sin que el Partido Comunista –el único con estatus legal– tenga participación oficial. Hernández ganó en segunda vuelta –en la primera no alcanzó el 50% más uno– por 280 votos contra los 170 de su contrincante.

UN LARGO PROCESO
Su elección es una novedad en el marco de un proceso revolucionario que comenzó en los 60 con el encarcelamiento de los homosexuales, la apología de la valentía “masculina” y en el cual en los últimos años se dio un giro tan rotundo que el sistema de salud público aprobó un programa de cirugías de reasignación sexual entre los más avanzados del continente.

“Soy presidente o presidenta (se ríe) de mi Comité de Defensa de la Revolución (los populares centros vecinales conocidos como CDR) hace 28 años y ahora me tracé esta meta (ser delegado) que es un triunfo muy grande porque soy una transexual, sin operarme”, explicó durante una entrevista en la cual algunas veces se identificaba con géneros femenino y masculino alternativamente.

“Mis vecinos me conocen como Adela, la enfermera”, aclaró. “La preferencia sexual no determina que tú seas o no seas revolucionario, eso se lleva por dentro”, añadió. Nacida en un central azucarero en el centro del país, Hernández sintió el rechazo de su familia y su propio padre la denunció por homosexual lo que le costó dos años en la cárcel entre 1980 y 1982. Tuvo que mudarse de ciudad y hasta batirse a “puñetazos” para ser respetada.

Durante algún tiempo sobrevivió actuando como travesti –y todavía lo hace algunas veces– pero con el paso de las décadas consiguió trabajo primero como auxiliar de limpieza en un hospital, se hizo enfermera y actualmente es técnico especialista en electrocardiogramas.

“Tenemos que tener más comprensión por parte de las personas que se creen normales”, indicó Adela, para quien también los gays deberían integrase más y participar más. “Los homosexuales tienen que ser respetados, pero también respetar y ser más abiertos”.

Mientras tanto, Adela espera que su trabajo como delegada municipal rinda frutos para la comunidad donde vive, un sector pobre de Caibarién. “Ante todo soy muy revolucionaria independientemente de las cosas malas que existen, que existieron. Sigo confiando en esta revolución”, aseguró. “Represento a una comunidad pero siempre voy a tener presente la defensa de los homosexuales”.

Notas anteriores en Cronicario
mineros chilenos
19/04/2015
Lulú quiere viajar
Hoy quiero confesarte que me gustaría viajar, salir de esta historieta y conocer mundo como lo hacen los seres humanos. Me fascinaría ir de compras en el boulevard de un país lejano, lucir allá mis bucles y mi sempiterno trajecito rojo.
mineros chilenos
17/04/2015
Yo vi el cadáver de Stalin
La muerte de Stalin fue un hecho repentino, no llegaba a imaginármelo muerto. Formaba parte de mí mismo y no entendía de qué manera podríamos vivir sin él. Una especie de entorpecimiento se adueñó de todos. Los hombres se habían hecho a la idea de que Stalin pensaba por ellos. Sin él se sentían perdidos.
mineros chilenos
13/04/2015
EL HINCHA
Una vez por semana, el hincha huye de su casa y asiste al estadio, que al final se queda solo y también el hincha regresa a su soledad, yo que ha sido nosotros: el hincha se aleja, se dispersa, se pierde, y el domingo es melancólico como un miércoles de cenizas después de la muerte del carnaval
mineros chilenos
06/04/2015
Carta de amor
Porque no hay dinero que compre este sentimiento que me mantiene vivo. Por esto y más te digo desde el fondo de mi alma que te amo Venezuela, alma que desde mi nacimiento lleva tatuada tu bandera, ante ti y ante el mundo juro que no descansare hasta verte correr de nuevo luego de levantarte de esa silla de ruedas en la que te tienen para jugar contigo.
mineros chilenos
23/03/2015
Elefantes en la red
¿Qué pensará el pueblo que ve transcurrir el domingo, el sagrado día que antes dedicaba al descanso y al esparcimiento, llevando horas de sol en una cola para conseguir que comer? ¿Qué cruzará por la mente de quienes sufren en los ruinosos puestos asistenciales clamando por sus vidas cuando ven la dolce vita de quienes integraron este elenco revolucionario en los suntuosos predios del imperio?
mineros chilenos
19/03/2015
CAMINO A LA TORTURA
Aunque se han conseguido logros para erradicar la ablación, lo cierto es que 70 millones de mujeres africanas la han sufrido y en una treintena de países del continente se sigue practicando a diario, sobre todo, en la franja saheliana
mineros chilenos
09/03/2015
CENANDO CON MUGABE
La huella que dejó esta masacre en la memoria africana es tal (Occidente prefirió ignorar los hechos), que en el reciente enfrentamiento en Libia, se corrió el rumor de que los mercenarios contratados por Gadafi estaban liderados por los oficiales responsables de dicha matanza, rumor alimentado por la repetición del patrón de la violación como práctica de guerra. Robert Mugabe se jacta de un catolicismo llano y agrede a cualquier sacerdote que le pida cuentas. No admite ninguna responsabilidad de sus actos de gobierno y cada vez es más creciente su temor a perder el poder
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas