CARACAS, lunes 28 de julio, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Mutatis Mutandi | 18/11/2012 | 1 Comentarios
Defensa del voto
La Unidad es un valor superior, que debe ser defendido a todo evento. Si todos vamos a votar con convicción, las fuerzas democráticas podrían obtener, en las elecciones que se aproximan, hasta 8 gobernaciones en algunas entidades de peso específico nada desdeñable. Sería un mensaje político de gran importancia.Vamos a colocar nuestro aporte. Tenemos que organizarnos y hacernos sentir. Votar es el primer paso
ALONSO MOLEIRO
Electores
2 1a

No es cierto que asistimos a las elecciones del pasado 7 de octubre sin tener claro los riesgos que corríamos. Constituye una verdadera falacia afirmar que nos llevaron engañados, que a todos nos vieron cara de tontos, que las reglas de juego eran desconocidas, que nos estábamos enterando sobre quién era Socorro Hernández.

Concurrir a esta y otras citas electorales en este tiempo histórico no ha sido ejercicio deportivo. Es una decisión política que la dirigencia de la MUD tomó, acompañado por toda la sociedad democrática, aún al corriente de las dificultades técnicas y las discutibles decisiones administrativas que del Consejo Nacional Electoral. Una vez que todos probamos con amargura cuan inconducente e inútil fue haber recorrido el derrotero electoral de la abstención del año 2005.

En lugar de seguir cavilando reflexiones en torno al alcance de la abstención y la substancia de la nada ­ese abismo que tres o cuatro articulistas lunáticos siguen empeñados en navegar-, lo que Henrique Capriles Radonski y la MUD decidieron fue lo que indicaba cualquier manual de comprensión del ejercicio político: asumir riesgos y colocar la retina en un horizonte que estaba a la mano, a partir de la comprensión de una circunstancia concreta.

Sobre la base de esta realidad asistimos en otras ocasiones a pasajes electorales en las cuales las cosas fueron distintas. El Referéndum de la Reforma; las elecciones parlamentarias y la obtención de espacios de poder de importancia capital, como las Gobernaciones del Zulia, Miranda y Carabobo o las alcaldías de Maracaibo y Sucre.

Con ese cuestionable aparato administrativo escogimos a nuestro candidato en la consulta del pasado 12 de febrero. Entonces y ahora usamos encuestadoras como parámetro que nos permitiera ubicarnos para tomar decisiones en todos los ámbitos. No quisimos, luego, atender sus advertencias: un mes antes de las pasadas elecciones presidenciales algunas de ellas nos retrataron la circunstancia que luego nos tocó vivir.

Votar no es un juego de niños; la realidad no se compone con pataletas pueriles; en esta compleja circunstancia nos metimos solos; la lucha, y la vida en general, es un ejercicio continuo y sin fin, válido y pertinente mientras exista fuelle para seguir respirando.

No siempre que se lucha se obtiene la victoria: nadie por eso deja de luchar. La oposición tiene en estos momentos la fuerza suficiente para ejercer la presión necesaria y hacer respetar la validez de la Constitución Nacional, pero para ello es necesario que concentremos disciplinadamente los esfuerzos en las dos citas electorales que se aproximan. Con una actitud contralora e intransigente, pero sin dejar de asistir.

Esa es la realidad de la sociedad democrática y esos son sus retos. Por mucho que sea cierto, porque lo es, que ha llegado la hora de subirle el tono a los extravíos y los excesos institucionales de un Consejo Nacional Electoral de comportamiento cuestionable e indudable corazoncito chavista.

Soy de los que piensan que, a diferencia de lo sucedido en otras ocasiones, la MUD concluyó, hasta el pasado mes de Octubre, una maniobra política de enorme peso cualitativo. Estoy seguro de que, antes de saber los resultados del mes pasado, esta era una apreciación compartida por todos.

La derrota electoral, sin embargo, nos trajo a las manos un mensaje concreto: la lucha social, la defensa de la Constitución, y en general, la agitación política, no puede quedar circunscrita a momentos electorales.

Mucho menos cuando el adversario es un ente millonario e inescrupuloso, que ha hecho de la campaña entre la población un suceso cotidiano y que es capaz de violentar sin el menor recato las normas que fomenta si siente que con eso va retener lo único que le importa: el poder. No podemos perderlo de vista: la derrota electoral del mes pasado se fraguó durante 2011.

La MUD tiene que fortalecer su aparato; los dirigentes de la Unidad, trabajar coordinadamente; la bancada parlamentaria saldar la enorme deuda que tienen con el país. Los liderazgos existentes, comenzando por el de Henrique Capriles, es necesario cultivarlos y promoverlos.

La Unidad es un valor superior, que debe ser defendido a todo evento. La propalación de unos valores, de un proceder, la construcción de un horizonte compartido, el desarrollo de una realidad programática, la gesta definitiva de la salvación del país, no es precisamente un asunto de distribución sonajeros y pitos, de truchimanes y oportunistas, de candidatos portátiles enamorados de sus rostros, especialistas en sonreír a la cámara con el dedo pulgar levantado.

Si todos vamos a votar con convicción, las fuerzas democráticas podrían obtener, en las elecciones que se aproximan, hasta 8 gobernaciones en algunas entidades de peso específico nada desdeñable. Sería un mensaje político de gran importancia.

Un parámetro adecuado para iniciar un debate sobre la Constitución que nos hemos dado los venezolanos y el tipo de sociedad que queremos construir en estos años. No estamos solos. Somos muchos.

Seguimos creciendo. Presenciamos un liderazgo que dejó el cuero en la pasada campaña, haciendo gala de un esfuerzo logístico y físico sin precedentes. Vamos a colocar nuestro aporte. Tenemos que organizarnos y hacernos sentir. Votar es el primer paso.
 

Notas anteriores en Mutatis Mutandi
Chavismo
27/07/2014
El ocaso rojo
La jerarquía del PSUV insiste en comportarse como si nada especialmente importante estuviera pasando en Venezuela. Maduro, Cabello ­y también Jaua, Rangel, y Aristóbulo Istúriz- siguen empeñados en colocar el sucio debajo de la alfombra y proscribir un debate que muchos militantes rojos están pidiendo
Protestas
19/07/2014
Después de la Salida
Las crisis sociales no siempre tienen la aproximación estética, el escrúpulo por lo incruento, la ductilidad y fluidez que quisiéramos. Son cuerpos vivos, alimentados por contradicciones y tensiones frente a las cuales hay que tener una respuesta política. Nada lograremos regañando a la audiencia. El descontento social no se planifica
Autobuses
12/07/2014
El vacío
La Unidad se reúne, acuerda, convoca a elecciones primarias, organiza unos recorridos y coloca unas tarjetas a disposición de la ciudadanía cuando toca ir a votar. Cuando las elecciones se consuman, la Unidad se fragmenta, y en ocasiones, casi desaparece. La Oposición regresa a su actual estado desarticulado e irregular
Vanessa Davis
22/06/2014
Vanessa Davis y Giordani
Dentro del chavismo, dos personalidades por demás apreciadas. Ambos practican una vida cotidiana austera y tienen una clara independencia de criterios, sin dejar de ser vistos como genuinos revolucionarios. Giordani pudo sembrar un entorno de aprendices y su pensamiento tiene gran influencia en sectores sociales del chavismo intransigente
Protestas
31/05/2014
Cápsulas de la crisis
En Venezuela los papeles se invirtieron: ahora es el chavismo el que alude en la televisión la existencia de una país que no existe. El chavismo se opaca, se rutiniza. Su liderazgo no existe. Se ha vuelto propaganda y burocracia
Barrio
17/05/2014
Diálogo tras el diálogo
El chavismo no quiere terminar de aceptar el gravísimo malestar social que está en cocción. Sin medios de comunicación a los cuales responsabilizar de algo. En Venezuela, de acuerdo a esta óptica, hay un problema vial: los guarimberos
Marcha
10/05/2014
Apuntes de un optimista
Más de la mitad del país responsabiliza directamente al gobierno, y a Nicolás Maduro de la crisis, que ni el más irracional defensor del chavismo podría dejar de sentir, aunque la disimule. Más del 70% de los venezolanos está preocupado por su futuro. Pero, en medio de esta tormenta, hay que decir que la oposición ha completado un aceptable proceso de renovación, si comparamos lo que existe hoy con lo que había hace 10 años. Es una fuerza respetada en el exterior, con líderes que el país reconoce y acepta
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas