CARACAS, viernes 31 de octubre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
La Nación | 16/11/2012
Arepas Verdes
En estos días está en boga el Estado comunal y la amenaza de una Constituyente, porque el Gobierno busca por los caminos verdes aquello que no pudo conseguir por los votos a finales de 2007
SEBASTIÁN DE LA NUEZ
Proceso Constituyente
0 0a

Razón tenía Cat Stevens al preguntar dónde jugarán los niños luego de tanto invento y construcción de rascacielos.

¿En qué lugar de Caracas juegan los niños hoy, sobre todo aquellos que no tienen la suerte de estudiar en un colegio como el San Agustín de El Paraíso, donde, en todo caso, lo hacen siempre dentro de unos límites demarcados por muros? Cuando yo era niño tenía solares inmensos a disposición para jugar con piedras, tierra y escombros pues acababan de derribar la urbanización El Conde para luego construir, allí mismo, lo que hoy se conoce como Parque Central.

Había calles para patinar o montar en bicicleta. Había un cine San Bernardino que anunciaba sus películas en V.I.N. y una cafetería donde mi padre iba de tertulia mientras yo me tomaba una Hit de piña.

Razón tenía Cat Stevens con Where do the children play y eso que no conocía Caracas. Hoy, la ciudad es rebanada, despedazada, violentada. Los esperpentos de la Gran Misión Vivienda y la secta satánica de los motorizados la tienen frita.

Cada vez hay menos sorpresas en una tertulia. Las conversaciones en los cafés se repiten con obstinación: suelen guiarse por lo que aparece en los periódicos, es inevitable en una ciudad cada vez más ombliguista, más onanista.

La gente trata de ordenar el caos verbalizando las noticias por la mañana junto al café con leche; un caos que, por cierto, ella misma contribuyó a desatar sobre todo con sus votos de 1998. La política está en los titulares y también en las columnas de opinión donde se sigue de forma inevitable el curso que marca el Gobierno. La política brota en la radio y en la televisión, amenaza con meterse en el lecho conyugal.

Marino González dice en un foro que deben formarse los dirigentes de los partidos, y que las universidades tienen una asignatura pendiente allí. Mejores partidos, partidos que sepan subir cerro y convencer a la gente de que hay un mundo mejor posible. Cierto.

En estos días está en boga el Estado comunal y la amenaza de una Constituyente porque el Gobierno busca por los caminos verdes aquello que no pudo conseguir por los votos a finales de 2007. En un coloquio organizado por el periódico Últimas Noticias, la viceministra de las comunas, una tal señora Godoy, dice que las críticas son bienvenidas siempre y cuando sean "organizadas" y añade: "Las leyes nacidas en revolución han sido propuestas por el pueblo".

Un país donde los ministros sean la Fosforito, Giordani, Hansonn o Maduro no puede ser sino un país patético.El ambiente es opresivo y uno lo mide en las tertulias. La gente habla de beisbol o del Estado comunal, que probablemente convierta a tu vecino en un comisario.

El Gobierno tiene centrales azucareros, procesadoras de café, cementeras, fábricas de productos lácteos, puertos, aeropuertos que se incendian, refinerías que también se incendian y areperas. La masa de las arepas podría denominarse algún día Soylent Green, como la película de Richard Fleischer. Venezuela se desangra en cada crimen: más de trescientos policías asesinados para quitarles el armamento es solo una cifra de 2012. Una más.

Poco a poco, elección tras elección, cadena tras cadena, el destino nos alcanza. Terminará por ofrecer una pasta verde, harto sospechosa, como único alimento disponible en cada Mercal. Una masa para arepas color verde. El déficit fiscal del año que viene será monstruoso, ya lo anunció un economista con mayor propiedad que uno, porque la fiesta derrochadora del año electoral producirá una resaca dolorosa. Soylent Green.

Una vieja canción vuelve a sonar, esta vez en el iPod, mientras Marino González aboga porque la sociedad le dé más herramientas, más fortalezas, a quienes dirigen los partidos políticos. González, sin duda, es un hombre de mucho sentido común pero a él también habría que preguntarle: dígame, señor González, mientras los partidos políticos se fortalecen y sus dirigentes se empoderan, ¿en qué país jugarán sus niños? ¿En el país del Estado chantajista, verdugo de todas las ilusiones?

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas