CARACAS, lunes 24 de noviembre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Cronicario | 16/11/2012
Buscando a mi hijo
Una caravana de madres de emigrantes centroamericanos recorre México durante 19 días. Denuncian la desaparición de miles de familiares en su camino a EE UU
PAULA CHOUZA / El País (Madrid)
Mujer mexicana
0 0a

A media tarde del jueves, en el zócalo de la ciudad mexicana de Puebla, a dos horas de la capital, Carmen aprieta los labios cuando se le pregunta por su hijo mayor, Álvaro, cuya foto lleva colgada al cuello.

"De los cuatro que tengo es el mejor. Hasta me compró una lavadora y una cocina antes de irse". Nicaragüense afincado en Costa Rica, el joven decidió viajar a Estados Unidos para buscar una oportunidad mejor. Su madre le perdió la pista en Tabasco, desde donde llamó para pedir 100 dólares a su hermana. "Yo tengo que decir que está vivo porque si no me muero yo", reconoce.

Como Carmen, miles de madres de países centroamericanos siguen buscando hoy desesperadas a sus hijos, que desaparecieron en su tránsito por México cuando trataban de alcanzar el sueño americano. Subidos a La Bestia [el tren que recorre de sur a norte el país y que es considerado el más peligroso del mundo] o asaltados por el camino, se estima que un total de 70.000 personas han desaparecido desde 2006.

 "Muchos se quedan sin nada, les quitan hasta su identidad y se ven obligados a vagabundear, caen en manos del crimen organizado o no tienen nada para volver a su país", explica Marta Sánchez Soler, coordinadora de la caravana de madres de emigrantes desaparecidos, que durante 19 días y formada por 38 mujeres de El Salvador, Nicaragua, Honduras y Guatemala recorre 4.800 kilómetros del territorio mexicano en dos autobuses.

Cuando Emeteria Martínez se reencontró con su hija en la estación de Lechería (Estado de México) en 2010 llevaba buscándola 20 años. La joven había partido de Honduras también hacia EE UU, pero en México sufrió un asalto y perdió todo. Por aquel entonces no había teléfonos móviles y el pueblo donde vivía originalmente tampoco tenía direcciones en las calles, por lo que no halló el modo de comunicarse. Casi dos décadas después, una imagen de su madre en Internet con su foto colgando del cuello y unas señas para contactar con ella hizo posible el reencuentro.

El día que Mercedes Moreno, salvadoreña residente en Los Ángeles desde 1976, vio aquella historia por televisión se hizo muchas preguntas. La primera, cómo aquella madre hondureña había conseguido llegar a México sola. Su hijo había sido deportado desde EE UU al Salvador en 1988 después de que la policía lo detuviese en una carretera de Montana y le pidiese un documento que no tenía. “En mi país todavía había guerra civil, así que al poco de llegar lo detuvieron y lo encerraron en una cárcel del departamento de San Vicente, donde lo torturaron durante seis meses”.

En cuanto fue posible la familia quiso sacarlo del país y pagó a un coyote [la persona que transporta a inmigrantes de forma ilegal] que consiguió llevarlo hasta Ciudad de México, donde desapareció. Trató de buscarlo por su cuenta pero no obtuvo resultados. El relato de Emeteria Martínez reactivó sus esperanzas y averiguó el modo de ponerse en contacto con el Movimiento Migrante Mesoamericano, organización que con su trabajo hizo posible el reencuentro.

Aunque la caravana está activa desde 2006, no fue hasta 2011 que contó con la ayuda necesaria para llegar todo lo lejos que sus gestores querían y cumplir los objetivos: Buscar a los desaparecidos, denunciar lo que ocurre para lograr que el tema esté presente en la agenda nacional y conseguir la empatía de la comunidad y la implicación de los actores locales en cada una de las paradas que realiza la caravana, un total de 23.

"Allá donde vamos nos estamos reuniendo con las autoridades y nos están prometiendo de todo", señala Fray Tomás, otro de los impulsores de la iniciativa. Marta Sánchez va más allá: "Los tenemos enamorados, pero aunque ha habido avances, son pocos". En este sentido el Movimiento reivindica un tránsito seguro para los inmigrantes en México y la puesta en marcha de los mecanismos necesarios para resolver los casos de desaparecidos. “En este país no existe una base de datos única que especifique cuántos inmigrantes hay y dónde están, no se identifican los cadáveres, tampoco hay fiscalías especializadas y al inmigrante que denuncia, lo meten en la cárcel”.

En su ruta por México la caravana, que este fin de semana se instala en el Distrito Federal, tiene previstos cinco reencuentros que son fruto del trabajo del año pasado. “Ayer mismo, en un mercado de Tlaxcala, diez personas reconocieron al hijo de una mujer nicaragüense”, explica Sánchez Soler.

La coordinadora reconoce que los sentimientos de las madres son encontrados y que a lo largo de la ruta sufren altibajos. "Es desgastante y yo además tengo varias enfermedades, pero ya no me siento tan sola", asegura la salvadoreña Mercedes. Una sensación, la de compañía, que comparten todas las madres que unieron su voz para seguir buscando y mantener viva la esperanza.

Notas anteriores en Cronicario
mineros chilenos
20/11/2014
CENSURAR A CHAPLIN
En su autobiografía el propio Chaplin escribió que si él hubiera sido consciente de los horrores del nazismo, jamás hubiera hecho El Gran Dictador. La película se estrenó en 1940. Si Chaplin hubiese tenido su censor encendido, jamás se lo hubiésemos perdonado
mineros chilenos
14/11/2014
El país de entonces y de ahora
Hace 25 años cayó el Muro. Todos saben lo que ocurrió en Berlín, pero, ¿qué pasó en los demás países del bloque? Tres testigos de la época narran el caso de Rumania con sus recuerdos de primera mano
mineros chilenos
12/11/2014
EL RECOLECTOR
Shunk se mudó en el ochenta a Westbeth, una área de Manhattan donde pululan los artistas, pero siempre rehuyó el contacto con sus colegas o con sus vecinos. Sus ingresos eran magros, y nadie sabía que Shunk había llenado su apartamento de obras de arte que se cotizan en millones de dólares. Quien lo descubrió fue Kelly, el recolector de basura
mineros chilenos
10/11/2014
Cuentos contados por sí mismos
Se trata de historias que para constituirse se valen de focos e instancias contextuales a veces divergentes, que van desde el cuadro-mito de La última cena hasta la relación entre vida e imaginación en el vivir de un escritor, pasando por las sustanciosas encrucijadas en que tales vida, imaginación y experiencia de vivir se combinan incesantemente en la consistencia vital de todos los personajes.
mineros chilenos
04/11/2014
De Cruz a Calle Ciega
De Cruz a Calle Ciega, Cruz a Cola de Pato y Cruz a Tajamar, en la parroquia La Pastora, teníamos a sastres, modistos, costureras, cantantes, deportistas, sacerdotes, médicos y pequeños empresarios. Muchos de nuestros difuntos me conocieron de niño y me quisieron como uno más de su familia. Hoy deseo recordarles como el primer día de mi vida
mineros chilenos
03/11/2014
Sueños de cárcel
Imagino que un día cualquiera a un conjunto de jueces le da por hacer justicia y aparece una lista de, digamos, 100 imputados. Estarían funcionarios y empresarios corruptos y muchas pruebas para demostrarlo
mineros chilenos
27/10/2014
El maestro de la pintura
Una gradación de valores plásticos se impone a partir de explosivos cromatismos dominantes, verdes, naranjas, ocres, amarillos, violetas, magentas y grises. Se despliegan sobre la tela, difuminados en una gama sobria y a la vez barroca de colores, con un entramado reticular, de puntos, líneas, trazos tenues, de textura y empaste puramente ópticos
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas