CARACAS, viernes 24 de octubre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Salud | 15/11/2012 | 1 Comentarios
El cerebro no responde
El ACV es un evento vascular que no avisa. 15 millones de personas en el mundo la sufren y es una de las primeras causas de muerte e incapacidad adquirida. El estrés, hipertensión arterial, problemas de colesterol y obesidad figuran entre los factores de riesgo
MARÍA IULA
Tomografía
9 1a

Como todas las mañanas, Pablo sale temprano a trotar por los alrededores de su casa, pero siente que se le tensa el músculo del brazo izquierdo y, seguidamente, ocurre lo mismo con una pierna, pierde el control y cae al piso. Tres meses después se entera. Este abogado de 46 años sufrió un accidente cerebrovascular (también se conoce como Evento Vascular Cerebral), que al haber sido atendido a tiempo no agravó su condición y no lo remitió a la lista de pacientes con afectaciones de motricidad y habla.

No hay que extrañarse. Cada año, 15 millones de personas en todo el mundo tienen un Evento Vascular Cerebral, por lo que se le considera una de las principales causas de muerte e incapacidad adquirida. En Latinoamérica la tasa de incidencia gira en torno a 150 casos por 100 mil habitantes y las tasas de mortalidad varían de 10% a 55%. Popularmente conocido como trombosis, los accidentes cerebrovasculares ocurren por la interrupción del flujo sanguíneo normal hacia el cerebro, que provoca alteraciones en el metabolismo cerebral lo cual puede originar, entre otras consecuencias, la muerte del tejido cerebral.

FACTORES DE RIESGOS Y DAÑOS
El accidente cerebrovascular o evento vascular cerebral comparte factores de riesgos con los eventos cardiovasculares, como la hipertensión arterial, problemas de colesterol, triglicéridos, trastornos del metabolismo de los azúcares, estrés, ingesta de alcohol, vida sedentaria y obesidad. El doctor Sigfrido Sánchez, internista y neurólogo especialista en ultrasonido vascular explica que el ACV es una patología caracterizada por presentar trastorno neurológico súbito, es decir, que no avisa y se expresa por alteraciones de diversas funciones como la sensibilidad, motricidad, lenguaje, visión, audición, entre otras.

Una secuela importante de estos accidentes es la espasticidad, afección que refleja trastorno motor del sistema nervioso en el que los músculos se mantienen contraídos, y puede ocasionar dolor, deformidad y reducción de la función motora, causando un fuerte impacto negativo en la calidad de vida de los pacientes. De hecho, una encuesta reciente reportó que los peores síntomas son: rigidez o amplitud del movimiento en los músculos afectados, postura anormal, dolor, incapacidad para dormir y limitaciones en las actividades de la vida diaria, como bañarse, vestirse, etc.

El doctor Sánchez refiere que entre 20% y 30% de los pacientes que tienen un accidente cerebrovascular con trastorno motor van a desarrollar espasticidad, que se puede presentar luego de lesiones de la médula espinal, parálisis cerebral, daño al cerebro debido a falta de oxígeno, traumatismo cerebral, lesión grave en la cabeza y ciertas enfermedades metabólicas.

Los signos que la caracterizan son aumento del tono muscular, resistencia del músculo al estiramiento, la exageración de los reflejos, espasmos musculares, postura en tijera (involuntario cruce de las piernas) y las articulaciones fijas.

"Hoy en día se busca que el tratamiento para el EVC sea lo más precoz posible, es decir, apenas se produzca el evento.  Se estabiliza al paciente e inmediatamente se trabaja sobre las complicaciones motoras", explica el neurólogo y apunta a que es en este momento en el cual interviene el fisiatra para la evaluación e inicio del tratamiento no farmacológico (rehabilitación) o farmacológico.

Uno de los tratamientos farmacológicos utilizados para la espasticidad posterior a un EVC disponible en Venezuela de forma gratuita en los servicios de fisiatría y rehabilitación del IVSS es la toxina Onabotulinum A (toxina botulínica tipo A), la cual bloquea las señales nerviosas que provocan rigidez y movimientos incontrolables.  "Hasta ahora la respuesta al tratamiento ha sido alentador, logrando optimizar la calidad de vida de los pacientes. Recordemos que este es el objetivo".

LOS PRIMEROS 5 MINUTOS
El ACV es una emergencia médica. La atención inmediata puede salvar vidas y reducir la discapacidad. Lo primero por hacer es llamar al sistema de emergencia. En Venezuela se calcula que una ambulancia tarda 40 minutos en llegar al sitio requerido. Es muy importante para quien está experimentando síntomas de accidente cerebrovascular llegar al hospital lo más rápido posible. Si el ACV fue causado por un coágulo sanguíneo, se puede administrar un fármaco trombolítico para disolverlo. La mayoría de las veces, los pacientes deben ingresar a la emergencia dentro de un período de 3 horas después de los síntomas. Hay quienes pueden ser capaces de recibir estos fármacos hasta por 4 a 5 horas después del inicio de los síntomas. El tratamiento dependerá de cuán grave fue el ACV y qué lo causó. La mayoría de las personas que lo padecen necesitan hospitalización.

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas