CARACAS, sábado 28 de marzo, 2015
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Cronicario | 14/11/2012
El horror en Siria
Para los residentes de Damasco, la capital de Siria, su rutina tiene ya poco que ver con la vida previa al conflicto armado. La esquizofrenia es una de las consecuencias de vivir en una zona de guerra
LINA SINJAB / BBC
Violencia en Siria
0 0a

Hoy, como muchos otros días aquí en Siria, me siento esquizofrénica. Me despierto, me levanto de la cama e intento vivir una vida “normal”. Busco atenta el sonido de los pájaros, pero no hay forma de escucharlo… una fuerte voz se impone sobre el resto de sonidos y yo intento ignorarla. Y en mi mente aparece una imagen, la de edificios derrumbados y civiles siendo rescatados de entre los escombros.

Esta voz se siente cada vez más fuerte y más cercana… Es un ruido al que cada vez estamos más acostumbrados aquí, el de los aviones de guerra tipo MiG. Cierro mis ojos de nuevo, intentando bloquearlo, pero no se va. Los aviones están volando más cerca, o eso parece.

¡Boom! Una gran explosión… luego otra… las bombas caen del cielo. Y puedo oir más aviones volando sobre mí, señal de que habrá más explosiones pronto. Intento no pensar en dónde podrían caer las bombas. Preparo el café y me quedo en silencio, aunque tengo cierta sensación de traición. El café aquí es un lujo. Intento desterrar las imágenes de cuerpos sin vida y niños llorando, quiero sobrevivir. Y me odio todavía más por ello.

ESTAMOS JUNTOS
Mientras subo las escaleras que llevan a la terraza, desde donde puedo ver los estragos del fuego, se oye otra explosión. Veo a mis vecinos asomados a los balcones, mirando a todas partes. Incluso aquella mujer mayor que apenas puede caminar se asoma para buscar rastros de muerte.

Y así prosigue la vida otra vez, encendiendo la televisión, que muestra imágenes de rebeldes ejecutando a oficiales del ejército. Apago el televisor y pongo algo de música. ¿Música? Mejor dicho, esfuerzos desesperados por vivir con normalidad.

Pienso en los amigos que se han ido de Damasco, en los momentos pasados de felicidad, risas y fiestas.Todo eso también se ha ido. Los que se han quedado son los que no pueden marcharse, o aquellos que quieren vivir aquí aún sabiendo que la muerte les puede estar esperando a la vuelta de la esquina.

Sabiendo que podemos morir en cualquier momento hemos aprendido a apreciar los instantes juntos, a tener momentos de calidad siempre que se pueda. Y los lazos se han vuelto más fuertes.

Reímos a pesar de nuestra profunda tristeza, como una manera de supervivencia. Hacemos bromas sobre la muerte. Nos agarramos de la mano, nos apoyamos los unos a los otros, estamos juntos en esto.

Pero pronto nos volvemos a dar cuenta de lo que ocurre a nuestro alrededor. Cuando decimos adiós siempre sabemos que cualquiera de nosotros podría ya no estar al día siguiente.

EMOCIONES
Pienso en los momentos de amor. Todavía hay amantes que pasean de la mano en las calles, jóvenes chicos y chicas que se roban besos bajo un árbol a la orilla de la carretera. Sonrío pensando en que aún hay esperanza.

¡Cada emoción se vuelve tan intensa en tiempos de guerra! Seguimos mirando hacia adelante por nuestro profundo amor por la vida y nuestro odio a la muerte y el asesinato.

Porque queremos oler una vez más las especias del viejo zoco, queremos oir las voces de los mercaderes gritando para atraer a los clientes, saborear el helado de chicle y pistacho de la célebre tienda de Bagdash, escuchar una vez más el cuento de Sherezade en Las Mil y Una Noches en el café Noufara, justo detrás de la mezquita de Umayyad.

Seguimos porque todavía tenemos esperanza de que haya un mejor mañana, una vida en la que haya más colores que el negro del humo y el rojo de la sangre. Seguimos porque soñamos con un futuro libre de odio. Mientras, los MiG vuelan de nuevo. El ruedo interrumpe mi reflexión y vuelvo a la desesperación.

Los ruidos no son ecos, sino reales. Las imágenes no están sacadas de una película, son verdaderas. Y los cuerpos no forman parte de una escenografía, son de carne y hueso. Y sangre.

El llanto de los niños muriendo se hace cada vez más fuerte. Perdónennos, porque nosotros todavía estamos vivos.

Notas anteriores en Cronicario
mineros chilenos
23/03/2015
Elefantes en la red
¿Qué pensará el pueblo que ve transcurrir el domingo, el sagrado día que antes dedicaba al descanso y al esparcimiento, llevando horas de sol en una cola para conseguir que comer? ¿Qué cruzará por la mente de quienes sufren en los ruinosos puestos asistenciales clamando por sus vidas cuando ven la dolce vita de quienes integraron este elenco revolucionario en los suntuosos predios del imperio?
mineros chilenos
19/03/2015
CAMINO A LA TORTURA
Aunque se han conseguido logros para erradicar la ablación, lo cierto es que 70 millones de mujeres africanas la han sufrido y en una treintena de países del continente se sigue practicando a diario, sobre todo, en la franja saheliana
mineros chilenos
09/03/2015
CENANDO CON MUGABE
La huella que dejó esta masacre en la memoria africana es tal (Occidente prefirió ignorar los hechos), que en el reciente enfrentamiento en Libia, se corrió el rumor de que los mercenarios contratados por Gadafi estaban liderados por los oficiales responsables de dicha matanza, rumor alimentado por la repetición del patrón de la violación como práctica de guerra. Robert Mugabe se jacta de un catolicismo llano y agrede a cualquier sacerdote que le pida cuentas. No admite ninguna responsabilidad de sus actos de gobierno y cada vez es más creciente su temor a perder el poder
mineros chilenos
05/03/2015
Funerales de Papá Chávez
A dos años del fallecimiento de Hugo Chávez, vale la pena recordar esta crónica del periodista Rubén Machaen sobre el ritual post-mortem de quien fuera el fundador y eje central de la revolución bolvariana
mineros chilenos
03/03/2015
Valeroso TalCual
Fue un honor infinito poder compartir la noche del jueves con quienes durante casi tres lustros han hecho posible, contra todas las adversidades, el milagro diario de TalCual; poder testimoniarles nuestro agradecimiento, respeto y admiración por lo hecho y sobre todo por hacerlo en medio de tantas limitaciones y sacrificios en un país donde la libertad en el sentido más amplio de la palabra agoniza
mineros chilenos
02/03/2015
Una vez a la semana
Es una alegre coincidencia que Stewart Brand pronunciara la frase Information wants to be free en 1984. No solo por ser el año que da título a la distópica obra de George Orwell que promueve la idea contraria, sino por haberse posicionado en los meandros de la historia como una profecía de las comunicaciones
mineros chilenos
23/02/2015
La sierpe
El venezolano ve pasar horas y horas de su vida en una cola desde tempranas horas de la madrugada o bajo un sol inclemente, a veces hasta el mediodía del domingo, un día que debería ser de sagrada dedicación al descanso y a la familia. Hasta eso tan preciado nos han arrebatado. Algunas necesidades son postergables, pero no la compra de los alimentos. Con el agravante de que la venta de los víveres ya está también bajo el síndrome del Dakazo o de los anaqueles vacíos
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas