CARACAS, jueves 31 de julio, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Cronicario | 14/11/2012
El horror en Siria
Para los residentes de Damasco, la capital de Siria, su rutina tiene ya poco que ver con la vida previa al conflicto armado. La esquizofrenia es una de las consecuencias de vivir en una zona de guerra
LINA SINJAB / BBC
Violencia en Siria
0 0a

Hoy, como muchos otros días aquí en Siria, me siento esquizofrénica. Me despierto, me levanto de la cama e intento vivir una vida “normal”. Busco atenta el sonido de los pájaros, pero no hay forma de escucharlo… una fuerte voz se impone sobre el resto de sonidos y yo intento ignorarla. Y en mi mente aparece una imagen, la de edificios derrumbados y civiles siendo rescatados de entre los escombros.

Esta voz se siente cada vez más fuerte y más cercana… Es un ruido al que cada vez estamos más acostumbrados aquí, el de los aviones de guerra tipo MiG. Cierro mis ojos de nuevo, intentando bloquearlo, pero no se va. Los aviones están volando más cerca, o eso parece.

¡Boom! Una gran explosión… luego otra… las bombas caen del cielo. Y puedo oir más aviones volando sobre mí, señal de que habrá más explosiones pronto. Intento no pensar en dónde podrían caer las bombas. Preparo el café y me quedo en silencio, aunque tengo cierta sensación de traición. El café aquí es un lujo. Intento desterrar las imágenes de cuerpos sin vida y niños llorando, quiero sobrevivir. Y me odio todavía más por ello.

ESTAMOS JUNTOS
Mientras subo las escaleras que llevan a la terraza, desde donde puedo ver los estragos del fuego, se oye otra explosión. Veo a mis vecinos asomados a los balcones, mirando a todas partes. Incluso aquella mujer mayor que apenas puede caminar se asoma para buscar rastros de muerte.

Y así prosigue la vida otra vez, encendiendo la televisión, que muestra imágenes de rebeldes ejecutando a oficiales del ejército. Apago el televisor y pongo algo de música. ¿Música? Mejor dicho, esfuerzos desesperados por vivir con normalidad.

Pienso en los amigos que se han ido de Damasco, en los momentos pasados de felicidad, risas y fiestas.Todo eso también se ha ido. Los que se han quedado son los que no pueden marcharse, o aquellos que quieren vivir aquí aún sabiendo que la muerte les puede estar esperando a la vuelta de la esquina.

Sabiendo que podemos morir en cualquier momento hemos aprendido a apreciar los instantes juntos, a tener momentos de calidad siempre que se pueda. Y los lazos se han vuelto más fuertes.

Reímos a pesar de nuestra profunda tristeza, como una manera de supervivencia. Hacemos bromas sobre la muerte. Nos agarramos de la mano, nos apoyamos los unos a los otros, estamos juntos en esto.

Pero pronto nos volvemos a dar cuenta de lo que ocurre a nuestro alrededor. Cuando decimos adiós siempre sabemos que cualquiera de nosotros podría ya no estar al día siguiente.

EMOCIONES
Pienso en los momentos de amor. Todavía hay amantes que pasean de la mano en las calles, jóvenes chicos y chicas que se roban besos bajo un árbol a la orilla de la carretera. Sonrío pensando en que aún hay esperanza.

¡Cada emoción se vuelve tan intensa en tiempos de guerra! Seguimos mirando hacia adelante por nuestro profundo amor por la vida y nuestro odio a la muerte y el asesinato.

Porque queremos oler una vez más las especias del viejo zoco, queremos oir las voces de los mercaderes gritando para atraer a los clientes, saborear el helado de chicle y pistacho de la célebre tienda de Bagdash, escuchar una vez más el cuento de Sherezade en Las Mil y Una Noches en el café Noufara, justo detrás de la mezquita de Umayyad.

Seguimos porque todavía tenemos esperanza de que haya un mejor mañana, una vida en la que haya más colores que el negro del humo y el rojo de la sangre. Seguimos porque soñamos con un futuro libre de odio. Mientras, los MiG vuelan de nuevo. El ruedo interrumpe mi reflexión y vuelvo a la desesperación.

Los ruidos no son ecos, sino reales. Las imágenes no están sacadas de una película, son verdaderas. Y los cuerpos no forman parte de una escenografía, son de carne y hueso. Y sangre.

El llanto de los niños muriendo se hace cada vez más fuerte. Perdónennos, porque nosotros todavía estamos vivos.

Notas anteriores en Cronicario
mineros chilenos
25/07/2014
La Montaña de los Muertos
Una mañana de septiembre de 1990 Stalin Gamarra y yo nos dirigíamos desde Mérida hacia Bobures, en el viejo automóvil de Stalin. El iba al volante y yo a su lado, de copiloto
mineros chilenos
23/07/2014
UN MONTE NO TAN BELLO
La morgue de Bello Monte se ha convertido en el sitio más colapsado de la ciudad. La inseguridad en Venezuela ha incrementado de tal forma que hasta los cadáveres “están obligados” hacer cola para ser revisados en el examen final que los conducirá a otro sitio, quizás mejor que el lugar donde vivieron
mineros chilenos
15/07/2014
Narcogenerales
Un sargento de la GN, se me presentó en el Despacho y me pidió que lo ayudara a salir del aeropuerto internacional, porque él sabía que iba explotar algún día un zaperoco y que iban a caer los gafos
mineros chilenos
14/07/2014
¿Quién disparó primero?
Las secuelas de los disparos de Antonio Tejero en las Cortes españolas resultan inofensivos en comparación con las troneras que dejó el discurso del orador de orden del pasado 5 de julio en la Asamblea Nacional
mineros chilenos
09/07/2014
Anastasia, la Hija del Zar
Se dice que la pequeña de las hijas del zar, Anastasia Nicoláyeva Románova, sobrevivió a la masacre de la familia real, ayudada por un soldado ruso que posteriormente fue ejecutado. Este hecho dio lugar al nacimiento de la leyenda de Anastasia, que ha tenido durante décadas a historiadores y científicos investigando
mineros chilenos
07/07/2014
Vida de Clara
A mi prima Clara la vida no le ha hecho nada. Clara es de la edad de Mónica, mi hermana mayor, y son muy amigas. Por eso en casa siempre se ha llevado una contabilidad bastante exacta de los amores fantasmas de Clara y de su dificultad para encontrar algo o alguien que de verdad la colme
mineros chilenos
03/07/2014
Después, la depresión
Todas las noches, cuando duerme, Rizwan Ahmed ve cómo asesinan a sus hijos. Ahmed, de 51 años, era empleado en una escuela de Jyber Bara, una de las siete agencias o distritos de las Áreas Tribales bajo Administración Federal
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas