CARACAS, viernes 22 de agosto, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Cronicario | 14/11/2012
El horror en Siria
Para los residentes de Damasco, la capital de Siria, su rutina tiene ya poco que ver con la vida previa al conflicto armado. La esquizofrenia es una de las consecuencias de vivir en una zona de guerra
LINA SINJAB / BBC
Violencia en Siria
0 0a

Hoy, como muchos otros días aquí en Siria, me siento esquizofrénica. Me despierto, me levanto de la cama e intento vivir una vida “normal”. Busco atenta el sonido de los pájaros, pero no hay forma de escucharlo… una fuerte voz se impone sobre el resto de sonidos y yo intento ignorarla. Y en mi mente aparece una imagen, la de edificios derrumbados y civiles siendo rescatados de entre los escombros.

Esta voz se siente cada vez más fuerte y más cercana… Es un ruido al que cada vez estamos más acostumbrados aquí, el de los aviones de guerra tipo MiG. Cierro mis ojos de nuevo, intentando bloquearlo, pero no se va. Los aviones están volando más cerca, o eso parece.

¡Boom! Una gran explosión… luego otra… las bombas caen del cielo. Y puedo oir más aviones volando sobre mí, señal de que habrá más explosiones pronto. Intento no pensar en dónde podrían caer las bombas. Preparo el café y me quedo en silencio, aunque tengo cierta sensación de traición. El café aquí es un lujo. Intento desterrar las imágenes de cuerpos sin vida y niños llorando, quiero sobrevivir. Y me odio todavía más por ello.

ESTAMOS JUNTOS
Mientras subo las escaleras que llevan a la terraza, desde donde puedo ver los estragos del fuego, se oye otra explosión. Veo a mis vecinos asomados a los balcones, mirando a todas partes. Incluso aquella mujer mayor que apenas puede caminar se asoma para buscar rastros de muerte.

Y así prosigue la vida otra vez, encendiendo la televisión, que muestra imágenes de rebeldes ejecutando a oficiales del ejército. Apago el televisor y pongo algo de música. ¿Música? Mejor dicho, esfuerzos desesperados por vivir con normalidad.

Pienso en los amigos que se han ido de Damasco, en los momentos pasados de felicidad, risas y fiestas.Todo eso también se ha ido. Los que se han quedado son los que no pueden marcharse, o aquellos que quieren vivir aquí aún sabiendo que la muerte les puede estar esperando a la vuelta de la esquina.

Sabiendo que podemos morir en cualquier momento hemos aprendido a apreciar los instantes juntos, a tener momentos de calidad siempre que se pueda. Y los lazos se han vuelto más fuertes.

Reímos a pesar de nuestra profunda tristeza, como una manera de supervivencia. Hacemos bromas sobre la muerte. Nos agarramos de la mano, nos apoyamos los unos a los otros, estamos juntos en esto.

Pero pronto nos volvemos a dar cuenta de lo que ocurre a nuestro alrededor. Cuando decimos adiós siempre sabemos que cualquiera de nosotros podría ya no estar al día siguiente.

EMOCIONES
Pienso en los momentos de amor. Todavía hay amantes que pasean de la mano en las calles, jóvenes chicos y chicas que se roban besos bajo un árbol a la orilla de la carretera. Sonrío pensando en que aún hay esperanza.

¡Cada emoción se vuelve tan intensa en tiempos de guerra! Seguimos mirando hacia adelante por nuestro profundo amor por la vida y nuestro odio a la muerte y el asesinato.

Porque queremos oler una vez más las especias del viejo zoco, queremos oir las voces de los mercaderes gritando para atraer a los clientes, saborear el helado de chicle y pistacho de la célebre tienda de Bagdash, escuchar una vez más el cuento de Sherezade en Las Mil y Una Noches en el café Noufara, justo detrás de la mezquita de Umayyad.

Seguimos porque todavía tenemos esperanza de que haya un mejor mañana, una vida en la que haya más colores que el negro del humo y el rojo de la sangre. Seguimos porque soñamos con un futuro libre de odio. Mientras, los MiG vuelan de nuevo. El ruedo interrumpe mi reflexión y vuelvo a la desesperación.

Los ruidos no son ecos, sino reales. Las imágenes no están sacadas de una película, son verdaderas. Y los cuerpos no forman parte de una escenografía, son de carne y hueso. Y sangre.

El llanto de los niños muriendo se hace cada vez más fuerte. Perdónennos, porque nosotros todavía estamos vivos.

Notas anteriores en Cronicario
mineros chilenos
19/08/2014
LA VIDA ES CORTA
Si Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara unos minutos de vida... Dormiría poco y sonreiría más. Daría valor a las cosas por lo que significan y no por lo que valen. Aprende a disfrutar de las cosas sencillas que te ofrece la vida cada día, no permitas que el estrés, el exceso de compromisos y las responsabilidades te impidan hacerlo. Muchas veces la expectativa de todo aquello que deseamos en un momento de la vida, nos sabotea la posibilidad de reconocer todo que ya tenemos
mineros chilenos
18/08/2014
Los objetos perdidos
En su altillo, Felicitas tiene una caja donde guarda los objetos encontrados, y otra que contiene los nombres y las historias de sus objetos perdidos
mineros chilenos
14/08/2014
MECÁNICA POPULAR
Por la ventana de la cocina no entraba luz alguna. En la oscuridad él trató de abrir los aferrados dedos ella con una mano, mientras con la otra agarraba al niño, que no paraba de chillar, por un brazo, cerca del hombro. Ella sintió que sus dedos iban a abrirse. Sintió que el bebé se le iba de las manos
mineros chilenos
13/08/2014
Lluvia y luto en Santos
Un estruendo y una nube de humo negra marcaron trágicamente la mañana gris y lluviosa del barrio Boqueirao, de Santos, el mayor puerto de América Latina que este miércoles fue el epicentro noticioso de Brasil con la muerte del candidato brasileño Eduardo Campos
mineros chilenos
12/08/2014
EL GATO
Lo que nunca olvidaría era que a partir de ese momento el gato del otro empezó a seguirlo, hasta que se convirtió en su sombra. ¿Se concibe que un gato influya sobre la vida de un hombre?
mineros chilenos
11/08/2014
ABRIR EL CIERRE
Por la noche, lavándose los dientes, volvió a acordarse de aquel beso y del dolor del piquete. Se enjuagó la boca con mucho agua y se miró en el espejo. Le había quedado una cicatriz y, examinándola ahora de cerca, se dio cuenta de que también ella tenía un cierrecito debajo de la lengua. Ela lo tocó con vacilación e intentó imaginar cómo sería por dentro
mineros chilenos
04/08/2014
Un caso para Adelina
¿En qué se le irá el tiempo a la vigilante Adelina? ¿Cómo se entretendrá en ese despacioso discurrir de sus tardes en la vasta soledad de su despacho, sin nada que hacer, sin nada que atender, sin entuertos que reclamen encender el ordenador o emborronar una hojita de papel bond tamaño carta?
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas