CARACAS, viernes 30 de enero, 2015
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Casi un país | 07/11/2012
Pulmones rojos y azules
La magnitud de este despropósito urbanístico pasa por encima de la incomodidad del ruido o del polvo que cubre los autos del estacionamiento como si fuera una película del 11S. Ya es común hallar vecinos con problemas de la piel o la vista
ELIZABETH ARAUJO
Vecinos de Montalbán
0 0a

El sábado asistí a una asamblea de vecinos para debatir un tema que, al menos en Montalbán, se ha vuelto un asunto de vida o muerte. El año pasado, la absurda idea del ministro Farruco Sesto de que en Caracas cabía otra Caracas germinó en la cabeza de un Presidente que gobierna no por decretos sino por caprichos, y que halló en tal revelación la ocasión para sembrar decenas de edificios y concreteras por todas partes, multiplicando así el caos de una ciudad que desde que tengo uso de razón, estoy escuchando que es ingobernable.

El punto es que en esa bucólica urbanización de los 90, aquella donde los novios se citaban los sábados en la tarde para que uno de ellos enseñara al otro a manejar, o donde el domingo se organizaban maratones, o los adultos mayores salían a caminar, ya no existe. En su lugar queda el permanente ruido (24 horas del día) de las trituradoras de piedras, gigantescas grúas levantando cabillas, excavadoras de tierra y el ruido monocorde de martillazos que un ejército de obreros repite sin cesar para deterioro de la salud de los habitantes, que de día tragan tierra y de noche no pueden dormir.

Es verdad, se trata de un reclamo trillado, que denuncian por igual la gente de El Valle, la avenida Libertador, San Bernardino, Petare y Vista Alegre, por citar algunos de los 24 sitios capitalinos que Farruco Sesto escogió para demostrar que otra Caracas está por emerger. Es sabido también que los vecinos organizados en consejos comunales han recogido firmas, se han plantado con carpetas frente a los ministerios de Salud y de Vivienda; de la Vicepresidencia o de la Asamblea Nacional, y de la alcaldía de Libertador e incluso de la fantasmal Jefatura de Gobierno del Distrito Capital, sin ser al menos recibidos por algún funcionario.

La magnitud de este despropósito urbanístico pasa por encima de la incomodidad del ruido o del polvo que cubre los autos del estacionamiento como si fuera una película del 11S. Ya es común hallar vecinos con problemas de la piel o la vista; niños que tosen sin parar y de adultos con crisis hipertensiva u otras descompensaciones de salud porque cada uno de ellos respira pequeñas dosis volátil de amianto con aluminio, cemento que se esparce por los aires y tierras que forma una polvareda si pasa un carro a toda velocidad.

En su desesperación, la gente ha evitado referirse en las asambleas a la pertinencia o no de erigir 25 edificios en Montalbán y de cómo han acabado con los últimos espacios verdes de la urbanización, o si el paso de las gandolas con cabillas y demás materiales han destrozado las vías, sin posibilidad de que puedan ser reparadas.

Como lo expresó con desespero el vecino cuya esposa debió ser internada en una clínica con asfixia provocada por la tierra que llega a su ventana: no se trata de un tema político, o si la empresa constructora de Farruco Sesto o la de cualquier otro capitoste de la revolución está siendo beneficiada. Es un asunto urgente de pulmones. Y en este caso, ante la gravedad de este apocalipsis urbano, no hay pulmones rojos, amarillos o azules que valgan.

Notas anteriores en Casi un país
Medicamentos
28/01/2015
¿Tiene antialérgico?
¿a qué ministro le importa la dotación –no digo de pañales y champú– en las farmacias sino de acetaminofén, vitaminas para mujeres embarazadas, pastillas anticonceptivas, o Meticorten, de uso necesario para pacientes trasplantados? A ninguno. Hacen como Jaua y su niñera
Militares
21/01/2015
Porque me da la gana
Maduro se fue de viaje con su gente a recorrer varios países; no les informó a los venezolanos de la misión de su viaje; se hizo algunos selfies familiares en la Muralla China y regresara 12 días después, mientras los venezolanos –particularmente los chavistas más pobres– soportaban las humillantes horas de sol en una cola para conseguir margarina o “dos paquetes de papel tualé por personas, por favor”. Por eso José Vicente Rangel nos pide que seamos optimistas como él. José Vicente es revolucionario, y ya sabemos: la revolución no hace cola
escasez colas
14/01/2015
Cola o muerte
La imagen que se vive a diario de señoras agitadas, con brazos de pulpo, arreando bolsas de harina, aceite, pañales y margarina, me trae de golpe a la realidad nacional. Esa a la que Ernesto Villegas y demás enchufados se burlan con frases que pretenden ser graciosas
Maduro
17/12/2014
Aznar y el aburrimiento
Estoy por pensar que Maduro asiste a esas efemérides bolivarianas en contra de su voluntad, con la incomodidad del mal estudiante que va a clase sin haber repasado la lección. Solamente la expresión de complacencia que muestra la “primera combatiente” Cilia Flores lo salva y le impulsa a terminar lo que comenzó
Estudiantes en el exterior
10/12/2014
La venganza de Cencoex
De nuevo el sustituto de Cadivi trata de sembrar el terror en los estudiantes que cursan idioma u otras carreras en el exterior. Su propósito no es el de ayudarlos, sino de vengarse de los jóvenes que buscan superarse y que, como profesionales, estaban destinados a trabajar en un ministerio, ponerse la franela roja y aplaudir a Nicolás Maduro en las cadenas de radio y televisión
Uribana
03/12/2014
Uribana punto de quiebre
Como un tábano que ronronea alrededor de nuestra conciencia de ciudadanos, Uribana se ha instalado en el centro de una crisis económica y social –pero, sobre todo moral– que agobia hoy a Venezuela, y que parece no tener final feliz con un gobierno de demagogos e ineptos
Baduel hijo
26/11/2014
Aviso a los que torturan
Leemos con ingrata sorpresa las denuncias de la golpiza reiterada que recibieron los estudiantes Alexander Tirado y Raúl Emilio Baduel, detenidos desde hace 8 meses en la explosiva cárcel de Uribana, y se observa al mismo tiempo que la fiscal general Luisa Ortega Díaz y la defensora del pueblo Gabriela Ramírez prefieren guardar silencio, porque a quienes torturan son, seguramente, “enemigos de la revolución”
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas