CARACAS, viernes 1 de agosto, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Balanza de palabra | 02/11/2012
Vitrina del chavismo
Sepultar a esos partidos, objetivo supremo de este régimen, en ningún lugar se puede ver mejor que en ese Trujillo dividido entre AD y COPEI. Por otra parte, en ese estado se da más claro que en ninguno de los otros estados el país esa terrible inversión que marca nuestra condición de país dependiente de la renta petrolera: no es el Estado que depende de la sociedad, sino la sociedad que depende del Estado
OSWALDO BARRETO
Chavismo
2 0a

Si consideramos el chavismo como un régimen político que tiene ya características propias y hasta de marcada especificidad, podemos tomar al estado Trujillo como su más adecuada vitrina, donde se exhiben, con precisión, tanto la evolución de las relaciones de los poderes públicos con los diferentes estratos de la sociedad como las maneras en que estas relaciones se han ido insertando en las diferentes relaciones y formas de vida del pasado; pero donde también hallamos signos ciertos de lo que nos espera si el régimen perdura.

Semejante condición, si bien no ha sido buscada por los trujillanos, no se ha dado por el azar, pues dos razones preparaban al más pequeño de los estados andinos para cumplirla a cabalidad. Por una parte, es un Estado que, desde la época en que reapareció el sistema democrático y hasta la llegada de Chávez al poder, se desempeño en todos los planos de la vida política como un bastión de los dos grandes partidos que con regularidad se alternaron en todas las instancias de poder del estado.

Sepultar a esos partidos, objetivo supremo de este régimen, en ningún lugar se puede ver mejor que en ese Trujillo dividido entre AD y COPEI. Por otra parte, en ese estado se da más claro que en ninguno de los otros estados el país esa terrible inversión que marca nuestra condición de país dependiente de la renta petrolera: no es el Estado que depende de la sociedad, sino la sociedad que depende del Estado.

En este estado, efectivamente, todos los pobladores dependen del gobierno. Pues bien, las megaelecciones del 2000 mostraron que los trujillanos le daban la espalda a AD y Copei. Multitudinario salto de talanquera que no ha sido otra cosa que la expresión condenatoria del mudo rechazo de todo un pueblo a las políticas adelantadas por esos partidos en el estado en el que no hicieron nada en concreto para sacarlo entero de su condición de siervo del gobernador y de los que gobernaban al gobernador.

Parsimoniosa e ineficaz acción encaminada a romper las tradicionales bases de la producción y la pobreza en el estado. Muy poco para diversificar la agricultura, hasta entonces encadenada a la caña o al café; aclimatar nuevos tipos de ganado ; y, sobre todo, iniciar la industrialización con la explotación del petróleo y el gas, consolidar la producción de cemento y establecer en La Ceiba el siempre esperado puerto al Sur del Lago.

Del 2000 en adelante, la gente votó por Chávez y por sus gobernadores porque confiaban en que vendrían esos cambios, anunciados en las campañas. Y hoy, lo que aparece en vitrina es: la ruina del único motor de la actividad agrícola, la Agroisleña, hoy apodada Agronada; la producción en Cementos Andinos en 3% de su capacidad instalada; el petróleo y el gas durmiendo aún en el subsuelo y ni siquiera una palabra sobre el puerto del Sur. En cambio, se mantiene la pobreza alimentándola con misiones, ayudas y promesas. Y también, por supuesto ahí en la vitrina las comunas como rótulos están también presentes.

Pero en nada se refleja el chavismo en las tierras trujillanas como en las presentación del candidato a la gobernación para el 7 de diciembre: no vendrá un hombre con la misión de trabajar para resolver los problemas del pueblo, sino el General Rangel Silva a fin de apuntalar aún más el pilar militar destinado a sostener la dictadura personal de Chávez.

Notas anteriores en Balanza de palabra
Fresa
18/07/2014
Petición de principio
Cuando regresé a los Andes después de mi primera residencia en Europa, quise halagar de nuevo el exquisito paladar que le conocía trayéndole de regalo algo para ella desconocido pero que sabía con certeza que a ella le agradaría
MUD
11/07/2014
Dialéctica del fútbol
Sin cuestionar la buena fe, ni de mis palabras, ni de las de aquellos con los que he coincidido, he recibido correos de algunos de mis interlocutores que objetan esta mutación desde dos posiciones distintas. Por un lado, consideran que solo la gente de la oposición, solo los que hasta ahora nos hemos opuesto a los gobierno chavista podemos lograr detener la ruinas del pais. Y, por el otro lado, que del gobierno solo se puede esperar que repita lo que siempre ha hecho
Ramón J Velásquez
04/07/2014
El aura de Ramón Jota
No ha habido en nuestra época una muerte que haya suscitado tan extensa y tan diversificada conmoción como la de Ramón J. Velásquez, quien dejó de existir el pasado 24 de junio, cuando su edad se acercaba a los 98 años
Jorge Giordani
20/06/2014
Ni chivo expiatorio
"La caída de Jorge Giordani, un escándalo desapercibido". Como toda reflexión sobre este asunto debe partir ahora de lo que nos comunica Giordani en "Testimonio y responsabilidad ante la historia", como titula el autor su propia carta, deberíamos también , deberíamos también nosotros partir de semejante texto
Jorge Giordani
19/06/2014
La caída de Giordani
El ministro Jorge Giordani fue sustituido ayer en los directorios del Banco Central de Venezuela y de Petróleos de Venezuela por el ministro de Economía, Finanzas y Banca Pública
Pago
11/06/2014
Precios que pagamos
A través de los precios con que se presentan los bienes y servicios nos damos cuenta, en inconcientes análisis comparativos, de que las cosas siguen igual o que empeoran o mejoran, bien en todas las áreas, bien en algunas de ellas
Clase Obrera
09/06/2014
Poder obrero
Las dimensiones y combatividad de esas marchas y el mismo carácter de confrontación que ofrecen desde sus orígenes respectivos, no son otra cosa que una "foresta de símbolos" de lo que son lo actuales poderes, virtuales y reales, de la clase obrera venezolana
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas