CARACAS, jueves 23 de octubre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Memorias de Cándido | 01/11/2012
Venezuela en el atraso
La institución Imsa alberga 650 estudiantes que ingresan a partir del segundo año de educación secundaria. Pregunté quién pagaba los gastos de la institución y la respuesta fue otra sorpresa: con recursos estadales
VLADIMIRO MUJICA
Ciencia
1 0a

Escondida en Aurora, un suburbio al oeste de Chicago, se encuentra una institución pública del estado de Illinois llamada Illinois Mathematics and Science Academy. Establecida en 1985 por un acto de la Asamblea General Estadal. La institución alberga 650 estudiantes que ingresan a partir del segundo año de educación secundaria.

Esta fría estadística de datos esconde el hecho de que la academia es uno de los centros más importantes del mundo en innovación de la enseñanza y el aprendizaje. La impresión que me produjo visitarla hace un par de días fue tal que me indujo a cambiar el tema de mi columna de esta semana. La preocupación por todo lo que está pasando en Venezuela sigue siendo la misma, pero esta vez desde un rodeo por el universo de quienes se preocupan con seriedad sobre la calidad de la educación como tema central de nuestros tiempos.

Para la gente que como yo se dedica a la investigación y la enseñanza de la ciencia, tanto en Venezuela como en otros países, se ha convertido en un tema casi obsesivo de preocupación el ver cómo ha venido ocurriendo un declive general de la motivación por el estudio de la ciencia, acompañado al mismo tiempo por un deterioro en la formación de los estudiantes.

Todo ello termina por ser una gran paradoja porque las sociedades modernas imponen exigencias cada vez mayores sobre el sistema educativo y la producción, generación y difusión de conocimiento. El porqué ha ocurrido este deterioro no tiene una respuesta fácil pero muchos de los intentos por corregirlo en países como Finlandia, Corea del Sur y Suecia apuntan a la realización de cambios profundos en la manera de enseñar y aprender.

Asistí al IMSA invitado por mi amigo Luis Núñez, luego me enteré que es uno de los miembros del Consejo Directivo, quien me dijo crípticamente que había un grupo de estudiantes interesados en ciencia que habían visto un video que yo había grabado sobre los fundamentos de la termodinámica y que tenían algunas preguntas para mí. Acepté encantado pero sin entender muy bien como unos estudiantes de secundaria se habían interesado en conceptos que normalmente se enseñan en un curso avanzado universitario.

Mi ignorancia se transformó en una grata sorpresa cuando me enfrenté a tres estudiantes, un número pequeño pero significativo dadas las dificultades existentes en conseguir gente motivada, y una entusiasta profesora de origen puertorriqueño, Aracelys Ríos, que comenzaron a hacer preguntas coherentes y muy articuladas sobre temas avanzados de diferentes áreas de la ciencia.

A mi pregunta al ver unas muy cuidadas instalaciones sobre quién pagaba los gastos de la institución la respuesta me deparó otra sorpresa: es una institución pública pagada con recursos estadales. Y los estudiantes, indagué, ¿Cómo pagan sus estudios? Son gratuitos, y se cubre también su vivienda y mantenimiento en unas residencias ubicadas dentro del mismo campus. Sigo mirando a mi alrededor y me encuentro con el sugestivo y enaltecedor motto de la Academia de Ciencias y Matemática de Illinois: Encender y cultivar las mentes científicas éticas y creativas que avancen la condición humana.

Termino por concluir que a pesar de que tengo viniendo por más de quince años a esta parte de los Estados Unidos me he conseguido, casi por accidente, con un verdadero ejemplo de institución de inmersión en estudios matemáticos y científicos para adolescentes que han sido seleccionados entre los mejores del estado y que tienen una oportunidad extraordinaria de crecer como seres individuales y colectivos.

No puedo evitar pensar en la cultura aldeana y del atraso que persiste en imponerse en mi país sobre el tema de la educación en general y sobre la importancia de la ciencia en la formación de hombres libres y comprometidos con el bien común. Pienso en la academia de Illinois y me viene a la mente la situación de muchos de nuestros liceos donde sencillamente se ha dejado de enseñar física, química, matemática y biología por ausencia de profesores.

Pienso en la cháchara insulsa sobre los supuestos objetivos revolucionarios de combatir la pobreza al tiempo que se destruye el patrimonio cultural de Venezuela y literalmente se desata una guerra contra el talento que amenaza con condenarnos a la pobreza que se pretende combatir. Quedo pues con la agradable sensación de que en algún sitio se preocupan por hacer las cosas bien y con la desazón de que al mismo tiempo nosotros seguimos a contramarcha.

Notas anteriores en Memorias de Cándido
Jóvenes
22/10/2014
La nueva mayoría
La verdadera mayoría son “Los Sin Futuro”. Es en la destrucción del futuro que nos empezamos a reconocer con más fuerza los venezolanos rojos y los venezolanos azules. Los padres de los jóvenes que mueren víctimas de la violencia sufren tanto como los padres de los jóvenes que emigran de nuestras tierras
Brujería
09/10/2014
Obatala y el cangrejo
Conocer la fe religiosa de la gente y sus influencias en la conducta de nuestros gobernantes es importante. Los venezolanos tenemos que recurrir a veces a fuentes de conocimiento inusuales para entender lo que ocurre en el país
Virus
02/10/2014
Sin novedad en el frente
La última plaga que se ha impuesto sobre el país es una muy real y biológica: la chikungunya. El Gobierno niega que estemos en presencia de un brote epidémico, a pesar de las robustas evidencias
Raúl Baduel
25/09/2014
Nuestros presos
La politización de la justicia para castigar la disidencia es una de las mayores violaciones a los derechos humanos. El control de los jueces le permite al régimen un margen de maniobra casi infinito para acosar a sus adversarios. Ninguna tarea tiene mayor importancia que preservar la integridad moral de la oposición
Viaje
18/09/2014
Fuga de cerebros
La ignara revolución del conocimiento. El chavismo le ha declarado la guerra a muerte al talento y a la formación académica. El extranjero se está llenando de jóvenes formados en universidades nacionales que buscan mejores horizontes
Chávez
11/09/2014
La cacotopía venezolana
Proseguimos en picada hacia el fondo de las naciones del mundo. Con este término se denota a un lugar con el gobierno más mediocre imaginable: adivine usted. Una curiosa meta del chavismo: convertir al país en una potencia social, económica y política
Maduro
04/09/2014
El sacudoncito
Una muestra más del olímpico desprecio que nuestros gobernantes sienten por el pueblo. Junto con la parafernalia y el boato comunicacional que acompañó su puesta en escena, apenas resultó un tímido temblor. Es el propio ejercicio gatopardiano en grado extremo: cambiar para que nada cambie
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas