CARACAS, viernes 6 de marzo, 2015
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Mutatis Mutandi | 27/10/2012 | 1 Comentarios
Sin dejar de votar
La MUD se pasó meses trabajando duro para completar una unidad absoluta, programa común consultado, renovación casi total de su liderazgo,y un abanderado electo en una consulta popular masiva y una campaña electoral dinámica y emotiva. Pero, nada de eso fue suficiente: se hizo lo correcto y nos derrotaron. Bastó, entonces, que el resultado no se concretara para que parte de las graderías terminara actuando bajo el parámetro maximalista de los "tifosi" italianos: los optimistas de agosto son ahora los resabiados y cínicos de octubre
ALONSO MOLEIRO
Electores
0 1a

Aunque no deja de asombrarme la postura crónica e irremediable de algunos de sus voceros ­cada vez más escasos y aislados, por cierto­, en esta ocasión, a diferencia de otras anteriores, no me han molestado especialmente las truculentas denuncias de fraude electoral que se dejan colar en ciertos espacios virtuales y en conversaciones improvisadas por estos días.

En muchos casos puedo distinguir que se trata de una frustración comprensible y legítima ante una derrota con significados múltiples, que no ha terminado de pasar por caja para cobrar lo que le adeudamos, y que cierra el ciclo de un agotador esfuerzo colectivo de varios años de duración.

La MUD se pasó meses trabajando duro para completar la parábola de una maniobra con enorme peso cualitativo: unidad absoluta, programa común consultado, renovación casi total de su liderazgo, poco peso de los partidos políticos, un Comando con dimensiones nacionales, un abanderado electo en una consulta popular masiva y una campaña electoral dinámica y emotiva, que llegó al fondo del alma nacional y sembró en muchos una fundamentada esperanza.

Nada de eso fue suficiente: se hizo lo correcto y nos derrotaron. Bastó, entonces, que el resultado no se concretara para que parte de las graderías terminara actuando bajo el parámetro maximalista de los "tifosi" italianos: los optimistas de agosto son ahora los resabiados y cínicos de octubre.

Estaba clarito, dicen, esta manga de imbéciles que nos han engañado a todos prometiendo la victoria, yo no sé en cuál país viven. Nariceados van a las elecciones: se dejan tocar el rabo por un CNE tracalero y ni protestan. Lo vengo diciendo desde hace rato. Estaba de anteojito.

Es una de las caras más costosas del ejercicio público: las cosas pueden hacerse bien y eso no se traduce, necesariamente, en resultados. El "engañado" se desprende de su responsabilidad personal y de su credo anterior, porque la derrota es huérfana, y desplaza su frustración sobre un tercero, habitualmente una personalidad pública que no lo conoce.

Pienso que es necesario hacer énfasis en un hecho fundamental, reconocido acá por tirios y troyanos: no estamos compitiendo en una democracia normal. Sabemos que estamos metidos en medio de una dura lucha para derrotar al autoritarismo: un régimen político cerrado sobre sí mismo, que usará uñas y dientes para no abandonar el gobierno, y que acude a cualquier artificio legal para defenderse.

Bajo esa seña hemos asistido a los procesos electorales de este tiempo, que han sido muchos. Es una decisión política, no técnica, incluso con sus costos. Decidimos ir a esta y otras elecciones con plena conciencia de las dificultades que se nos iban a presentar. En varias ocasiones, nacionales y regionales, con estas circunstancias, los resultados nos han sonreído.

La extenuante secuencia de citas electorales de estos años nos ha permitido extraer dos conclusiones más o menos visibles: 1) Poco hay que discutir sobre el entramado técnico del voto. Son sistemas auditados en presencia de todo el estamento dirigente de la oposición, curtido en estas lides, autenticado por voceros independientes, expertos y periodistas. Aceptados, además, por toda la comunidad internacional, incluyendo a los Estados Unidos.

Hay uno en particular que recomiendo, cuyas fundamentadas opiniones me sirven para orientarme: Eugenio Martínez. Salvo excepciones aisladas, no hay, a la fecha, una sola institución o vocero con peso específico que se atreva a hablar de fraude electrónico.

Muy por el contrario: sus denunciantes de antaño ahora hacen reiterados llamados para que no nos alejemos de las urnas, por mucho que hagan continuos ­y justificados­ llamados para exigir condiciones electorales justas.

Hay un editor en particular aficionado a expedirle a los demás diplomas de viveza mientras observa la trama desde el extranjero. Por muy respetable que sea, y por mucho que procuro no perderme sus crónicas, porque admiro su pluma, difícilmente podrá convencerme de que desde el extrarradio él tiene la relatoría pormenorizada de lo sucedido: resulta que él viene de regreso, porque se las sabe todas, y acá nadie ha entendido nada, porque en la MUD todo el mundo se chupa el dedo.

2) La actitud permisiva del CNE, la existencia de un reglamento electoral que Miraflores transgrede a placer y las ingentes sumas de dinero utilizadas para acarrear votos no forman parte de una circunstancia que estamos descubriendo. El detalle es que pensamos que podíamos remontar la cuesta. Por lo demás, la picaresca electoral tiene en Venezuela, no lo olvidemos, un largo anecdotario.

La estrategia opositora está metida en este momento en un problema de una complejidad nada desdeñable: los dilemas de la discutible legalidad de los poderes públicos actuales. Sería un disparate abandonar la lucha legal y la convocatoria ciudadana a expresarnos, pero claro que hay circunstancias en torno al ejercicio del sufragio que no pueden continuar. El tiempo de la agitación política y del trabajo de masas no puede quedar circunscrito a los momentos electorales.

El desarrollo de una estrategia de carácter continuo, movilizador y cuestionador, que tenga impacto en las masas y nos permita potenciar hacia el crecimiento a los seis millones y medio de venezolanos que acompañaron a Henrique Capriles Radonski, tiene que estar orientado, también, a desenmascarar la lenidad, la complicidad, el absoluto descaro que observan la mayoría de los rectores del CNE con los objetivos políticos del actual gobierno.

La oposición venezolana no puede abandonar ni la calle ni las elecciones. Es decir, no puede abandonar la política. Desenmascarar el proceder del CNE en todo este trance forma parte, sin embargo, de una necesidad existencial. Ambas realidades caben, en esta hora, dentro del mismo razonamiento. No votar es suicidarse. Pero tenemos derecho a votar mejor.


 

Notas anteriores en Mutatis Mutandi
Elecciones
28/02/2015
Parlamentarias a la vista
En términos históricos, la relación del país con el chavismo como proyecto de poder parece estar llegando a un embudo. Como cualquiera podría haberlo imaginado, la prolongación de la actual dirigencia en el gobierno ha causado una especie de corto circuito en el sistema nervioso del país; un caos absoluto que toca la vida cotidiana de todos
Ledezma
21/02/2015
Segundos de tensión
Con un horizonte tan comprometido en lo político, en lo social, lo económico; en el frente diplomático internacional, y también en el mundo militar, el gobierno de Nicolás Maduro coloca un nuevo listón en el umbral de esta crisis secuestrando y encarcelando al alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma
Maduro
14/02/2015
El chavismo en la hoguera
Las claves del infortunio nacional no descansan exclusivamente en la falta de aptitudes de Nicolás Maduro. La plana dirigente del PSUV, con algunas excepciones, no comprende la tormenta que está creando. Algunos, por dogmáticos, otros, porque no tienen las herramientas. Se comportan como caporales y reducen todo el debate a claves conspirativas y comandos cívico militares
Pobreza
07/02/2015
La hora oscura
Los venezolanos de esta hora tenemos un auténtico problema con nuestra cédula de identidad. Ser venezolano es una especie de problema; no hablamos de un país sino de una "situación". Es natural. Es comprensible. Vamos a aproximarnos a nuestra identidad con otra óptica. Estemos o no estemos en Venezuela. Asumamos con serenidad nuestro infortunio. Vamos a dejarnos de imposturas. No ganamos, perdemos, negando lo que somos
Dólares
01/02/2015
La identidad del dinero
Nunca escuchamos historias de prosperidad socialista. Cuando el socialismo aprecia la existencia de la prosperidad, la problematiza, la convierte en una moda, la ridiculiza como un signo de decadencia. Se nos vende mucho la idea de la justicia y el reparto, pero rara vez un socialista celebra la existencia de una sociedad abundante, que progrese
Colas
17/01/2015
La quiebra de un modelo
El proyecto bolivariano, al cual tanto le gusta victimizarse, creó un Parlamento unicameral, disfrutó de un quinquenio sin bancada opositora, y asumió el control de algunos de los factores de poder decisivos en el país, como Pdvsa, las Fuerzas Armadas y el BCV. Con todo ese poder, y con ese montón de dinero, el chavismo ha fracasado estrepitosamente como proyecto
Pdvsa
20/12/2014
Muchos y bajo el petróleo
Hace dos años, cuando Hugo Chávez era candidato, la nación contaba con varios fondos producto de los excedentes petroleros, muy promovidos por el gobierno como síntoma de ahorro y manejo responsable de los recursos nacionales. Hoy ese dinero han desaparecido, y las arcas nacionales están gravemente lastimadas. No hay elementos sustitutivos para producir divisas en ningún sector de la economía.
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas