CARACAS, martes 23 de diciembre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Mutatis Mutandi | 27/10/2012 | 1 Comentarios
Sin dejar de votar
La MUD se pasó meses trabajando duro para completar una unidad absoluta, programa común consultado, renovación casi total de su liderazgo,y un abanderado electo en una consulta popular masiva y una campaña electoral dinámica y emotiva. Pero, nada de eso fue suficiente: se hizo lo correcto y nos derrotaron. Bastó, entonces, que el resultado no se concretara para que parte de las graderías terminara actuando bajo el parámetro maximalista de los "tifosi" italianos: los optimistas de agosto son ahora los resabiados y cínicos de octubre
ALONSO MOLEIRO
Electores
0 1a

Aunque no deja de asombrarme la postura crónica e irremediable de algunos de sus voceros ­cada vez más escasos y aislados, por cierto­, en esta ocasión, a diferencia de otras anteriores, no me han molestado especialmente las truculentas denuncias de fraude electoral que se dejan colar en ciertos espacios virtuales y en conversaciones improvisadas por estos días.

En muchos casos puedo distinguir que se trata de una frustración comprensible y legítima ante una derrota con significados múltiples, que no ha terminado de pasar por caja para cobrar lo que le adeudamos, y que cierra el ciclo de un agotador esfuerzo colectivo de varios años de duración.

La MUD se pasó meses trabajando duro para completar la parábola de una maniobra con enorme peso cualitativo: unidad absoluta, programa común consultado, renovación casi total de su liderazgo, poco peso de los partidos políticos, un Comando con dimensiones nacionales, un abanderado electo en una consulta popular masiva y una campaña electoral dinámica y emotiva, que llegó al fondo del alma nacional y sembró en muchos una fundamentada esperanza.

Nada de eso fue suficiente: se hizo lo correcto y nos derrotaron. Bastó, entonces, que el resultado no se concretara para que parte de las graderías terminara actuando bajo el parámetro maximalista de los "tifosi" italianos: los optimistas de agosto son ahora los resabiados y cínicos de octubre.

Estaba clarito, dicen, esta manga de imbéciles que nos han engañado a todos prometiendo la victoria, yo no sé en cuál país viven. Nariceados van a las elecciones: se dejan tocar el rabo por un CNE tracalero y ni protestan. Lo vengo diciendo desde hace rato. Estaba de anteojito.

Es una de las caras más costosas del ejercicio público: las cosas pueden hacerse bien y eso no se traduce, necesariamente, en resultados. El "engañado" se desprende de su responsabilidad personal y de su credo anterior, porque la derrota es huérfana, y desplaza su frustración sobre un tercero, habitualmente una personalidad pública que no lo conoce.

Pienso que es necesario hacer énfasis en un hecho fundamental, reconocido acá por tirios y troyanos: no estamos compitiendo en una democracia normal. Sabemos que estamos metidos en medio de una dura lucha para derrotar al autoritarismo: un régimen político cerrado sobre sí mismo, que usará uñas y dientes para no abandonar el gobierno, y que acude a cualquier artificio legal para defenderse.

Bajo esa seña hemos asistido a los procesos electorales de este tiempo, que han sido muchos. Es una decisión política, no técnica, incluso con sus costos. Decidimos ir a esta y otras elecciones con plena conciencia de las dificultades que se nos iban a presentar. En varias ocasiones, nacionales y regionales, con estas circunstancias, los resultados nos han sonreído.

La extenuante secuencia de citas electorales de estos años nos ha permitido extraer dos conclusiones más o menos visibles: 1) Poco hay que discutir sobre el entramado técnico del voto. Son sistemas auditados en presencia de todo el estamento dirigente de la oposición, curtido en estas lides, autenticado por voceros independientes, expertos y periodistas. Aceptados, además, por toda la comunidad internacional, incluyendo a los Estados Unidos.

Hay uno en particular que recomiendo, cuyas fundamentadas opiniones me sirven para orientarme: Eugenio Martínez. Salvo excepciones aisladas, no hay, a la fecha, una sola institución o vocero con peso específico que se atreva a hablar de fraude electrónico.

Muy por el contrario: sus denunciantes de antaño ahora hacen reiterados llamados para que no nos alejemos de las urnas, por mucho que hagan continuos ­y justificados­ llamados para exigir condiciones electorales justas.

Hay un editor en particular aficionado a expedirle a los demás diplomas de viveza mientras observa la trama desde el extranjero. Por muy respetable que sea, y por mucho que procuro no perderme sus crónicas, porque admiro su pluma, difícilmente podrá convencerme de que desde el extrarradio él tiene la relatoría pormenorizada de lo sucedido: resulta que él viene de regreso, porque se las sabe todas, y acá nadie ha entendido nada, porque en la MUD todo el mundo se chupa el dedo.

2) La actitud permisiva del CNE, la existencia de un reglamento electoral que Miraflores transgrede a placer y las ingentes sumas de dinero utilizadas para acarrear votos no forman parte de una circunstancia que estamos descubriendo. El detalle es que pensamos que podíamos remontar la cuesta. Por lo demás, la picaresca electoral tiene en Venezuela, no lo olvidemos, un largo anecdotario.

La estrategia opositora está metida en este momento en un problema de una complejidad nada desdeñable: los dilemas de la discutible legalidad de los poderes públicos actuales. Sería un disparate abandonar la lucha legal y la convocatoria ciudadana a expresarnos, pero claro que hay circunstancias en torno al ejercicio del sufragio que no pueden continuar. El tiempo de la agitación política y del trabajo de masas no puede quedar circunscrito a los momentos electorales.

El desarrollo de una estrategia de carácter continuo, movilizador y cuestionador, que tenga impacto en las masas y nos permita potenciar hacia el crecimiento a los seis millones y medio de venezolanos que acompañaron a Henrique Capriles Radonski, tiene que estar orientado, también, a desenmascarar la lenidad, la complicidad, el absoluto descaro que observan la mayoría de los rectores del CNE con los objetivos políticos del actual gobierno.

La oposición venezolana no puede abandonar ni la calle ni las elecciones. Es decir, no puede abandonar la política. Desenmascarar el proceder del CNE en todo este trance forma parte, sin embargo, de una necesidad existencial. Ambas realidades caben, en esta hora, dentro del mismo razonamiento. No votar es suicidarse. Pero tenemos derecho a votar mejor.


 

Notas anteriores en Mutatis Mutandi
Pdvsa
20/12/2014
Muchos y bajo el petróleo
Hace dos años, cuando Hugo Chávez era candidato, la nación contaba con varios fondos producto de los excedentes petroleros, muy promovidos por el gobierno como síntoma de ahorro y manejo responsable de los recursos nacionales. Hoy ese dinero han desaparecido, y las arcas nacionales están gravemente lastimadas. No hay elementos sustitutivos para producir divisas en ningún sector de la economía.
Marcha
13/12/2014
La MUD y los vacíos
La convivencia, la descentralización, la getión mixta, son tesis que se pueden abrir paso en este momento entre los venezolanos, y esa es, también, una responsabilidad civil y cultural. Llenar de contenido lo dispuesto en la Constitución. La política no acepta vacíos en estos casos. Los baches institucionales no se llenan solos. La dirigencia de la Oposición hace mucho que lo tiene claro. Se pregunta uno en qué cosas estarán pensando en un momento como este
Marcos Hernández
06/12/2014
Periochavistas
Hace unos años, los activistas chavistas que alguna vez ejercieron el periodismo desplegaron una cruzada para intentar convencer a los indiferentes de una idea fundamental: en Venezuela no está ocurriendo absolutamente nada. Hace tiempo no hemos vuelto a saber de algunas de estas personas. Algunos de ellos vegetan en el Correo del Orinoco, o Ciudad CCS, reciclando estereotipos antiamericanos para mantener el ánimo militante. Concentrados en cambiarnos la conversación. El debate nacional sobre los medios que promovió el chavismo concluyó.
Colas
29/11/2014
Una emergencia económica
Dependemos como nunca antes del petróleo, y su precio ha comenzado a descender. El país está sin divisas. La industria petrolera está tan mal que no puede abastecer, por ejemplo, la demanda nacional de aceites y lubricantes. Ni siquiera puede importarlos. El desabastecimiento es crónico. El dólar paralelo, verdadero árbitro de muchas transacciones en Venezuela, se encarama y supera con creces la barrera de los 100 bolívares. No ha podido ser pulverizado.
Muro
08/11/2014
25 años de Berlín
Hace 25 años, Alemania Oriental, de lejos la nación europea más desarrollada del Pacto de Varsovia, el paraíso obrero de mayor acabado en todo el mundo, se estremecería tras una incontrolable secuencia de protestas ciudadanas multitudinarias de carácter pacífico que demandaba libertades civiles y derechos ciudadanos conculcados
Marcha
01/11/2014
Clase media y chavismo
La oposición ha hecho un importante esfuerzo, exitoso, en buena medida, para acercar su mensaje a los sectores populares. Comete un error grave si le da la espalda a las angustias, los anhelos y el sufrimiento de la clase media. El corazón del sentimiento disidente en Venezuela. Omitir a la clase media en esta crisis seria una simplificación gravísima, totalmente antihistórica.
Viajeros
25/10/2014
El venepesimismo
Llevamos rato aguantando este aguacerito ¿Venezuela está jodida o Venezuela se jodió? Pienso que todos deberíamos intentar respondernos esto alguna vez. Sobre esa línea divisoria está metido parte del debate nacional del momento.
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas