CARACAS, viernes 30 de enero, 2015
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Literales | 07/09/2012
Galaxia del capitalismo
Los seres humanos venimos del cosmos y a él retornaremos algún día, no ya como humildes mortales sino como conquistadores. No para descubrir nuestro origen, como ingenuamente creen los dos o tres científicos comeflores, sino para conquistarlo como saben los perversos hombres de negocios
HÉCTOR CONCARI
Espacio
1 0a

En 1979, un film enlazó para siempre el horror y la ciencia ficción. Se llamó Alien y lo dirigía un tal Ridley Scott. Tuvo tres primeras entregas apasionantes porque conjugaban dos elementos complementarios.

Por un lado el terror ancestral del ser humano a ser tocado por lo desconocido (por el Otro, el alienígena del título), pero, y en contrapartida siniestra, la relación con ese Otro era necesariamente hostil, no solo porque el pobre Alien era feo y más bien agresivo sino porque el vínculo del ser humano con lo desconocido era de dominación. Lo extraño se conoce a través de una relación comercial y Alien era la primera y muy explícita aventura del capital global en el espacio exterior.

Eran funcionarios de compañías privadas los humanos que hollaban otros mundos en la primera, militares en apoyo del mismo en la segunda y el escenario de la tercera era una prisión también privada (Una prueba de que el PSUV no había logrado salvar a la galaxia del capitalismo salvaje). De paso, había dejos del genio del polaco Joseph Conrad, ese poeta de la relación con lo desconocido en parajes de capitalismo periférico, Nostromo se llamaba la nave original, y Scott ya había adaptado a Conrad en su primera película, Los duelistas. Pero la franquicia marchitó en una cuarta entrega y dos tristes encuentros del Alien con Predator, su primo hermano tonto. A alguien se le ocurrió volver a los orígenes. Cerradas las puertas de una secuela, se abrieron las de una precuela.

No es menor el tema que aborda Prometheus , nada menos que el origen del ser humano. Menos originales son sus herramientas. Nuevamente la libre empresa es la campeona de la conquista del espacio (después de todo el primer entrepreneur global fue Cristóbal Colón) y una vez más varios científicos, un robot y un mercenario son enviados al extremo de la galaxia por un multimillonario que delega en su hija el mando de la misión. Su designio último es el sueño imposible de todo poderoso, capturar si no la vida eterna, la fuente de la vida o de la longevidad.

Pero el tema de la saga original subyace. No se trata de investigar por el saber mismo, sino de investigar para colonizar. Y hacerlo con todos los medios técnicos a la mano, incluyendo (como en las anteriores) a un robot muy humano que sueña con ser como Peter O’Toole en Lawrence de Arabia (figura representante de un poder imperial si las hay). Aquí es donde los temas empiezan a confundirse porque la película (que según confesión de los autores empezó como precuela para luego adquirir peso propio) se enreda en sí misma.

Hay una pincelada prometeica en este salto mayor del ser humano, un retorno a los orígenes, que se ubican más allá de la Tierra (Otra chapuza del libreto para quien recuerde los Recuerdos del Futuro del charlatán Erich von Daniken que tuvieron su cuarto de hora hace unas décadas).

Los seres humanos venimos del cosmos y a él retornaremos algún día, no ya como humildes mortales sino como conquistadores. No para descubrir nuestro origen, como ingenuamente creen los dos o tres científicos comeflores, sino para conquistarlo como saben los perversos hombres de negocios.
Prometheus vuelve sobre los pasos de su abuelo.

Lo que acentuaba la fragilidad de la tripulación de Alien era la desunión entre los distintos personajes, cada uno de los cuales gravitaba en su exclusiva esfera funcional. Y solo sobrevivía una mujer, que eventualmente sería impregnada por el monstruo. Y era esta funcionalidad, extrema en el caso del robot, la que los definía. A diferencia de los varios humanos, todos distintos, el monstruo era una totalidad, única y mortífera.

Hoy, si el subtexto es simplista y la historia más bien deshilachada entre sueños de eternidad y ataques de los aliens, la grandeza de la película está en los ambientes. Scott desarrolla la anécdota en paisajes desérticos, flirtea con los grises y los azules en entornos desérticos y pedregosos, que resaltan una ironía última: ¿realmente viene el hombre de parajes tan inhóspitos?, ¿es eso lo que lo hace un depredador natural? Las preguntas son inevitables para quien ha convivido con la saga por más de treinta años, pero la película está lejos de operar a ese nivel. Más bien es un buen entretenimiento, de ritmo frenético e imágenes sobrecogedoras muy en el estilo grandioso pero vacuo de Scott. Y por supuesto es la puerta nueva a una refrescada franquicia, como en las anteriores, llevada de la mano de un personaje femenino.

Notas anteriores en Literales
mineros chilenos
30/01/2015
Golpe de biela
Si tampoco mencionó el Golpe de Timón es porque el Ejecutivo padece más bien de un golpe de biela, esa barra, que según mis viejas revistas de Mecánica Popular, sirve para transformar el movimiento de vaivén en otro de rotación. Será por eso que en esta etapa el gobierno va como dice el merengue, meneando la cadera, meneando la cadera...
mineros chilenos
23/01/2015
¡Venga ese Cochinito!
Entonces llega diciembre y usted ve a nuestro amigo multiplicado sobre los mostradores, con una sonrisa dibujada en la trompa, todo él de plástico chino, para variar, y si no fuera unicolor se apreciaría mejor que lleva en alto relieve una chaquetilla muy corta y pasada de moda, de grandes solapas con puntas redondeadas, un lacito como de uniforme de colegial, sobre la panza medio descubierta muy quietas las dos paticas y al reverso su colita rabo e ´cochino, no tan famosa como otras rabo é cochino que en el mundo han sido, pero en su justo lugar que es lo importante.
mineros chilenos
25/12/2014
El futuro imperfecto
Soñó que el mamut muerto en el último invierno, el mamut más formidable, más temible y de más estremecedor pelaje oscuro que viera en su azarosa vida de cazador
mineros chilenos
10/12/2014
Una condesa en el Soho
Venezolanisíma, esta niuyorker mira la ciudad desde la cúspide de su edificio en el Soho : « The Cornner » ve como se mueve la gente, más ella nunca deja de moverse ; Belkis Rodriguez descubrió hace más de dos décadas que »hacer dinero puede ser divertido » y a partir de allí no ha parado de divertirse.
mineros chilenos
09/12/2014
Quimeras
Cuando te levantas por la mañana lo único seguro que tienes es el rostro. Ni tu nombre sabes, ni tu nuevo oficio, profesión u ocio. Sales de la casa donde dormiste, o desayunas con quienes en esos momentos son tus hijos, pero para el día siguiente, quizá no poseerás ni mujer ni niños, ni perro ni casa
mineros chilenos
07/12/2014
Proyecto Alcatraz
A pocos metros de la línea de gol, el oval llegó a manos de Marco Reyes que, pese a verse flanqueado por tres adversarios, se arrojó y posó el balón sobre la zona de marca para lograr el primer y único ensayo a favor del equipo de Tocorón, en un torneo de rugby siete en el centro de Venezuela. Reyes no pudo ocultar su alegría y abrazó a su mentor deportivo, el empresario Alberto Vollmer quien, además de presidir la marca de Ron Santa Teresa, encabeza uno de los planes sociales más importantes que se desarrollan en Venezuela
mineros chilenos
05/12/2014
Buscando a mi padre en Twitter
¿Dónde está Miguel?, 77 años, 1,72 de estatura, 75 kilos de peso, pelo cano. Vestía chaqueta clara el día de su desaparición, pantalón gris, gafas de pasta, zapatos desgastados, diabético y... diagnosticado de Alzheimer desde hace dos meses. Las alarmas saltan de uno a otro extremo de la geografía española.
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas