CARACAS, viernes 19 de septiembre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
INTRUSO EN LA INTIMIDAD | 04/09/2012
Lo nuevo, el sexting
El amor, las relaciones de pareja han cambiado. El sexting ; una voz inglesa, acrónimo de sex (sexo) y texting (escrito, mensaje); consiste en la costumbre cada vez más extendida entre los adultos jóvenes actuales, de enviar mensajes o fotografías sexualmente explícitas mediante los teléfonos móviles. Y aquí viene a lugar la expresión "¡Cuándo en mis tiempos!" En época pasada, no tan distante, el romance era asunto complicado, laborioso, lleno de angustias
RUBÉN MONASTERIOS
Talcual Digital.com
3 0a

 Se ha identificado una nueva tendencia en el comportamiento sexual humano, el sexting ; una voz inglesa, acrónimo de sex (sexo) y texting (escrito, mensaje); consiste en la costumbre cada vez más extendida entre los adultos jóvenes actuales, de enviar mensajes o fotografías sexualmente explícitas mediante los teléfonos móviles. Investigadores de la Universidad de Michigan (EE UU) analizaron esa práctica en 3.447 hombres y mujeres, con edades de 18 a 24 años, y llegaron a la conclusión de que se está convirtiendo en parte habitual del cortejo.

"Simplemente es una de las formas en que la tecnología influye en nuestras vidas, incluida la sexualidad", explica el sexólogo José Bauermeister. El sexting no es una forma de acoso sexual, por cuanto se hace de mutuo acuerdo y suele ocurrir entre parejas que ya tienen una relación. Evidentemente, se trata de una modalidad del sexo a distancia, ahora potenciado por la comunicación electrónica.

El sexo a distancia abarca una amplia variedad de filias: rinofilias (erotización por vía olfativa), acustofilias (del oído) y pornofilias visuales; en general, se refiere a cualquier forma de estimulación erótica sin contacto piel-a-piel de las personas involucradas.

Existe desde tiempos remotos y en los tiempos modernos cobra auge con la aparición del flagelo VHI-sida en la década de los 80; a propósito de satisfacer la demanda de satisfacción sexual sin riesgo de contagio de la más letal de las enfermedades sexuales, avispados empresarios del negocio del erotismo crearon los que llegaron a conocerse como Teatros de Amsterdam, consistentes en un escenario semejante a la pista de un circo, rodeado por cubículos aislados de ese espacio por una lámina de plexiglás, aunque interconectados acústicamente; en el escenario se llevaba a cabo el espectáculo erótico y en el cubículo el observador resuelve sus tensiones.

En el ámbito privado, parejas y grupos asumen el compromiso de exhibirse recíprocamente sin tocarse, en lo que hayan una emoción muy particular; con esa práctica relacionada con el sadomasoquismo ligero, imitan el llamado prospicio (del latín, literalmente "mirar de lejos"), etapa avanzada del proceso romántico del Amor Cortesano medieval, en la que la dama amada "idealmente" se dejaba ver desnuda por su caballero sirviente.

Las rinofilias y acustofilias tienen larguísima historia; tanto en la poética erótica europea de siglos pasados, como la china de tiempos más remotos, los vates celebran el placer de oler las ropas íntimas femeninas recientemente usadas; en una de las variantes de la acustofilia la persona se excita a partir de escuchar los sonidos característicos del acto sexual: quejidos y suspiros, frases amorosas, crujidos de la cama, etc.

En la parroquia San Juan de Caracas existían pensiones en las que las habitaciones eran cubículos separados entre sí por tabiques de cartón piedra; por una módica propina podía lograrse la complicidad del encargado y ser el interesado ubicado en uno al lado de otro que sería ocupado por parejas.

El sexting aparece en el marco del sexo virtual realizado mediante internet; mis primeros encuentros con este fenómeno de la Era Electrónica me llevaron a pensar que quienes buscaban contactos eróticos por tal medio eran personas con alguna ineptitud para establecer relaciones interpersonales cara-a-cara o impulsados por una avidez patológica de sexo; pronto aprendí cuán equivocado estaba en mi apreciación: el contacto por internet con propósitos sexuales es una forma socialmente aceptada de establecer relaciones de pareja, que compite con el "levante" en presencia tradicional, al extremo de estar remplazándolo.

Más aún, existen parejas estables y bien cimentadas, al menos en lo sexual, que jamás se han encontrado personalmente; y quienes lo practican no sufren problemas de ansiedad ni de autoestima ni ninguna patología en su sexualidad.

Y aquí viene a lugar la expresión "¡Cuándo en mis tiempos!" En época pasada, no tan distante, el romance era asunto complicado, laborioso, lleno de angustias.

En una revisión que hiciéramos de la cultura erótica capitalina de las primeras décadas del s. XX, a partir de testimonios de "caraqueños viejos" y de los cronistas urbanos, identificamos los siguientes pasos del ritual de cortejo por los que debía pasar el galán: enamorado ambulatorio, enamorado "de ventana": cuando la muchacha aceptaba la aproximación para conversar a la ventana en la que solían mostrarse las caraqueñas casaderas en horas de la tarde; pretendiente aceptado en la casa: al lograr el acceso en plan de amigo, y novio formal, una vez cumplido el ritual de pedir la mano y ser aceptado por el padre de la amada; el proceso podía durar unos dos años.

En la etapa inicial de enamorado ambulatorio, el galán paseaba reiteradamente por la acera de enfrente a la aludida ventana, mirando hacia su ocupante; naturalmente fatigado por ese ir y venir, el aspirante se recostaba en algún poste del alumbrado eléctrico próximo a esta, desde donde a veces hacía señales gestuales expresivas de sus sentimientos. El ingenio popular acuñó el término amansaposte para designar ese comportamiento, y la gente decía: "Ayer vimos a Teodoro amansando poste frente a la casa de María"; y no faltaban jodedores que al pasar por ahí en carro o en bicicleta, gritaran a leco herido "¡Amansaposte, amansaposte!", causando la inevitable irritación del aludido y el rubor de la muchacha ventanera.

Notas anteriores en INTRUSO EN LA INTIMIDAD
mineros chilenos
15/09/2014
Memorias de una tragedia
la solidaridad unánime, genuina de toda una sociedad con los que sufrieron una lección aquel 11 de septiembre no se puede olvidar
mineros chilenos
11/09/2014
Un día desolador
Han pasado ya trece años pero parece que fue ayer. Te seguimos amando y recordando cada día y no te olvidaremos jamás. Con el sonido de las gaitas y la llegada de la bandera de Estados Unidos, arrancó una emotiva ceremonia por las víctimas de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001
mineros chilenos
10/09/2014
Motosierra y chequera
Elías no puede ocultar su deslumbramiento, está extasiado. Nicolás saca la motosierra y ya Elías, con gesto de cadete en acto de grado, está con las manos al frente y las palmas hacia arriba para recibir el instrumento de las manos enérgicas del presidente
mineros chilenos
08/09/2014
Tarde de motos
Cuando Jairo Anthony Lozano vio en la calle venir a los muchachos en la moto, supo desde ese momento que su única posibilidad de salvarse era la iglesia Sagrado Corazón de Jesús de Petare. Entró en ella tan de prisa que no tuvo tiempo de persignarse ni de hacer siquiera el intento de una genuflexión sencilla hacia el tabernáculo, como era su costumbre cuando solía entrar en una iglesia.
mineros chilenos
06/09/2014
Hanna y el zorro
Había una vez un zorro tan poco zorro que no sólo se la pasaba cayendo en la trampa, sino que ni siquiera sabía la diferencia entre lo que es y no es una trampa. Aquel zorro tenía, además, otro defecto: algo fallaba en su pelaje que este no alcanzaba a protegerlo de las vicisitudes de su vida de zorro
mineros chilenos
03/09/2014
LAS PUERTAS OCULTAS
Eduardo pasa por muchas pruebas. Espías por todas partes, trampas, escollos, obstáculos, maltratos verbales y un cinismo arropado de amabilidad. Reinaldo Arenas ha sido borrado del mapa cultural, social y político de Cuba por la nomenklatura y el aparato ideológico del régimen
mineros chilenos
01/09/2014
Por amor a Yordano
Un día fue a la redacción de TalCual y Teodoro gritó: “¡Epale, Yordano, pasa para la oficina, chico!”. Yo me giré, lo vi ahí parado con su tremenda estatura. Lo seguí mirando sin disimulo y sintiéndome pequeñita. Años después, en un concierto que hizo solo para la prensa le dije: "Tú no sabes lo que yo te adoro, chico". Sonrió y susurró “¡Gracias!”
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas