CARACAS, sábado 19 de abril, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Cultura para armar | 03/09/2012 | 1 Comentarios
La historia declina
Creo que para zanjar esa limitación de los acontecimientos, cuando no lo meramente anecdótico, algunos vecinos se aventuraron en la estrambótica aventura de mezclar historia, sicoanálisis, sociología, verdades de Perogrullo y delirios metafísicos para construir eso que llaman identidad nacional, que funcionaría como explicación de nuestros desvaríos
FERNANDO RODRÍGUEZ
Estatua
1 1a

Me da la impresión de que la hora estelar de los historiadores venezolanos, ganada durante unos años del chavismo, ha pasado. Esta tuvo lugar en el peor momento de la oposición al despotismo, si votamos nos hacen fraude y si no votamos se cogen todo el poder, en que surgió la sensación de que alguna enfermedad contraída en el pasado era la causa de nuestras desdichas presentes.

Necesitábamos ese diagnóstico para proceder a curarnos lo más pronto posible. De allí el verdadero boom, entre otras cosas de venta en nuestro reducido mercado, y el lugar preeminente que adquirieron los cultores del noble oficio. Que, entre otras cosas, era muy novedoso, ya que en tiempos no lejanos en que la cultura nacional era delirantemente universalista los nombrados historiadores eran más bien provincianos obligados, destinados a echar los cuentos del terruño, cosa que poco tenía que ver con el arte abstracto, el teatro del absurdo, el Ulises o Kafka, Bergman o Fellini, las filosofías existencialista, marxista o neopositivista, las muy duras ciencias sociales... en fin, con lo que nos ponía a la altura del gran reloj del planeta.

La historia no da para tanto. El pasado es bastante inerte, lo cargamos inevitablemente a cuestas pero entumecido y el futuro es imprevisible, tanto más el actual que augura inéditos cambios. Además que nuestros historiadores postmarxistas que, por averías de éstas, se habían liberado de las filosofías de la historia que podían aspirar a ubicar el momento presente en una totalidad que les asignaba un sentido, en general practican una historia que peca de lo contrario: el reducirse a los acontecimientos y a intuir alguna generalización verosímil. Que no van mucho más allá de una opinión frágil y controversial.

Creo que para zanjar esa limitación de los acontecimientos, cuando no lo meramente anecdótico, algunos vecinos se aventuraron en la estrambótica aventura de mezclar historia, sicoanálisis, sociología, verdades de Perogrullo y delirios metafísicos para construir eso que llaman identidad nacional, que funcionaría como explicación de nuestros desvaríos.

Pícaros, héroes de pacotilla, malditos genéticamente, militaristas... y todo lo contrario servían para la audaz hazaña de fosilizarnos para siempre. Unos nos creían buenazos, los otros bichos malos. Una advertencia debería quedar, no vuelva a decir: es que el venezolano...

Porque hay que agregar que los historiadores/historiadores hicieron una labor importante, muy sensata. Lograron desmontar teóricamente el intento de los gorilas de crear de nuevo una religión nacional para sus fechorías, a la cabeza de la cual estaba don Simón. Y dotaron a mucha gente de ejemplos que bien leídos podían ayudarnos a darnos cuenta de que, como todo homo sapiens, somos capaces de cosas terribles y estupendas, es decir, realismo y buen olfato para no repetir errores. Lo cual es bastante como conciencia necesaria para no creer demasiadas pendejadas. Además pulieron el hacer, en fondo y forma.

Ahora que andamos animosos y, por lo visto encontramos un camino, no necesitamos tantos fantasmas del viejo pasado, o del pasado eterno, lo que hace pensar que disciplinas abocadas al presente, que es el que interesa descifrar, van tomando el lugar de la vanguardia: economía por supuesto, comunicología en plena revolución, educación, politología, internacionalismo y cosas de esa naturaleza. Creo que es un paso adelante para mirar con mayor claridad el fin del horrendo túnel en que andamos.

Notas anteriores en Cultura para armar
Golpe de Estado
14/04/2014
Una de museo y de cines
Para conmemorar el golpe de abril no se le ocurrió otra cosa que pasar durante horas, en cadena caballero, un ladilloso documental donde básicamente quieren probar, por enésima vez, que los pistoleros de Llaguno eran unos practicantes del olímpico deporte del tiro al blanco
Censura
07/04/2014
Magisterio cubano
De manera diáfana y sin estridencias Calzadilla narra impecablemente cómo operan los mecanismos censores, nada soterrados por lo demás, con los cuales se adultera la búsqueda de la objetividad periodística
Michaelle Ascencio
31/03/2014
En honor a Michaelle
El fin de semana trajo la trágica noticia de la muerte de Michaelle Ascencio. Personaje fundamental de nuestra escena cultural, a ella tantos le debemos la alegría de su espíritu, el sentido de la amistad y la solidaridad, la consecuencia con las mejores causas y su contagioso amor por el conocimiento y la belleza
Diarios
24/03/2014
Tres medios en aprietos
Este que escribe se sentó ante el televisor a ver el sábado a mediodía el noticiero de Globovisión suponiendo que habría una amplia información sobre el desenvolvimiento de las marchas. Da tristeza e ira ver El Nacional, uno de los periódicos con más historia buena en el país, reducido a 10 páginas. Los periodistas de la Cadena ex Capriles están dando una denodada lucha por su dignidad profesional frente a sus nuevos e inescrupulosos patronos
Crisis
17/03/2014
Del sendero
En una reunión reciente, donde predominaba la tercera edad, alguien preguntó si alcanzaríamos a ver una Venezuela distinta y mejor que el esperpento de país que tenemos hoy
Cabello
10/03/2014
Capitán contra Teodoro
Pero yo quería subrayar que esta demanda se hace contra cinco ciudadanos de probada honorabilidad en el país, tres de ellos exministros incuestionados y, justamente el articulista en cuestión, fue en algún momento ministro estelar del presidente Chávez
Viajeros
03/02/2014
Depresión colectiva
Tengo la impresión de que los venezolanos estamos viviendo la hora más depresiva de la era chavista. Al menos en el sentido de mirar con enorme desazón el futuro que nos aguarda. En general, en el pasado, el susto venía de las loqueteras políticas e ideológicas del régimen autoritario
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas