CARACAS, sábado 2 de agosto, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
En las tablas | 22/08/2012
Acompañante peligroso
A menos de un año de la muerte de Chocrón, uno de sus textos volvió a escena para demostrar una vez más la importancia de su dramaturgia
JOAQUÍN LUGO
Isaac Chocrón
1 0a

En la Sala Cabrujas de la Fundación Cultural Chacao, AMARCOR Teatro presentó El acompa- ñante de Isaac Chocrón, dirección de Daniel Mago.

A menos de un año de la muerte de Chocrón, uno de sus textos volvió a escena para demostrar una vez más la importancia de su dramaturgia. Estela es una cantante de ópera venida a menos que vive aislada del lugar donde reside y que recibe a José, un joven que viene a optar por el puesto de pianista. Entre ellos, se sucede una entrevista que descubrirá los caracteres de sus protagonistas y en la que cantante y acompañante sacan a flote sus verdades por encima de la falsa apariencia que muestran.

La dirección se planteó a partir del estilo realista del texto. Los desplazamientos escénicos se desarrollaron en base a las situaciones que se presentan. De igual manera, los elementos escenográficos fueron los necesarios para la acción y se correspondieron a la época que marca el argumento: un piano con su banco, un mueble largo, un equipo de sonido con tocadiscos y una silla.

Sin embargo, la orientación que el director dio a los personajes se distancia del texto. El contraste entre Estela y José está marcado por la superioridad que ella demuestra sobre él. Ella se considera una diva y presume de conocer más de la vida. Él es un joven de pueblo que esconde lo que realmente sabe y sus intenciones con ella. Esto no se percibió cabalmente.

La diferencia entre los personajes se sintió más por aquello que dicen y que está escrito en el texto, que por lo que sienten o reflejan en su manera de vestir. El personaje de Estela pudo marcar más la prepotencia que justifique la posterior reacción de José y su desagravio planificado. Asimismo, José se comportó de una forma más comedida y, pon ende, contraria a la forma inculta que ella, constantemente, le echa en cara. Si él hubiera actuado de un modo menos educado, los monólogos en los cuales se presenta cómo en realidad es tendrían mayor significación en escena.

Por su parte, el vestuario se acercó más al estilo de Estela con ropajes casi operáticos, salvo en la parte final, y José estuvo ataviado con un correcto traje gris. El diseño de iluminación de Gerónimo Reyes crea ciertas atmósferas para marcar las situaciones más relevantes pese al limitado equipamiento de la sala.

En relación con lo que señala la dirección, las actuaciones están ajustadas. María Teresa Haiek como Estela presentó la forma del personaje y un buen manejo de los matices. Domingo Balducci como José fue veraz y sincero en las intenciones de su rol.

En definitiva, un trabajo con una producción correcta pero que podría adentrarse más en la esencia del conflicto que propone el texto.

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas