CARACAS, domingo 1 de marzo, 2015
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Retuitiando | 02/07/2012 | 3 Comentarios
La esquina caliente
Con 445 años de existencia, la esquina La bolsa es la verdadera esquina caliente de Caracas, la que los ciudadanos, a falta de vergüenza o de esos baños públicos que existen desde los tiempos de Diocleciano, mantienen en un permanente y detestable hervor.
GREGORIO SALAZAR
Capitolio
0 3a

Imagine que usted, viajero del tiempo, va buscando hacia el norte. Allá a lo lejos se ve El Ávila tan hermoso como si lo hubiera pintado Cabré, aunque para esa época todavía no lo ha pintado. Su cabalgadura, la de usted porque Cabré hijo apenas tiene nueve años, lleva un lento resonar de cascos cuando de repente flexiona las patas traseras, baja el anca y usted oye como si hubieran abierto un grifo sobre el empedrado. Siente la fragancia amoniacal, tan familiar en la ciudad, y supone que la descarga llegará por lo menos hasta la esquina de Gradillas.

Ya se aproxima a la cuadra de Monjas a Principal y la brisa no le deja la menor duda de que la plaza Bolívar en tiempos de Don Cipriano, con aquel tráfago incesante de hombres y bestias (y menos cuando fue mercado con arcadas en rededor) difícilmente albergara olores gratos. Observa el caballo de Bolívar, le revisa la panza, un poco más atrás, y le parece que en cualquier momento va a bañar, con un señor chorro, el granito de la histórica cuadrícula.

Va atrapado en esa ventolera del pensamiento cuando otra, más violenta, lo levanta de su silla, lo eleva por encima de los faroles de la plaza y usted, viajero del tiempo, toca tierra quedando de frente a la decoración corintia del Palacio Federal.

Cree que sigue en el siglo XIX, pero cuando tiende la vista al sur divisa, inequívocamente, las Torres de El Silencio. Juraría que está en la mitad de los cincuenta, que todavía manda Tarugo, pero al norte otro ícono de la ciudad lo saca de su error porque está claro que el edificio del Banco Central, en Carmelitas, fue inaugurado por Leoni en el 65. Desconcertado, voltea hacia el poniente y no sale de su sorpresa pues casi que lo atropella la gente que emerge del subterráneo. Y lee: Estación Capitolio.

Como está seguro de que esa obra la inauguró Luis Herrera, usted, viajero del tiempo, cree que ha llegado a comienzos de los ochenta. Pero algo lo saca de su error y es una atmósfera irrespirable, una presencia sui géneris que sugiere una mezcla de úrea condimentada con nitratos y nitritos, un reconcentrado de amoníaco como si allí hubieran desembocado las amarillentas descargas de todas las mulas y todos los caballos de todos los combatientes de la batalla de La Victoria.

Vamos a decirlo más explícitamente: es un insoportable olor que ojalá fuera a meado, pero no, no, no, que eso no puede ni merece atenuarse con la corrección ortográfica: es una grandísima podrición ¡a meao! que sobresalta a los pobres viandantes, espanta en redondo a las avecillas que se extravían desde El Calvario, frunce las hojitas y desgonza la ramazón de la ceiba cercana y hasta de las de su par en San Francisco y qué se yo qué más... Usted está en la tradicional, céntrica, caraqueñísima e irrespirable esquina de La Bolsa en tiempos de la Quinta República. Fin del viaje.

Son 445 años los que tiene el sitio, pues data de los propios orígenes de la ciudad, punto más al suroeste del cuadrilátero histórico que tenía por el norte la plaza de Altagracia y la esquina de Maturín y por el sur Traposos y ésta de La Bolsa, que parece, definitivamente, la más bolsa de todas las esquinas de Caracas.

Han pasado 445 años y allí la capital parece que siguiera en tiempos de la fundación. Yo quiero preguntarle con todo respeto al señor alcalde de Libertador, ¿cuatrocientos litros de meao al día no bastan? ¿Qué estamos esperando? ¿Salvar al planeta no está en los planes de un ilusorio próximo sexenio? ¿Por qué no comenzamos por ese rinconcito de la ciudad que se ha vuelto una agresión cotidiana? Okey, todos sabemos que eso de salvar el planeta es pura paja loca, pero algo hay que hacer con la esquina de La Bolsa por respeto a la ciudad y a los citadinos.

Para colmo de males me han dicho que el alcalde dijo que tiene vómitos. Y entonces uno se pregunta, ¿qué hace el alcalde a pie por la esquina de La Bolsa? Qué pena que la gente lo vea allí haciendo arcadas.

Si no arregla eso por la afligida colectividad, al menos que lo haga por su salud. O bien por sentido de la historia: por la memoria de Guaicaipuro, Losada y Fajardo que su sangre, y mucho más la de otros, derramaron, que no se derrame más orines en la esquina de La Bolsa.

Se trata, además, de una de las esquinas más turísticas de la ciudad, pues allí descarga el Metro los pocos visitantes que vienen a conocer la auténtica joya arquitectónica del casco central, que es el Capitolio. Y de seguro ahora aumentará la afluencia, pues no faltará el desocupado que se irá hasta la zona a ver si es verdad que esa esquina hiede como digo.

¿Soluciones? Muy fáciles: un camión cisterna que con manguera a presión descargue varios centenares de metros cúbicos de agua. Varias latas de creolina Pearson, que es la única marca de creolina que he conocido en mi vida (cosa que digo como curiosidad, no para que le apliquen la ley antimonopolio y nos dejen también sin ese producto). Y varios, muchos frascos de desinfectantes, floral o lavanda.

Soluciones más drásticas las hay pero ocasionarían molestias y tendrían costo político: colocar en el sitio un "policía de rolito" y al próximo que desenfunde con intenciones de miccionar darle con el rolito en el ídem. Se armará un alboroto, se correrá el riesgo de que el sancionado se presente a la televisión inflamado de rabia y de Dios guarde la parte.

Esa es la verdadera esquina caliente de Caracas, la que los ciudadanos, a falta de vergüenza o de esos baños públicos que existen desde los tiempos de Diocleciano, mantienen en un permanente y detestable hervor.

Notas anteriores en Retuitiando
mineros chilenos
23/02/2015
La sierpe
El venezolano ve pasar horas y horas de su vida en una cola desde tempranas horas de la madrugada o bajo un sol inclemente, a veces hasta el mediodía del domingo, un día que debería ser de sagrada dedicación al descanso y a la familia. Hasta eso tan preciado nos han arrebatado. Algunas necesidades son postergables, pero no la compra de los alimentos. Con el agravante de que la venta de los víveres ya está también bajo el síndrome del Dakazo o de los anaqueles vacíos
mineros chilenos
16/02/2015
Naghma, un mundo cruel
Sus grandes ojos cafés observan un lugar desconocido, de hecho, Naghma nunca ha ido a la escuela mucho menos a una como esta, la niña de siete años lleva puesta una pañoleta azul y un vestido rojo raído que le recuerda que un hombre desconocido la salvó de casarse con un joven de 19 años
mineros chilenos
10/02/2015
Un pasillo, un país
Zapata ha fallecido y me vino a la mente el cuarteto de caricaturas de mi madre. Todas las risas y reflexiones que me sacó con su trabajo en El Nacional.
mineros chilenos
09/02/2015
Cinco sótanos contra el sol
Publicado este domingo en El Nacional, esta crónica sobre la desdichada "tumba" del Sebin, adquiere la fuerza de un testimonio y de una denuncia que reproducimos en esta sección para exponer las miserias de una revolución basada en el miedo y la tortura
mineros chilenos
02/02/2015
NARCOGOBERNANTES
El gobernador, temido por unos e idolatrado por otros, amasó, según fuentes de la DEA, más de 100 millones de dólares. Su hijo Carlos Villanueva, actual presidente municipal de Othón P. Blanco, asegura que esa fortuna es producto de inversiones y negocios limpios de su padre
mineros chilenos
30/01/2015
Golpe de biela
Si tampoco mencionó el Golpe de Timón es porque el Ejecutivo padece más bien de un golpe de biela, esa barra, que según mis viejas revistas de Mecánica Popular, sirve para transformar el movimiento de vaivén en otro de rotación. Será por eso que en esta etapa el gobierno va como dice el merengue, meneando la cadera, meneando la cadera...
mineros chilenos
23/01/2015
¡Venga ese Cochinito!
Entonces llega diciembre y usted ve a nuestro amigo multiplicado sobre los mostradores, con una sonrisa dibujada en la trompa, todo él de plástico chino, para variar, y si no fuera unicolor se apreciaría mejor que lleva en alto relieve una chaquetilla muy corta y pasada de moda, de grandes solapas con puntas redondeadas, un lacito como de uniforme de colegial, sobre la panza medio descubierta muy quietas las dos paticas y al reverso su colita rabo e ´cochino, no tan famosa como otras rabo é cochino que en el mundo han sido, pero en su justo lugar que es lo importante.
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas