CARACAS, lunes 22 de diciembre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Retuitiando | 02/07/2012 | 3 Comentarios
La esquina caliente
Con 445 años de existencia, la esquina La bolsa es la verdadera esquina caliente de Caracas, la que los ciudadanos, a falta de vergüenza o de esos baños públicos que existen desde los tiempos de Diocleciano, mantienen en un permanente y detestable hervor.
GREGORIO SALAZAR
Capitolio
0 3a

Imagine que usted, viajero del tiempo, va buscando hacia el norte. Allá a lo lejos se ve El Ávila tan hermoso como si lo hubiera pintado Cabré, aunque para esa época todavía no lo ha pintado. Su cabalgadura, la de usted porque Cabré hijo apenas tiene nueve años, lleva un lento resonar de cascos cuando de repente flexiona las patas traseras, baja el anca y usted oye como si hubieran abierto un grifo sobre el empedrado. Siente la fragancia amoniacal, tan familiar en la ciudad, y supone que la descarga llegará por lo menos hasta la esquina de Gradillas.

Ya se aproxima a la cuadra de Monjas a Principal y la brisa no le deja la menor duda de que la plaza Bolívar en tiempos de Don Cipriano, con aquel tráfago incesante de hombres y bestias (y menos cuando fue mercado con arcadas en rededor) difícilmente albergara olores gratos. Observa el caballo de Bolívar, le revisa la panza, un poco más atrás, y le parece que en cualquier momento va a bañar, con un señor chorro, el granito de la histórica cuadrícula.

Va atrapado en esa ventolera del pensamiento cuando otra, más violenta, lo levanta de su silla, lo eleva por encima de los faroles de la plaza y usted, viajero del tiempo, toca tierra quedando de frente a la decoración corintia del Palacio Federal.

Cree que sigue en el siglo XIX, pero cuando tiende la vista al sur divisa, inequívocamente, las Torres de El Silencio. Juraría que está en la mitad de los cincuenta, que todavía manda Tarugo, pero al norte otro ícono de la ciudad lo saca de su error porque está claro que el edificio del Banco Central, en Carmelitas, fue inaugurado por Leoni en el 65. Desconcertado, voltea hacia el poniente y no sale de su sorpresa pues casi que lo atropella la gente que emerge del subterráneo. Y lee: Estación Capitolio.

Como está seguro de que esa obra la inauguró Luis Herrera, usted, viajero del tiempo, cree que ha llegado a comienzos de los ochenta. Pero algo lo saca de su error y es una atmósfera irrespirable, una presencia sui géneris que sugiere una mezcla de úrea condimentada con nitratos y nitritos, un reconcentrado de amoníaco como si allí hubieran desembocado las amarillentas descargas de todas las mulas y todos los caballos de todos los combatientes de la batalla de La Victoria.

Vamos a decirlo más explícitamente: es un insoportable olor que ojalá fuera a meado, pero no, no, no, que eso no puede ni merece atenuarse con la corrección ortográfica: es una grandísima podrición ¡a meao! que sobresalta a los pobres viandantes, espanta en redondo a las avecillas que se extravían desde El Calvario, frunce las hojitas y desgonza la ramazón de la ceiba cercana y hasta de las de su par en San Francisco y qué se yo qué más... Usted está en la tradicional, céntrica, caraqueñísima e irrespirable esquina de La Bolsa en tiempos de la Quinta República. Fin del viaje.

Son 445 años los que tiene el sitio, pues data de los propios orígenes de la ciudad, punto más al suroeste del cuadrilátero histórico que tenía por el norte la plaza de Altagracia y la esquina de Maturín y por el sur Traposos y ésta de La Bolsa, que parece, definitivamente, la más bolsa de todas las esquinas de Caracas.

Han pasado 445 años y allí la capital parece que siguiera en tiempos de la fundación. Yo quiero preguntarle con todo respeto al señor alcalde de Libertador, ¿cuatrocientos litros de meao al día no bastan? ¿Qué estamos esperando? ¿Salvar al planeta no está en los planes de un ilusorio próximo sexenio? ¿Por qué no comenzamos por ese rinconcito de la ciudad que se ha vuelto una agresión cotidiana? Okey, todos sabemos que eso de salvar el planeta es pura paja loca, pero algo hay que hacer con la esquina de La Bolsa por respeto a la ciudad y a los citadinos.

Para colmo de males me han dicho que el alcalde dijo que tiene vómitos. Y entonces uno se pregunta, ¿qué hace el alcalde a pie por la esquina de La Bolsa? Qué pena que la gente lo vea allí haciendo arcadas.

Si no arregla eso por la afligida colectividad, al menos que lo haga por su salud. O bien por sentido de la historia: por la memoria de Guaicaipuro, Losada y Fajardo que su sangre, y mucho más la de otros, derramaron, que no se derrame más orines en la esquina de La Bolsa.

Se trata, además, de una de las esquinas más turísticas de la ciudad, pues allí descarga el Metro los pocos visitantes que vienen a conocer la auténtica joya arquitectónica del casco central, que es el Capitolio. Y de seguro ahora aumentará la afluencia, pues no faltará el desocupado que se irá hasta la zona a ver si es verdad que esa esquina hiede como digo.

¿Soluciones? Muy fáciles: un camión cisterna que con manguera a presión descargue varios centenares de metros cúbicos de agua. Varias latas de creolina Pearson, que es la única marca de creolina que he conocido en mi vida (cosa que digo como curiosidad, no para que le apliquen la ley antimonopolio y nos dejen también sin ese producto). Y varios, muchos frascos de desinfectantes, floral o lavanda.

Soluciones más drásticas las hay pero ocasionarían molestias y tendrían costo político: colocar en el sitio un "policía de rolito" y al próximo que desenfunde con intenciones de miccionar darle con el rolito en el ídem. Se armará un alboroto, se correrá el riesgo de que el sancionado se presente a la televisión inflamado de rabia y de Dios guarde la parte.

Esa es la verdadera esquina caliente de Caracas, la que los ciudadanos, a falta de vergüenza o de esos baños públicos que existen desde los tiempos de Diocleciano, mantienen en un permanente y detestable hervor.

Notas anteriores en Retuitiando
mineros chilenos
10/12/2014
Una condesa en el Soho
Venezolanisíma, esta niuyorker mira la ciudad desde la cúspide de su edificio en el Soho : « The Cornner » ve como se mueve la gente, más ella nunca deja de moverse ; Belkis Rodriguez descubrió hace más de dos décadas que »hacer dinero puede ser divertido » y a partir de allí no ha parado de divertirse.
mineros chilenos
09/12/2014
Quimeras
Cuando te levantas por la mañana lo único seguro que tienes es el rostro. Ni tu nombre sabes, ni tu nuevo oficio, profesión u ocio. Sales de la casa donde dormiste, o desayunas con quienes en esos momentos son tus hijos, pero para el día siguiente, quizá no poseerás ni mujer ni niños, ni perro ni casa
mineros chilenos
07/12/2014
Proyecto Alcatraz
A pocos metros de la línea de gol, el oval llegó a manos de Marco Reyes que, pese a verse flanqueado por tres adversarios, se arrojó y posó el balón sobre la zona de marca para lograr el primer y único ensayo a favor del equipo de Tocorón, en un torneo de rugby siete en el centro de Venezuela. Reyes no pudo ocultar su alegría y abrazó a su mentor deportivo, el empresario Alberto Vollmer quien, además de presidir la marca de Ron Santa Teresa, encabeza uno de los planes sociales más importantes que se desarrollan en Venezuela
mineros chilenos
05/12/2014
Buscando a mi padre en Twitter
¿Dónde está Miguel?, 77 años, 1,72 de estatura, 75 kilos de peso, pelo cano. Vestía chaqueta clara el día de su desaparición, pantalón gris, gafas de pasta, zapatos desgastados, diabético y... diagnosticado de Alzheimer desde hace dos meses. Las alarmas saltan de uno a otro extremo de la geografía española.
mineros chilenos
02/12/2014
Y la mejor hallaca es…
Y al final de la jornada nos correspondían unas diez hallacas y quedábamos tan contentos. Lo más lejos que llegué en el ámbito de elaboración hallaquil fue hacerme "amarradora oficial" un par de años consecutivos en la casa de mi amiga María Inés en Caracas. Hay que decirlo todo, no amarraba bien, pero esa casa era una gozadera
mineros chilenos
28/11/2014
Masacre de Encrucijada
Al conmemorarse seis años de la Masacre de La Encrucijada, el Partido Socialismo y Libertad inaugurará en Maracay la Casa de los Trabajadores Richard Gallardo, Luis Hernández y Carlos Requena como homenaje
mineros chilenos
27/11/2014
Dámelo o te mato
Moisés bajó por el ascensor. Mientras descendía le mandó un mensaje de texto a Franklin preguntándole por qué salida de Plaza Venezuela lo estaban esperando. Esperó que le dijeran que por la del metrobús porque era la más cercana, pero no le respondió.
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas