CARACAS, jueves 30 de octubre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Cronicario | 03/05/2012
El dedo pelúo
Las manos pelúas, lastimosamente, han acompañado al pueblo venezolano desde tiempos inmemoriales. Por fortuna, a veces pareciera que las caricaturas de Zapata, y no sólo las dedicadas a las manos pelúas, también. Es cuando nos asalta la certeza de que Zapata, que todo lo oye, nunca va a dejar de acompañar a los venezolanos, a su memoria y a su conciencia.
GREGORIO SALAZAR
Pedro León Zapata
0 0a

Llevamos tanto tiempo oyendo hablar de la tristemente célebre "mano pelúa", de sus tropelías y desafueros, de sus torceduras de la razón y el buen juicio, pero nunca hemos tenido la oportunidad de observarla frente a frente, de explorar, digamos, su forma física, la presencia carnal de tamaña bicha.

Es tan familiar la presencia de la "mano pelúa", últimamente se ha enraizado tanto en el quehacer nacional que ya extraña que en este desparrame de organismos burocráticos a la fecha no se haya creado el Ministerio del Poder Popular de la Mano Pelúa. El problema es que esto acabaría con una de las principales condiciones de la siniestra, que es su anonimato. Aunque si las cosas siguieran así probablemente nadie expresaría malestar o sorpresa por que el señor ministro del MINPOPOMAPE acudiera a su despacho encapuchado. Encontrarle la vuelta a todo es también una cosa muy nuestra.

No creo que amerite extenderse en explicar porqué no es lo mismo decir pelúa que peluda, visto que gente muy faculta ya lo ha hecho con lujo de detalles. Opino que la "d" suaviza tanto el término que lo humaniza. Peluda es, por ejemplo, la mano de Sukuri, nuestra canina y ladillosísima mascota. Pelúa es la pata de esa tarántula que apenas descubrimos en un rincón de la casa le caemos, enloquecidos, a escobazos y mentadas de madre.

Claro, los venezolanos hemos visto cantidad de "manos pelúas", pero son las salidas del lápiz insigne del Maestro Zapata. Son esas extremidades de dedos nudosos y retorcidos, o groseramente regordetas, pero siempre provistas de filosas y largas uñas y sembradas de apéndices pilosos, a veces salvajemente abundantes, como corresponde a alguien cuyos actos delatan torvo, montaraz, primitivo.

Zapata, que todo lo ve, ha ocupado sus viñetas con la representación de esas aborrecibles extremidades cuando el país resiente que algo que debía ocurrir con la mínima corrección y justicia fue trastocado, desviado, manipulado o envilecido con alevosía y ventaja, que la nocturnidad no es tan necesaria para este personaje, de quien el mismo Hombre Lobo se avergonzaría de tener algún parecido aunque fuera solamente en las manos.

Las manos pelúas, lastimosamente, han acompañado al pueblo venezolano desde tiempos inmemoriales. Por fortuna, a veces pareciera que las caricaturas de Zapata, y no sólo las dedicadas a las manos pelúas, también. Es cuando nos asalta la certeza de que Zapata, que todo lo oye, nunca va a dejar de acompañar a los venezolanos, a su memoria y a su conciencia. Sobre todo a quienes no se las llevan con las manos pelúas en cualquier época y cualquier lugar. Hay demasiada vox pópuli recogida y perpetuada en sus mágicos trazos.

En fin, mano pelúa es pelúa hasta el momento en que se sabe a quién pertenece. Bajo esa premisa, la mano pelúa por excelencia fue aquella que una noche apuñaleó el pecho de Juancho Gómez, en una alcoba del mismísimo palacio de Miraflores. Pelúa fue y pelúa se quedó.

Pero a lo que voy es a que en estos días, por fin, los venezolanos hemos podido conocer al menos uno de los cinco apéndices de la eficientísima mano pelúa del siglo XXI. ¿Un dedito? No, un dedo gordo con rostro de abultados cachetes, tan sudorosos que todavía mucha gente cree que lo entrevistaban en un sauna. Pero en verdad debe haber sido un sudor frío, pues estaba dejando de ser uno de los dedos de la mano poderosa que mueve los hilos de la justicia venezolana, para convertirse en el dedo hablador, dedo índice que tanto facilita la labor de la policía.

Y desde la tele nos contó este dedo gordo cómo se inventaron testigos, como se liberaron culpables, cómo se engavetaron expedientes, cómo se la aplicó a unos y se la desaplicó a otros. La típica labor de la mano pelúa cuya impronta son los estropicios. Por supuesto, ningún dedo se mueve solo. Necesita tendones, nervios, vasos capilares que lo alimenten. Los tendones y nervios principales de este dedo pelúo fueron, a confesión, los hilos telefónicos desde donde bajaron las órdenes del gran cerebro pelúo en que se ha convertido el aparato del poder entre nosotros.

No conocemos los rostros de los otros dedos de la mano pelúa que mece la cuna. Tampoco hay que hacer un esfuerzo sobrehumano para imaginárselos. Lo importante es saber y decidir qué hacer con la mano completa porque si de algo estamos seguros, hoy más que nunca, es que esto no va a ser para siempre, menos cuando viene subiendo, palmo a palmo, un clamor y hay millones repitiendo: ¡Abajo la mano pelúa! (N del R. Antes de que a alguien se le ocurra preguntarnos, nos adelantamos a decirles que sí hay cosas pelúas que son buenas y hasta sabrosas. Vaya a la arepera de la esquina y pida "una pelúa". Le darán una de queso amarillo con carne mechada. Ummm... ¡para chuparse los dedos!).

Notas anteriores en Cronicario
mineros chilenos
27/10/2014
El maestro de la pintura
Una gradación de valores plásticos se impone a partir de explosivos cromatismos dominantes, verdes, naranjas, ocres, amarillos, violetas, magentas y grises. Se despliegan sobre la tela, difuminados en una gama sobria y a la vez barroca de colores, con un entramado reticular, de puntos, líneas, trazos tenues, de textura y empaste puramente ópticos
mineros chilenos
23/10/2014
Techos de Buenos Aires
A la noche los techos fosforecen con los ojos de los gatos. Una puerta abierta los ilumina de manera efímera. En un segundo la puerta se cierra y queda sólo la luz que cae de las estrellas
mineros chilenos
21/10/2014
Un recuerdo TalCual
Aprendí de ver a Teodoro Petkoff escribir el editorial cada día. Vi en directo lo que es una redacción enérgica, joven, interesada en la realidad del país, entregada. Cometí mis primeros errores en notas y me venía abajo por los regaños telefónicos de mi familia. Laura me decía: “El periodismo se aprende haciéndolo. No te derrumbes”
mineros chilenos
20/10/2014
En rededor de poética
Por ser un asunto de técnica dramática, Aristóteles llegó a decir algo que hoy es considerado un exabrupto, que la fuerza del texto dramático existe sin representación ni actores. Y tenía razón, por cuanto su teoría era sobre el lenguaje dramático, el discurso (lógos) cuya eficacia dependía de la coherencia necesaria entre sus componentes. La systasys.
mineros chilenos
17/10/2014
"Mi hijo no tiene dedos"
Tuve un embarazo sin complicaciones, llegó mayo, estábamos preparados. Nos dirigimos al hospital y a la 1:15 de la mañana, nació nuestro niño. Todo estaba perfecto... hasta que dejó de serlo
mineros chilenos
13/10/2014
Los equivocados
Me encontraba en una especie de corral donde se hacinan seres humanos cuando vino esta reflexión a mi mente. El lugar estaba atiborrado de personas que sudaban mares ante la normal demora de cinco horas de cualquier vuelo que nos debía llevar a Caracas. Al lugar lo llaman aeropuerto y queda en la bella ciudad de Coro
mineros chilenos
10/10/2014
La chica que llevaba pistola en el tanga
La muerte de una niña rumana como consecuencia de la agresión de unos skinheads es el terrible arranque de la historia de Nacho Cabana, reconocido guionista de series como Policías o Cuenta atrás, quien ganó el Premio L’H Confidencial 2014 de novela negra
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas