CARACAS, domingo 26 de abril, 2015
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Cronicario | 03/05/2012
El dedo pelúo
Las manos pelúas, lastimosamente, han acompañado al pueblo venezolano desde tiempos inmemoriales. Por fortuna, a veces pareciera que las caricaturas de Zapata, y no sólo las dedicadas a las manos pelúas, también. Es cuando nos asalta la certeza de que Zapata, que todo lo oye, nunca va a dejar de acompañar a los venezolanos, a su memoria y a su conciencia.
GREGORIO SALAZAR
Pedro León Zapata
0 0a

Llevamos tanto tiempo oyendo hablar de la tristemente célebre "mano pelúa", de sus tropelías y desafueros, de sus torceduras de la razón y el buen juicio, pero nunca hemos tenido la oportunidad de observarla frente a frente, de explorar, digamos, su forma física, la presencia carnal de tamaña bicha.

Es tan familiar la presencia de la "mano pelúa", últimamente se ha enraizado tanto en el quehacer nacional que ya extraña que en este desparrame de organismos burocráticos a la fecha no se haya creado el Ministerio del Poder Popular de la Mano Pelúa. El problema es que esto acabaría con una de las principales condiciones de la siniestra, que es su anonimato. Aunque si las cosas siguieran así probablemente nadie expresaría malestar o sorpresa por que el señor ministro del MINPOPOMAPE acudiera a su despacho encapuchado. Encontrarle la vuelta a todo es también una cosa muy nuestra.

No creo que amerite extenderse en explicar porqué no es lo mismo decir pelúa que peluda, visto que gente muy faculta ya lo ha hecho con lujo de detalles. Opino que la "d" suaviza tanto el término que lo humaniza. Peluda es, por ejemplo, la mano de Sukuri, nuestra canina y ladillosísima mascota. Pelúa es la pata de esa tarántula que apenas descubrimos en un rincón de la casa le caemos, enloquecidos, a escobazos y mentadas de madre.

Claro, los venezolanos hemos visto cantidad de "manos pelúas", pero son las salidas del lápiz insigne del Maestro Zapata. Son esas extremidades de dedos nudosos y retorcidos, o groseramente regordetas, pero siempre provistas de filosas y largas uñas y sembradas de apéndices pilosos, a veces salvajemente abundantes, como corresponde a alguien cuyos actos delatan torvo, montaraz, primitivo.

Zapata, que todo lo ve, ha ocupado sus viñetas con la representación de esas aborrecibles extremidades cuando el país resiente que algo que debía ocurrir con la mínima corrección y justicia fue trastocado, desviado, manipulado o envilecido con alevosía y ventaja, que la nocturnidad no es tan necesaria para este personaje, de quien el mismo Hombre Lobo se avergonzaría de tener algún parecido aunque fuera solamente en las manos.

Las manos pelúas, lastimosamente, han acompañado al pueblo venezolano desde tiempos inmemoriales. Por fortuna, a veces pareciera que las caricaturas de Zapata, y no sólo las dedicadas a las manos pelúas, también. Es cuando nos asalta la certeza de que Zapata, que todo lo oye, nunca va a dejar de acompañar a los venezolanos, a su memoria y a su conciencia. Sobre todo a quienes no se las llevan con las manos pelúas en cualquier época y cualquier lugar. Hay demasiada vox pópuli recogida y perpetuada en sus mágicos trazos.

En fin, mano pelúa es pelúa hasta el momento en que se sabe a quién pertenece. Bajo esa premisa, la mano pelúa por excelencia fue aquella que una noche apuñaleó el pecho de Juancho Gómez, en una alcoba del mismísimo palacio de Miraflores. Pelúa fue y pelúa se quedó.

Pero a lo que voy es a que en estos días, por fin, los venezolanos hemos podido conocer al menos uno de los cinco apéndices de la eficientísima mano pelúa del siglo XXI. ¿Un dedito? No, un dedo gordo con rostro de abultados cachetes, tan sudorosos que todavía mucha gente cree que lo entrevistaban en un sauna. Pero en verdad debe haber sido un sudor frío, pues estaba dejando de ser uno de los dedos de la mano poderosa que mueve los hilos de la justicia venezolana, para convertirse en el dedo hablador, dedo índice que tanto facilita la labor de la policía.

Y desde la tele nos contó este dedo gordo cómo se inventaron testigos, como se liberaron culpables, cómo se engavetaron expedientes, cómo se la aplicó a unos y se la desaplicó a otros. La típica labor de la mano pelúa cuya impronta son los estropicios. Por supuesto, ningún dedo se mueve solo. Necesita tendones, nervios, vasos capilares que lo alimenten. Los tendones y nervios principales de este dedo pelúo fueron, a confesión, los hilos telefónicos desde donde bajaron las órdenes del gran cerebro pelúo en que se ha convertido el aparato del poder entre nosotros.

No conocemos los rostros de los otros dedos de la mano pelúa que mece la cuna. Tampoco hay que hacer un esfuerzo sobrehumano para imaginárselos. Lo importante es saber y decidir qué hacer con la mano completa porque si de algo estamos seguros, hoy más que nunca, es que esto no va a ser para siempre, menos cuando viene subiendo, palmo a palmo, un clamor y hay millones repitiendo: ¡Abajo la mano pelúa! (N del R. Antes de que a alguien se le ocurra preguntarnos, nos adelantamos a decirles que sí hay cosas pelúas que son buenas y hasta sabrosas. Vaya a la arepera de la esquina y pida "una pelúa". Le darán una de queso amarillo con carne mechada. Ummm... ¡para chuparse los dedos!).

Notas anteriores en Cronicario
mineros chilenos
21/04/2015
Yo, violada
La historia de una adolescente violada por más de quince pandilleros no constituye un caso aislado en medio de la violencia que vive El Salvador. Esta crónica, publicada originalmente por el periódico El Faro, detalla uno de los mecanismos de intimidación más crueles y frecuentemente utilizados por las maras salvadoreñas
mineros chilenos
19/04/2015
Lulú quiere viajar
Hoy quiero confesarte que me gustaría viajar, salir de esta historieta y conocer mundo como lo hacen los seres humanos. Me fascinaría ir de compras en el boulevard de un país lejano, lucir allá mis bucles y mi sempiterno trajecito rojo.
mineros chilenos
17/04/2015
Yo vi el cadáver de Stalin
La muerte de Stalin fue un hecho repentino, no llegaba a imaginármelo muerto. Formaba parte de mí mismo y no entendía de qué manera podríamos vivir sin él. Una especie de entorpecimiento se adueñó de todos. Los hombres se habían hecho a la idea de que Stalin pensaba por ellos. Sin él se sentían perdidos.
mineros chilenos
13/04/2015
EL HINCHA
Una vez por semana, el hincha huye de su casa y asiste al estadio, que al final se queda solo y también el hincha regresa a su soledad, yo que ha sido nosotros: el hincha se aleja, se dispersa, se pierde, y el domingo es melancólico como un miércoles de cenizas después de la muerte del carnaval
mineros chilenos
06/04/2015
Carta de amor
Porque no hay dinero que compre este sentimiento que me mantiene vivo. Por esto y más te digo desde el fondo de mi alma que te amo Venezuela, alma que desde mi nacimiento lleva tatuada tu bandera, ante ti y ante el mundo juro que no descansare hasta verte correr de nuevo luego de levantarte de esa silla de ruedas en la que te tienen para jugar contigo.
mineros chilenos
23/03/2015
Elefantes en la red
¿Qué pensará el pueblo que ve transcurrir el domingo, el sagrado día que antes dedicaba al descanso y al esparcimiento, llevando horas de sol en una cola para conseguir que comer? ¿Qué cruzará por la mente de quienes sufren en los ruinosos puestos asistenciales clamando por sus vidas cuando ven la dolce vita de quienes integraron este elenco revolucionario en los suntuosos predios del imperio?
mineros chilenos
19/03/2015
CAMINO A LA TORTURA
Aunque se han conseguido logros para erradicar la ablación, lo cierto es que 70 millones de mujeres africanas la han sufrido y en una treintena de países del continente se sigue practicando a diario, sobre todo, en la franja saheliana
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas