CARACAS, viernes 31 de octubre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
RETUITEANDO | 16/04/2012
HALOMONAS TITANICAE
Los alemanes han utilizado el legendario barco para burlarse cruelmente de sus rivales ingleses. Hay una película de 1942, en plena Segunda Guerra, en la que la tragedia ocurre por manejos sórdidos y por ignorar las recomendaciones de un oficial teutón, claro, de la tripulación
GREGORIO SALAZAR
Titanic
0 0a

Cuando llegamos al sitio escogido para la obra, el resonar de los martillos sobre metales era incesante y abrumador.

Más allá un grupo de operarios bastantes grotescos armaban una red tubular que comenzaba a ras del suelo como escaleras y en la parte más alta tomaba forma de barandales. La estructura quedaría coronada por un timón y una chimenea.

Trabajaron a ritmo febril hasta hacer aparecer entre brumas al buque, que pronto fue abordado por la tripulación y una tropa de pasajeros inquietos, exultantes, frenéticos los unos y los otros.

Más tarde, un banquete en el mismísimo puente de mando, el capitán evidentemente ebrio y con un ojo sombreado semejando un parche, las coquetas pasajeras con la impudicia desbordada en los senos, los marinos excitados y desentendidos de sus faenas. Y en medio de un lenguaje gestual y mímico exageradamente expresivo, la única palabra que se escucha en toda la obra. Un grito. No podía ser otro: ¡Iceberg..! En estos días centenarios del Titanic y del grandiosamente reflotado Festival Internacional de Teatro de Caracas, volví a tener en mis manos el programa de aquella singular presentación del Theater Titanick (1995). "Una alegoría apocalíptica del naufragio del sueño en que vivía el mundo antes de la Primera Guerra Mundial, de que el progreso técnico e industrial acabaría con el horror, en vez de convertirse en su herramienta", se lee.

No ha sido, por cierto, la única vez que los alemanes han utilizado el legendario barco para burlarse cruelmente de sus rivales ingleses. Hay una película de 1942, en plena Segunda Guerra, en la que la tragedia ocurre por manejos sórdidos y por ignorar las recomendaciones de un oficial teutón, claro, de la tripulación. El arte es, al menos, una forma más considerada de cobrarse sus mutuos estropicios y desportillamientos.

El Titanic. ¿Quién no ha sucumbido ante la fascinación de esta increíble historia? El objeto más grande y majestuoso que había construido la mano del hombre, un trasatlántico de ensoñación, derroche de glamour, lujo, confort y tecnología yéndose en su viaje inaugural al fondo del océano arrastrando consigo más de 1.500 vidas.

Una historia donde se entremezclan la ambición, la arrogancia, el heroísmo, la cobardía, el sentido del deber, la solidaridad, la discriminación, tan cargada de enseñanzas que perfectamente pudiera ser incorporada a la Biblia.

Tengo en ella mis preferidos, héroes entre los héroes: los músicos, quienes asumieron estoicamente --no su fatalidad, sino su deber-- hasta el minuto final y cuyos himnos fueron el último bálsamo para tantas almas desesperadas.

Hoy se cumple un siglo del fatídico roce del barco con tan insólita mole (¿Un Moby Dick glacial? ¿Un Leviatán de hielo?) y mañana de su terrible naufragio. A más de 4 kilómetros profundidad, en el reino del silencio y la oscuridad en la que duerme su truncada historia de grandeza, los restos del fantástico navío resultan una delicia para las bacterias, miles de millones de ellas, que devoran el casco, ventanas, puertas y escaleras y las que fueron sus descomunales calderas. En 30 años, del fantástico trasatlántico no quedará sino lo que parecerá carámbanos o estalagmitas de óxido, pero que en realidad son las inmensas colonias de la Halomonas Titanicae, como ha sido bautizado el voraz microorganismo. Se habrá dado un banquete de 50 mil toneladas de hierro fundido.

¿Cómo fue posible que aquella maravilla naval teniéndolo todo para dejar una historia de triunfo y magnificencia sucumbiera en forma tan desgraciada y sobre todo tan prematura? Hay un listado largo de omisiones, imprevisiones, errores y temeridades con la que se intenta explicarlo. A otros les basta con decir: escrito estaba, si se toma en cuenta la asombrosa premonición novelística de Morgan Robertson, "Futilidad", (1898).

Que las comparaciones resultan odiosas son una verdad oceánica, ni tampoco intentaré halarlas hasta aquí con remolcadores. Pero cuando pienso en la nave revolucionaria de la cual nos quieren hacer pasajeros a la fuerza, encuentro que este buque se parece más a la sátira alemana que vimos en el Poliedro hace 17 años que a la historia real. El timonel de este navío a la deriva tiene mucho más que ver con el capitán ebrio y pirata que con el adusto y hasta ese día super eficiente Edward J. Smith.

Los grotescos y torpes operarios del fingido astillero han encontrado émulos en quienes nos trazan esta delirante singladura. Como en "Titanick", el agua no invade las bodegas desde afuera, sino desde el mismo interior del buque, de aquellas tuberías que se exhibían como barandas y escaleras y que resultaron caños, surtidores cuyos chorros incontenibles inundaron el escenario y empaparon buena parte del público, incluido al gobernador capitalino de la época.

En ninguna parte está escrito que el destino de este país sea el hundimiento, ni existe, aunque muchos intentan cultivarla, una Halomona Venezuelae del odio, predestinada a dejar esta nación hecha carámbanos. Estamos a tiempo para evitarlo, comenzando por superar el desconcierto que nos causa ver una mitad del país gritando: --¡Iceberg...! Mientras la otra mitad, ensimismada, le responde: --¿Uh? ¿Ah?

Notas anteriores en RETUITEANDO
mineros chilenos
27/10/2014
El maestro de la pintura
Una gradación de valores plásticos se impone a partir de explosivos cromatismos dominantes, verdes, naranjas, ocres, amarillos, violetas, magentas y grises. Se despliegan sobre la tela, difuminados en una gama sobria y a la vez barroca de colores, con un entramado reticular, de puntos, líneas, trazos tenues, de textura y empaste puramente ópticos
mineros chilenos
23/10/2014
Techos de Buenos Aires
A la noche los techos fosforecen con los ojos de los gatos. Una puerta abierta los ilumina de manera efímera. En un segundo la puerta se cierra y queda sólo la luz que cae de las estrellas
mineros chilenos
21/10/2014
Un recuerdo TalCual
Aprendí de ver a Teodoro Petkoff escribir el editorial cada día. Vi en directo lo que es una redacción enérgica, joven, interesada en la realidad del país, entregada. Cometí mis primeros errores en notas y me venía abajo por los regaños telefónicos de mi familia. Laura me decía: “El periodismo se aprende haciéndolo. No te derrumbes”
mineros chilenos
20/10/2014
En rededor de poética
Por ser un asunto de técnica dramática, Aristóteles llegó a decir algo que hoy es considerado un exabrupto, que la fuerza del texto dramático existe sin representación ni actores. Y tenía razón, por cuanto su teoría era sobre el lenguaje dramático, el discurso (lógos) cuya eficacia dependía de la coherencia necesaria entre sus componentes. La systasys.
mineros chilenos
17/10/2014
"Mi hijo no tiene dedos"
Tuve un embarazo sin complicaciones, llegó mayo, estábamos preparados. Nos dirigimos al hospital y a la 1:15 de la mañana, nació nuestro niño. Todo estaba perfecto... hasta que dejó de serlo
mineros chilenos
13/10/2014
Los equivocados
Me encontraba en una especie de corral donde se hacinan seres humanos cuando vino esta reflexión a mi mente. El lugar estaba atiborrado de personas que sudaban mares ante la normal demora de cinco horas de cualquier vuelo que nos debía llevar a Caracas. Al lugar lo llaman aeropuerto y queda en la bella ciudad de Coro
mineros chilenos
10/10/2014
La chica que llevaba pistola en el tanga
La muerte de una niña rumana como consecuencia de la agresión de unos skinheads es el terrible arranque de la historia de Nacho Cabana, reconocido guionista de series como Policías o Cuenta atrás, quien ganó el Premio L’H Confidencial 2014 de novela negra
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas