CARACAS, jueves 23 de octubre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
La Nación | 11/04/2012 | 3 Comentarios
"Defendí la Constitución"
Quien rescató a Hugo Chávez dice no arrepentirse de su actuación en los hechos de abril de 2002. A juicio de Baduel, Chávez y Lucas Rincón son los únicos que pueden aclarar si el Presidente renunció o no. Asegura que no tiene cómo afirmar que el golpe del 11-A fue preparado por el sector chavista de la FAN
MARISELA CASTILLO APITZ
Raúl Baduel
2 3a

Raúl Isaías Baduel lideró la operación que restituyó a Hugo Chávez en el poder en abril de 2002. Luego fue comandante general del Ejército y ministro de la Defensa hasta julio de 2007, cuando pasó a retiro y manifestó su rechazo a la reforma constitucional. Ello lo convirtió en uno más de los enemigos de Chávez.

A pesar de ser compadre del Primer Mandatario, fue enjuiciado por corrupción poco después de criticar a la Revolución.

Sin embargo, Baduel no se considera ladrón sino un preso de conciencia de Hugo Chávez.

Desde Ramo Verde, Raúl Baduel conversó en exclusiva con Tal Cual

—¿Los hechos del 11 de abril fueron un golpe de Estado o un vacío de poder?
— Yo sostengo lo mismo que afirmé el 12 de abril. Yo no reconocí a esa junta de facto porque usurparon el poder legal y legítimamente constituido en Venezuela. De acuerdo con el fallo del TSJ que dice que fue un vacío de poder habría que inventar un nuevo léxico. Si alguien usurpa el poder por la manera que no está establecido en la Carta Magna es un golpe de Estado.

—¿Por qué fracasó ese golpe de Estado?
—Fue evidente que hubo un rechazo de una parte de los venezolanos en la forma en que eliminaron los poderes y que prácticamente fue una coronación de ese señor (Carmona Estanga). Desde Maracay, se unieron esfuerzos para conducir la operación cívico-militar Restitución de la Dignidad Nacional, que no sólo era para restituir al Presidente sino a todos los poderes. De hecho, hay un manifiesto donde se invitaba a que cesara la persecución, a que vinieran los organismos de vigilancia internacional para que de una manera democrática se recompusieran las cosas. En ese manifiesto se hacía referencia a que se convocara a un referéndum.

—¿Se arrepiente de haber traído de vuelta al Presidente?
—A mí me endosan que fui yo quien volvió a colocar a Chávez en el poder. Si así lo piensan que me pasen la cuenta completa porque también hice que volvieran los gobernadores, alcaldes, los diputados de la Asamblea Nacional y el Tribunal Supremo.

—Pero, ¿se arrepiente?
—Lo que hice fue cumplir con mi deber. Nadie puede decir que yo estaba defendiendo tal o cual proyecto político. Yo estaba defendiendo la Constitución. No puedo arrepentirme de uno de los deberes más preciados de un soldado. Como ciudadano hice lo propio cuando el 5 de noviembre de 2007 fijé una posición contra lo que era un golpe contra la Constitución, un fraude constitucional.

—¿Qué responsabilidad tuvo el Presidente en el 11 de abril?
—Algún día las cosas se podrán evaluar con más objetividad. La operación que fue a La Orchila a buscar a Chávez llevaba fiscales militares y un tribunal militar para que se revisaran exhaustivamente las actuaciones de todos los actores. En esa comisión iba un juez militar del circuito de Maracay, un fiscal militar y se tomó la previsión de llevar abogados para que el Presidente tuviera asistencia legal. Siempre procuramos que se determinaran las responsabilidades. Yo no tengo elementos para decir quién es culpable o no de las actuaciones.

—Pero, el militar Otto Gebauer sí fue condenado, y años después estuvo preso con usted en Ramo Verde...
—Él ha dado declaraciones contradictorias diciendo que yo di órdenes de mandarlo a matar, cosa que es totalmente incierta. Cómo alguien después va a estar sesgando las versiones de los hechos y también hacer señalamientos irresponsables.

—Pero, ¿sí dio la orden de apresarlo?
—Yo di la orden de rescatar al Presidente de la República que había sido electo democráticamente. Yo previamente había hablado con el personal de la Armada que estaba encargado de la custodia para evitar enfrentamientos porque en el manifiesto decía que debíamos evitar el error de luchar entre hermanos militares. Nunca estuvo en mi mente dar órdenes de eliminar físicamente a compañeros de armas.

—¿Cómo evalúa la actuación de los militares durante el 11 de abril?
—Ellos se apartaron del cumplimiento de su deber porque avalaron a una junta de facto que usurpó el poder.

—Pero, el alto mando militar anunció la renuncia de Chávez...
—El general Lucas Rincón dijo esas cosas. Eso se debió haber precisado a posterior. Lo que yo sí tengo plena conciencia es de que en el contacto telefónico que tuve nunca me dijo que había renunciado. Me dijo que iba al Fuerte Tiuna para buscar una solución a esa situación. Yo le insistí que se fuera a Maracay. Yo me enteraba de las cosas por los medios de comunicación, y cuando vi eso intenté nuevamente hablar con Chávez, pero no fue posible. Logré hablar con el entonces jefe de la casa militar y le dije que había hablado con el Presidente, previo a que se fuese al Fuerte Tiuna, y que nunca me dijo que había renunciado. Quien lo puede aclarar es el Presidente. Yo no tenía un medio de comunicación directo con él porque por respeto a mi superior no quería quebrantar las líneas de mando.

—¿Si nunca se explicó la conducta de Lucas Rincón y tampoco fue apresado, cree que este golpe fue preparado por el sector chavista de la FAN?
—No tengo ningún elemento para hacer esa afirmación. Los actores involucrados, comenzando por Hugo Chávez y Lucas Rincón, tendrían que explicar esto.

—¿Chávez volvió al poder por el pueblo o por la actuación militar?
—Los soldados somos pueblo en uniforme. Y en Maracay desde el viernes 12 de abril se activó un espíritu cívico democrático por un grupo de personas que se aproximaron a las puertas de la Brigada de Paracaidistas. Les dije que había que luchar y vencer porque era una junta de facto. Eso comenzó a las 21 horas del viernes 12 y ya en la mañana de sábado 13 toda la brigada estaba rodeada de hombres y mujeres que demandaban el respeto a la Constitución.

—A una década de los hechos de abril, ¿qué aprendizajes dejan estosacontecimientos?
—Lo que demanda nuestro país es que todos entendamos el sentir mayoritario de los venezolanos de vivir en democracia, sólida y profunda. Que tenga un contenido social y especial atención por los menos favorecidos, pero una democracia de respeto, donde haya equilibrio de poderes e independencia de poderes. No podemos decir que estamos en un régimen democrático porque se hacen elecciones.

—¿En la FAN hay quien tenga la actitud que usted asumió cuando se desvinculó del Gobierno?
—Sería inelegante que yo me pusiese como una referencia. Ya hemos visto que integrantes del Alto Mando Militar manifestaron que su deber no es el apego a la Constitución sino un proyecto político personalista de Hugo Chávez. Entonces, como dicen los abogados: a confesión de parte, relevo de pruebas.

 

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas