CARACAS, domingo 23 de noviembre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
Día de cine | 07/03/2012
Imposible forever
En esta entrega Misión Imposible: Protocolo Fantasma flaquea frente a su antecesora inmediata que lucía más sólida como trama. Importa muy poco; el ritmo, la libertad, el me-importa-un-pimiento-la-verosimilitud pueden contra todo y contra todos. Como en un cuento de hadas. Al final, ganan los buenos
HÉCTOR CONCARI
Misión Imposible
0 0a

Todo comenzó cuando Bruce Geller, un libretista y compositor de música para teatro vuelto productor, le vendió a la CBS la idea de la serie Misión: Imposible. Entre 1966 y 1973, la serie narró las aventuras de un grupo de agentes insertados en territorio enemigo con la misión de acabar con bolsones de la Guerra Fría, con meros delincuentes o con gorilas del tercer mundo.

Las misiones nunca eran tan originales como la trama porque Jim Phelps (un atildado Peter Graves que lideró la serie desde la segunda temporada) armaba un libreto en el que los villanos ineluctablemente entraban sin vacilar y terminaban matándose entre ellos porque, se explicaba a veces, el gobierno americano no podía involucrarse en ejecuciones.

La serie tuvo un éxito sin precedentes y fue reflotada en 1988 por dos temporadas. Casi tan famosa como el disparate de la trama era la música del jazzista argentino Lalo Schiffrin. En 1996, la serie se volvió película de la mano del libretista Steven Zaillan (el de La chica del dragón tatuado) y el director Brian de Palma (Los intocables).

A decir verdad tenía poco, o nada que ver con el original: la clave argumental de hacer que los enemigos entraran en una historia de traiciones y se diezmaran entre ellos había desaparecido y un carilindo Ethan Hunt reemplazaba al enigmático "Señor Phelps".

Pero las tres películas (hubo dos secuelas dirigidas por John Woo, el de Contracara, y JJ Abrams, el creador de Lost) mantenían en vilo el disparate enfrentando al equipo a guerreros biológicos y traficantes de armas. La franquicia no ha perdido un ápice de su atractivo y este Protocolo Fantasma obliga a Hunt y su equipo a infiltrarse en el Kremlin para, entre otras cosas, impedir el Armageddón nuclear.

Hay algo en lo cual el expediente no varía: es un muestrario perfecto de las obsesiones de los tiempos que corren. Si en el pasado los ramalazos de la Guerra Fría, tras la Cortina de Hierro o en el tercer mundo, llevaban la delantera para luego ser reemplazados en los 80 por neonazis o criminales organizados que eventualmente evolucionarían en las películas al estatus de malhechores planetarios, ahora les toca el turno a los terroristas con potencial nuclear.

En todo este tránsito hay algo que se ha perdido para desgracia de los fanáticos de la serie y es la inverosimilitud. El original se regodeaba en un doble disparate, el de tener juguetes que podrían dar vuelta a cualquier aspecto del mundo sensible y volverlo un peluche al servicio de la trama, y el inventar una fábula en la que todos los elementos caían como perlas en un collar, para sorpresa del espectador (no en vano, el equipo tenía entre sus integrantes un mago ilusionista, llamado Rolling Hand).

Este segundo aspecto ha decaído, por la peor de las razones concebibles. El mundo visual ya no es tan inverosímil, la tecnología de punta antes solamente disponible para los espías, es hoy un "gadget" a la mano de todo el mundo.

El disparate se ha vuelto cotidiano, el mundo es capturable en cualquier dispositivo y además es rearmable y por si fuera poco se puede reinsertar en un sistema que le otorga un sentido narrativo. Queda entonces y no es poco para el espectador liberado de prejuicios de credibilidad­ la libertad de jugar "a piaccere" con una historia sin más sentido que el acumular un disparate tras otro sabiendo que no hay ley en el mundo ­ciertamente no la de la gravedad­ que pueda contra los buenos muchachos de Misión Imposible.

Es cierto, este Protocolo Fantasma flaquea frente a su antecesora inmediata que lucía más sólida como trama. Importa muy poco; el ritmo, la libertad, el me-importa-un-pimiento-la-verosimilitud pueden contra todo y contra todos. Como en un cuento de hadas. Al final, ganan los buenos.

Notas anteriores en Día de cine
La chica con el dragón tatuado
17/02/2012
Suecos, nazis y malos
La chica con el dragón tatuado se trata de un anciano agonizante, un crimen cometido cuatro décadas atrás en una familia presta a desempolvar un cadáver del closet más cercano a la menor provocación. Y espolvoreado sobre el todo está el pasado filo nazi de algunos y las intrigas que la plutocracia sueca teje, detrás de un inmaculado orden institucional
Tintin
23/01/2012
Trazo fino
Tintin es un personaje que se remonta al año 1929, surgido de la imaginación del belga Hergé (seudónimo de Georges Prosper Rémi) y que, como periodista, viajará a los confines del mundo deshaciendo entuertos. Vistos hoy sus entornos son impresentables: árabes perversos (en Los Cigarros del Faraón), chinos contrabandistas (El loto azul), y militares protonazis (El cetro de Ottokar) por nombrar apenas tres, sólo mantenidos a raya por la pericia y devoción de un periodista occidental
Julia
01/12/2011
Indignado, pero happy
Los héroes de Capra, habían enfrentado la adversidad y, con una fe ciega en sí mismos y en el sistema, triunfaban como héroes individuales. El mismo movimiento es el de Larry Crowne, con algunos zig-zags en el camino
Los Kennedy
25/11/2011
Dinastía
No es la historia política de una década convulsionada que apenas si empezaba y de la que varios asesinatos políticos (los Kennedy, Malcolm X, Martin Luther King) serían la emergencia más sonora. Es la crónica de una dinastía mutilada, hecha de ambiciones propias y ajenas y tajeada por pasiones oscuras que, en el fondo, vinculaban el erotismo con el poder y que harían eclosión un día de noviembre de 1963 en Dallas
Un cuento chino
15/10/2011
Un chino
Un cuento chino adopta, un poco en broma, un poco en serio, la paciencia oriental para describir la vida cotidiana, metódica y ordenada de un ferretero, cuarentón largo, cuya vida, celosamente guardada de cualquier remezón externa, tropieza con la de un chino recién llegado que no habla sino su idioma y que solamente puede definirse por su indefensión frente al mundo
Iphone
11/10/2011
LA IMAGEN Y JOBS
El cine de las salas oscuras, al que asistíamos como peregrinos, se ha transformado en un compañero de viaje, una miniatura que cabe en un portafolio o hasta en un bolsillo gracias al ingenio de Steve Jobs
El planeta de los simios
01/10/2011
De salvaje a gorila
La trama original de El Planeta de los Simios, aludía a una peste que había matado a todos los gatos y perros, y obligado a los humanos a tomar a los simios como mascotas, y estos eventualmente habían mutado y ­recordemos a los utópicos y convulsionados setenta­ se habían rebelado contra sus poderosos amos. No faltó quien hiciera una lectura política de la serie, con los simios como los condenados de la tierra
 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas