CARACAS, miércoles 26 de noviembre, 2014
Facebook Twitter RSS
Temas del día
| 13/01/2011
¿Hacia dónde va nuestra economía?
No podemos mejorar la situación de la economía venezolana y, como consecuencia, el empleo, la inflación, el tipo de cambio, la inversión nacional y extranjera y el ahorro, partiendo del hecho de que el papel del gobierno en el mundo empresarial se debe acrecentar
César Aristimuño
Talcual Digital.com
0 0a

No podemos mejorar la situación de la economía venezolana y, como consecuencia, el empleo, la inflación, el tipo de cambio, la inversión nacional y extranjera y el ahorro, partiendo del hecho de que el papel del gobierno en el mundo empresarial se debe acrecentar.

El mejoramiento en las condiciones de vida de los venezolanos y la creación de las bases económicas para su sostenimiento, es la principal responsabilidad del gobierno. Este tiene la obligación de generar las políticas públicas que creen mejores condiciones de vida para los venezolanos, y para ello se deben tomar en inclusión a todos los actores que tienen que ver con el desarrollo del país si se desean lograr resultados positivos.

El gobierno no se debe proponer reemplazar al sector privado (bastante ya ha avanzado en este sentido), a no ser que queramos repetir las experiencias fracasadas del último siglo.

La desaparición de una buena parte del parque industrial y la concentración económica que está produciendo la política económica actual en nada beneficia a los más pobres ni al desarrollo del país. No estamos contribuyendo a la sustitución de la sociedad basada en el consumo de la renta petrolera, por una sociedad cuyo principal sustento sea el trabajo productivo.

En vez de ayudarnos a salir de los problemas que estamos viviendo, las intervenciones gubernamentales en la economía privada sirven y servirán para hacer más difícil nuestra salida.

El Estado se tiene que convertir en un gran generador de confianza, lo cual traería consigo un clima de estabilidad y menos incertidumbre para incrementar las inversiones nacionales y extranjeras, creando así el país de progreso, desarrollo y bienestar que todos los venezolanos aspiramos.

Los políticos deben ser lo suficientemente capaz de percibir que su comportamiento se refleja en lo económico.

EL FUTURO Y LA NECESIDAD DE UNA GRAN REFLEXIÓN
A la nación le espera un futuro económico con dificultades. Las medidas que ha venido tomando el gobierno en materia económica y financiera no nos permite vislumbran un mejor futuro en el corto y mediano plazo. No obstante, aplaudimos la decisión de la no implementación del IVA, del IDB el veto a la Ley de universidades. Las cuantiosas reservas petrolíferas de las mayores del mundo, y los altos precios del crudo, le han permitido al gobierno soportar todas las equivocaciones en materia de modelo económico y de sistema democrático. Pero el gobierno tiene que estar consciente que esta bonanza está llegando a su límite.

El gobierno ya no cuenta con los ingresos suficientes proveniente del subsuelo, pues una parte de este se ha hipotecado, y los venezolanos hemos empezado a vernos cara a cara con el modelo actual, y cada vez más se siente su insostenibilidad, pues se profundizan de forma creciente los aspectos negativos que alejan el bienestar de la población venezolana.

La intervención continúa del gobierno en la economía privada, son pésimas señales para los inversionistas locales y extranjeros. La inversión privada -motor clave de toda economía- seguramente retrocederá al menos por un tiempo prudencial, causando grandes perjuicios, que se notarán sobre todo a mediano y largo plazo. En este punto el gobierno debe reflexionar y saber que los Estados que progresan aun siendo muy distintos en sus estilos de gobiernos es porque tienen un denominador común: Todos han crecido gracias a las inversiones nacionales y extranjeras productivas, ya que a través de ellas es que se puede lograr un crecimiento económico sostenido a mediano y a largo plazo que ofrezca sostenibilidad de empleo a los trabajadores actuales y oportunidades a los casi 420.000 trabajadores que cada año se incorporan a la masa laboral en Venezuela.

Brasil, un país muy cercano a nosotros se define como un gobierno socialista democrático, pero una de sus principales características es la apertura a la economía de mercado y la no intervención del Estado en la economía privada. Una parte muy importante de la población de Brasil ha estado acostumbrado a ser pobre, pero hoy es cada vez menos pobre estrechándose, las diferencias entre ricos y pobres, pero no haciendo a los ricos más pobres sino a los pobres más ricos.

Y para lograr estos resultados, el gobierno de Brasil lo que ha hecho, entre otras medidas, es incentivar la inversión nacional y extranjera, que le ha permitido registrar en el 2010 un crecimiento económico superior al 7%. Algo debemos de aprender de este vecino que ha reconocido que la intervención continua del Estado en la economía no es el camino para generar bienestar y crecimiento y que al contrario es la apertura al capital privado nacional y extranjero, la generación de confianza con reglas claras, el respeto y el estimulo a la formación de la propiedad privada y educación de alto nivel lo que realmente genera bienestar, crecimiento y felicidad a sus habitantes.

Desde hace varios años nuestra economía viene presentando la inflación más alta de la región afectando de manera importante la capacidad de consumo de la gente, la deuda pública interna se ha elevado 3.177% en los últimos doce años para ubicarse en 83.047 millones de bolívares, fuimos la única economía de la región que se contrajo en el 2010 a pesar de un incremento de 15 dólares en la cesta petrolera venezolana versus 2009, las reservas internacionales cerraron el 2010 en su nivel más bajo de los últimos cinco años.

 
Tu Comentario
Para participar, necesitas ser usuario registrado en TalCual. Si no lo eres, Regístrate Aquí
Correo Clave
Caracteres restantes: 280
Las opiniones aquí emitidas no reflejan la posición de TalCual.

TalCual no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.

TalCual se reserva el derecho de no publicar los comentarios que utilicen un lenguaje no apropieado y/o que vayan en contra de las leyes venezolanas y las buenas costumbres.

Los mensajes aparecerán publicados en unos minutos.
Destacadas