20 de noviembre 2017

Adiós al Gran Catalá

José Agustín Catalá

En este fin de semana particular, signado por informaciones de decesos notables y notorios, una noticia en especial atraviesa el corazón de la Venezuela democrática: la muerte a los 97 años del gran editor José Agustín Catalá a los 97 años de edad, conocido no sin razón como el "editor de la libertad"

En este fin de semana particular, signado por informaciones de decesos notables y notorios, una noticia en especial atraviesa el corazón de la Venezuela democrática: la muerte a los 97 años del gran editor José Agustín Catalá a los 97 años de edad, conocido no sin razón como el "editor de la libertad".

José Agustín Catalá, cuya vida podría decirse, estuvo marcada por su amor a Venezuela, al punto de que estuvo presente en las trincheras de luchas contra las dictaduras, se había desempeñado como director general de Servicios de la Presidencia del antiguo Congreso. Pero, más allá de esa función burocrática y formal, el "Viejo" Catalá fue un insigne defensor del periodismo escrito sin miedo, desde que fuera editor de Resistencia, la publicación clandestina del periódico Acción Democrática durante la dictadira de Marcos Pérez Jiménez..

"El editor es recordado por fundar las revistas Cantaclaro y Signo. Esta última hacía fuerte oposición política a la dictadura. En los cincuenta, Catalá participó en las luchas clandestinas de Acción Democrática y publicó el libro Venezuela bajo el signo del terror. A raíz de ello fue encarcelado y torturado por la Seguridad Nacional en 1953. Pasó tres años en la prisión de Ciudad Bolívar. Cuando recobró su libertad desempeñó diversos oficios, entre ellos, el de librero", escribe hoy Carmen Victoria Méndez en El Nacional.

"Tras la caída del régimen se dedicó de lleno a la actividad editorial. "Lo que la democracia le debe a este hombre de libros es incalculable. No ha habido testimonio escrito revelador de los crímenes de la dictadura que no haya pasado por sus manos de editor. Además, durante décadas dirigió la Imprenta Nacional y la oficina administrativa del Congreso Nacional de la República de Venezuela, sin ínfulas, buscando la efectividad gerencial, y urgido por una vernácula escrupulosidad en el manejo de los dineros del Estado. Como editor político no hay nadie que se le compare en la historia republicana de este azaroso país al norte de la América del Sur, sobre todo en lo que a ediciones sobre la dictadura perezjimenista se refiere, y a la denuncia de las violaciones de los derechos humanos, bien sea por torturas o asesinatos", escribió en 2008 Rafael Arráiz Lucca, quien redactó el prólogo de las memorias de Catalá", refiere la periodista Méndez.

Por su aplomo y valentía, Catalá fue un secuestrado político de esta dictadura, que precedió a la era democrática que se instituyó en los años sesenta y que ahora se ve de nuevo amenazada de perderse. Pero Catalá fue más que el periodista audaz y combativo. Como Editor publicó el Libro Negro de la dictadura perezjimenista, desde donde denunció los mecanismos de persecución, hostigamiento, tortura y muerte que recibían los "defensores de la democracia".

Más allá de sus fronteras, José Agustín Catalá extendió su batalla en contra de las dictaduras en varios países de América Latina. El 25 de julio de 1996 el gobierno chileno le otorgó la Orden Bernardo OHiggins por haber sido fiel combatiente de la dictadura del general Augusto Pinochet.

Desde este diario, en cuyo director Teodoro Petkoff, ha tenido siempre un amigo leal, enviamos nuestras palabras de condolencia a sus familiares, en especial a su hija Elba Catalá, su fiel compañera de los últimos años de esta gran batalla por la vida.

;