21 de noviembre 2017

Gira imperial y ¿los resultados?

Gira imperial de Trump

En este contexto, también llama positivamente la atención como el caso venezolano si lo ha trabajado con la adecuada prudencia de un Jefe de Estado, manteniendo un constante proceso de consultas con los países vinculados, en particular con los miembros del Grupo de Lima

El Presidente Trump ha estado por cinco países del Asia Pacifico, en una larga gira que está generando varias lecturas. Para su equipo, un gran éxito, al punto de recibir en China un tratamiento imperial; otros observan cambios interesantes, pues el Presidente empieza a valorar las relaciones internacionales y a comprender el papel de Jefe de Estado; empero, si profundizamos podemos encontrar éxitos simbólicos y pocos resultados efectivos.

Uno de los objetivos estratégicos fundamentales de la gira tenía que ver con la formación de una plataforma más unida y rígida frente a Corea del Norte y su plan nuclear. En este tema el Presidente Trump mantiene una postura agresiva, particularmente por twitter, pero su equipo de asesores, particularmente el anillo de generales que le rodea, mantienen una posición más prudente, consciente de las serias implicaciones que puede tener la estrategia agresiva para los países vecinos de Corea del Norte. Los resultados en este tema no parecen tan favorables a las expectativas y el radicalismo del Presidente. Tanto Japón como China no asumieron posiciones agresivas y, en Corea del Sur, el Presidente Trump respaldo la línea de negociación que promueve el Presidente surcoreano Sr. Moon Jaen-in.

La visita a China, la más cargada de simbolismo mediático, dispuesto de forma innovadora por el Presidente Xi Jinpin, que incluyó el inédito recibimiento oficial en los palacios de la Ciudad Prohibida, y no en el tradicional Palacio del Pueblo, con las recepciones más efusivas; tampoco parece cubrir los objetivos del Presidente Trump, pues no se logró una postura más rígida de China frente a Corea del Norte, ni la disposición china a negociar un acuerdo comercial bilateral. Se suscribieron varios acuerdos de inversiones chinas en Estados Unidos, lo que le permite al gobierno asumir que se está cumpliendo con el gran objetivo de “America First”.

En el plano comercial y geopolítico el Presidente Trump y su equipo deben estar apreciando el progresivo aislamiento que les está generando sus posturas radicales. La visita en Vietnam coincidió con una reunión cumbre de Jefes de Estado del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacifico (APEC), creado en 1989 e integrado por 21 países miembros. Marco en el que se repitió el enfrentamiento de posturas comerciales; por una parte, el Presidente Trump, con su nacionalismo económico proteccionista, que lo llevó en su primera semana de gobierno a retirarse del Acuerdo Transpacífico (TPP) integrado inicialmente por doce países miembros y, por otra parte, la posición aperturista y globalizadora del Presidente chino.

Pero un duro golpe en materia comercial, tiene que ver con el hecho que los once países restantes del Acuerdo Transpacífico lograron avanzar significativamente en Vietnam, al margen de la reunión de la APEC y sin los Estados Unidos, para reflotar el acuerdo TPP, y se encuentran en la fase final de consultas para suscribir el nuevo acuerdo, lo que puede aislar aún más a los Estados Unidos en la región del Asia Pacifico. Algunos de los once países, como por ejemplo Japón, asignan al TPP una mayor importancia estratégica que económica, pues representa un potencial límite al expansionismo chino en la zona.

Los críticos del Presidente Trump, que van creciendo progresivamente, cuestionan su silencio sobre el tema de los derechos humanos en varios de los países visitados, en especial en China, donde la gravedad del problema incluye el llamado genocidio cultural del Tíbet y, en Filipinas, donde el Presidente Rodrigo Duterte, en una deriva autoritaria, promueve un clima de violencia, bajo la excusa de eliminar delincuentes, particularmente vinculados al narcotráfico, pero violando todos sus derechos fundamentales.

Otro tema de la gira que puede generar problemas al interior de los Estados Unidos, tiene que ver con la declaración emitida por el Presidente Trump luego de una corta reunión con el Presidente Putin de Rusia, país que también es miembro de la APEC, en la que rechazó una vez más la posible conexión rusa en las pasadas elecciones norteamericanas, enfrentando, tanto a las instituciones de seguridad nacional, como la CIA, que afirman su existencia, como las investigaciones del fiscal especial que avanzan con varios implicados, que incluso pudiera alcanzar al actual Consejero de Seguridad General Michael Flynn.

Cabe resaltar entre los aspectos positivos de la gira el tono más prudente y respetuoso del Presidente Trump con sus anfitriones, pues en su primera gira, que lo llevó a Arabia Saudita, Israel, Bruselas e Italia, una nota característica fue su arrogancia y agresividad. En este contexto, también llama positivamente la atención como el caso venezolano si lo ha trabajado con la adecuada prudencia de un Jefe de Estado, manteniendo un constante proceso de consultas con los países vinculados, en particular con los miembros del Grupo de Lima.

Este medio no se hace responsable por las opiniones emitidas por sus colaboradores
;