21 de noviembre 2017

Con garantías sí

Maduro

La respuesta que dan es que si quiere que participen en algún tipo de negociaciones tiene que dar garantías de que va en serio. No están dispuestos a jugar

El gobierno de Nicolás Maduro se siente acorralado. 

Su golpe de Estado lo desnudó ante el mundo y la reacción no le agrada. Busca la manera de tender puentes, ofrece negociar y quiere que algunos países europeos lo ayuden en el intento. Pero no lo tiene fácil. 

En el viejo continente no olvidan cómo Nicolás se burló de Rodríguez Zapatero y del papa Francisco. 

La respuesta que dan es que si quiere que participen en algún tipo de negociaciones tiene que dar garantías de que va en serio. No están dispuestos a jugar. 

No quieren que siga con la mamadera de gallo.

;