24 de noviembre 2017

Gamelote tipo años 60

Asamblea Constituyente ANC

El bloqueo económico al país no existe, pero el que tienen ellos en sus ideas está muy vigente

La fraudulenta Asamblea Constituyente tuvo un regreso el pasado martes, de esta semana, cuando sus integrantes "debatieron" sobre las amenazas del imperialismo y sus aliados criollos contra la patria. 

Nos pareció estar en algún cafetín universitario del siglo pasado discutiendo sobre las consecuencias negativas que el imperialismo yanqui había tenido para Latinoamérica a lo largo de la historia. 

El "fuego" contra mister Trump lo abrió la presidenta de la AC, Delcy Rodríguez, quien repitió los mismos argumentos gastados que creen les van a servir para justificar el desastre en que se encuentra el país. Según la excanciller, a Venezuela no llegan alimentos y medicinas por las medidas tomadas el viernes por el Gobierno de Estados Unidos. 

Eso lo dijo con su cara bien dura, la misma persona que en una reunión de la Organización de Estados Americanos (OEA) afirmó que en el país había alimentos y medicinas para abastecer tres naciones. 

El lenguaje también fue demodé. Pitiyankis, cipayos, lacayos, serviles, vende patrias, entreguistas fueron los diversos cualitativos endilgados a los opositores venezolanos, por supuesto, todos ellos con mucho "amor" para no contravenir la Ley del Odio que están prontos a aprobar. 

Si a los discursos se les quitan esas palabras, las loas al difunto Hugo Chávez y las jaladas a Nicolás Maduro, las intervenciones se reducen significativamente. 

Los integrantes de esa asamblea siguen sin enterarse que el muro de Berlín se cayó, que por más que quieran, Putín no es Stalin ­aunque tenga sus similitudes, que ellos no se parecen a Fidel ni que se dejen la barba, y que el mundo es otro, muy distinto al de hace unas pocas décadas. El bloqueo económico al país no existe, pero el que tienen ellos en sus ideas está muy vigente. 

Esa ilegal asamblea es una pérdida de tiempo y dinero y solo está sirviendo para reprimir, perseguir, difamar y amenazar. La primera víctima fue la fiscal Luisa Ortega Díaz, pero en la siguiente fila están los diputados de la Asamblea Nacional (AN), seguidos de los candidatos a gobernadores que los sectores democráticos presenten para los comicios que se realizarían el próximo 15 de octubre. 

A los anteriores hay que agregar a todos los venezolanos que discrepen de un régimen corrupto, fracasado y responsable de la grave situación que vive el país y que no toma ninguna decisión para que los venezolanos puedan mejorar sus condiciones de vida. Otro fracaso rojo rojito. 

Edición del 2017/10/26
;