21 de agosto 2017

Las decisiones que no esperan

Nicolás Maduro

Mientras el chavismo sigue en su deriva autoritaria, cometiendo todo tipo de arbitrariedades, en la oposición se ha generado un debate sobre si participar o no en las elecciones regionales

La ilegal y fraudulenta asamblea nacional constituyente ya comenzó a perseguir a la disidencia. Como era de esperarse, su primera víctima ha sido la fiscal general de la República Luisa Ortega Díaz. Los siguientes en la lista son los diputados de la Asamblea Nacional. No está ocurriendo nada que no fuera anunciado. Con asalto nocturno y todo a la sede del Palacio Federal Legislativo.

Como los delincuentes. No es mera casualidad.

En su última reunión, los integrantes de este parapeto ilegal se dedicaron a lanzarle loas a Nicolás Maduro, y a la Fuerza Armada Nacional, la cual por intermedio del ministro de la Defensa Vladimir Padrino López dio un respaldo entusiasta al autogolpe de Estado, lo que significa que todos los poderes ­léase bien, Asamblea Nacional­ están supeditados a lo que decida la asamblea nacional constituyente.

Mientras el chavismo sigue en su deriva autoritaria, cometiendo todo tipo de arbitrariedades, en la oposición se ha generado un debate sobre si participar o no en las elecciones regionales. Por lo que vemos, la abrumadora mayoría de los partidos políticos ha decidido contarse. Afortunadamente hoy no están cometiendo el error del año 2005 cuando le dejaron el camino libre al chavismo para que ganara todas las curules de la Asamblea Nacional.

Claro que hay dirigentes que quieren reeditar el error.

Que consideran una traición participar en dichos comicios. Recordemos que una de las cuatro exigencias que se hicieron desde el inicio de las marchas en abril, y antes, fue la concreción de un cronograma electoral, que respetara lo establecido en la Constitución.

Hay quienes alegan que el Gobierno no va a hacer unas elecciones en donde va a sufrir una gran derrota.

O por lo menos no en condiciones equilibradas. Eso es probable, pero mientras haya posibilidades de contar los votos adecuadamente hay que participar. No hacerlo es ponerle una alfombra roja a todos los candidatos del chavismo y condenar a los venezolanos a otros cuatro años, por lo menos, de pésimas gestiones como las que tienen que soportar en la actualidad.

Esperamos que la Mesa de la Unidad Democrática logre presentar candidatos únicos y unitarios, que sean producto de primarias o consensos y donde se respete el liderazgo natural de cada estado. Ese sería el primer paso para concretar una victoria que puede ser abrumadora. Una votación que pondrá más en evidencia el fraude que se hizo el pasado 30 de julio. Un día donde se comprobará que esos 8 millones de votos no existen.

Desde la MUD hay trabajo por hacer. Tienen que realizar mucha pedagogía para explicar la decisión de participar, pues una buena parte de su electorado está confundido y molesto. Se siente traicionado. Hacia ellos hay que implementar una política que los reentusiasme.

También la alianza opositora tiene que ser verdaderamente unitaria y tomar las decisiones con el mayor consenso posible. Creemos que el G4 debe dar paso definitivamente al G9.

Esa amplitud debe abarcar a partidos opositores que hoy no pertenecen a la MUD y a los sectores del chavismo que están marcando distancia del gobierno de Maduro. Hay que construir un gran frente democrático que le ponga un parao definitivo a la dictadura que están queriendo instaurar.

Como reza el dicho popular: para mañana es tarde.

;