20 de noviembre 2017

Carlos Julio Rojas estuvo 15 días bajo torturas en Ramo Verde

Carlos Julio Rojas.

Al periodista se le mantuvo durante seis días sin poder ir al baño, dos días sin ingerir agua ni alimento, y se le ha negado de forma recurrente el derecho a recibir atención médica

La madre del periodista Carlos Julio Rojas informó que durante las primeras semanas de reclusión de su hijo fue víctima de tratos crueles y degradantes en la prisión militar de Ramo Verde.

Sol Rojas explicó a TalCual que las condiciones de Carlos Julio tras ser incomunicado durante dos semanas son alarmantes, pues lo encontró con menos peso y moretones en la región abdominal.

También manifestó que se le mantuvo durante seis días sin poder ir al baño, dos días sin ingerir agua ni alimento y se le ha negado de forma recurrente el derecho a recibir atención médica. 

Días consecutivos a su detención, a Rojas le fueron robadas sus pertenencias. Esto se lo confesó su madre el pasado viernes 4 de agosto durante la respectiva visita de parte de familiares. 

Sol Rojas comentó que su hijo se encuentra recluido en un espacio ínfimo de aislamiento, con una gran cantidad de presos. "Estas acciones comprometen su estado físico y mental", al tiempo que advirtió que hace responsable a los custodios de Rojas por toda las violaciones cometidas en su contra, mediante el uso de cámaras y cooperantes en el penal. 

El comunicador social fue imputado, en un tribunal militar, por: traición a la patria, rebelión militar y sustracción de armamento militar, afirma su madre, quien reveló que fue torturado junto al dirigente de Voluntad Popular del estado Carabobo, Carlos Graffe. "La brutal decisión de someterlos a estas torturas se debe a la preocupación que tienen respecto al país". 

Reitera que el propósito "es silenciar la voz de mi hijo que, como periodista y luchador social, ha trabajado por más de una década en función de resolver los problemas de sus vecinos y de todo aquel que le solicita ayuda”.

Precisó que este amedrentamiento continuó por parte del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), que se extendió hace tres días en la puerta de su casa, ubicada en La Candelaria (Caracas), en la que se apostaron cuerpos de seguridad durante tres horas con capuchas y armas largas, y apuntaron a los vecinos que salieron en defensa de la madre del detenido. 

La madre de Rojas expuso que fue testigo de cuando un Guardia Nacional le hizo entrega del teléfono del detenido a otro funcionario. "Y después de haberlo hecho, el que recibió el objeto robado dijo que sería entregado en un sobre manila al ministro de Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol y, que además, le sería otorgado 30 días de permiso por la aprehensión".

Hasta el momento se desconoce el tiempo exacto de la reclusión del periodista. Su madre comentó que la sentencia ha sido pospuesta en varias ocasiones. 

;