20 de noviembre 2017

El Plebiscito

Consulta Popular

Nuestros derechos no se negocian. Los venezolanos y el mundo entero, deben entender que esto es un proceso democrático de rebeldía popular

Un depauperado régimen, sin pueblo, sin apoyo en las calles, sin votos, pero sí con armas, sí con hambre, miseria, corrupción y represión, hoy pretende imponer el mayor fraude en nuestra historia republicana. Y es que no estamos viviendo otra cosa, que la mayor tragedia en la historia de nuestro país.

En estos más de 100 días de lucha histórica, cívica y pacífica, hemos alcanzado innegables avances, hemos sumado voces que hoy reclaman para que se escuche la voz del pueblo. Desde la base oficialista, hasta miembros de cada uno de los sectores de la sociedad, exigen respeto a la Constitución.

Ante la inmoral y esquizofrénica forma de mantenerse en el poder de esta cúpula desahuciada, la Asamblea Nacional, invocando el Artículo 71 de la Carta Magna, convoca a un Proceso Nacional de Decisión Soberana para que sea el pueblo quién decida el rumbo que debe asumir nuestro país.

Esta Consulta Popular, es un Plebiscito, pues es una consulta democrática, cívica, donde el pueblo podrá expresarse libremente, amparados en los artículos 333 y 350 de la Constitución, convirtiendo además, el Plebiscito, en un acto de protesta y rebeldía ciudadana en sí mismo.

Para la aprobación de la actual Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, se convocó en el año 1999 a un Referéndum consultivo, sin carácter vinculante a los  Poderes Públicos, pues en la Constitución de 1961 ningún artículo respaldaba el Referéndum aprobatorio. Esa consulta, no era vinculante políticamente y tuvo tal participación, que se convirtió en vinculante a los Poderes Públicos.

Este 16 de julio será un día histórico, que marcará sin duda, el futuro de nuestra nación. La decisión de continuar en una férrea y bestial dictadura, o el inicio de la transición a un Gobierno de Unidad Nacional, que represente a todos los venezolanos y gobierne transparentemente para todos los venezolanos.

Ante la negativa de consultarle al soberano, vamos a una consulta popular en un ejercicio cívico, donde cada ciudadano tiene la oportunidad para pronunciarse sobre el destino de nuestro país. En cada Punto Soberano, dispuesto este domingo, nos mantendremos en resistencia ciudadana y democrática.

Que sea el Pueblo quien decida el destino de nuestra nación, y puede hacerlo respondiendo las tres preguntas a ser consultadas:

  1. ¿Rechaza y desconoce la realización de una asamblea nacional constituyente propuesta por Nicolás Maduro sin la aprobación previa del pueblo venezolano?
  2. ¿Demanda a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana obedecer y defender la Constitución del año 1999 y respaldar las decisiones de la Asamblea Nacional?
  3. ¿Aprueba que se proceda a la renovación de los Poderes Públicos de acuerdo con lo establecido en la Constitución, así como la realización de elecciones y la conformación de un nuevo gobierno de unidad nacional?

SÍ, pues estamos decididos a defender nuestra Constitución, nuestra República y nuestra posibilidad de vivir en Democracia.

Cito un fragmento del Gran Acuerdo Nacional suscrito por todos los sectores políticos, económicos y sociales del país: “Una vez que el Pueblo venezolano haya decidido, nosotros haremos respetar su soberana sentencia. Estamos preparados para iniciar las acciones que haya que iniciar: vamos construir un país para todos, un país donde todos puedan vivir y progresar en paz, un país con vida y con futuro, al cual aquellos que han sido obligados a irse se apuren entusiasmados a volver. Una Venezuela digna, justa, capaz de llenarnos de orgullo”.

Nuestros derechos no se negocian. Los venezolanos y el mundo entero, deben entender que esto es un proceso democrático de rebeldía popular. Llegó el momento de activar el levantamiento democrático y la activación de la Hora Cero en cada avenida, calle, urbanización, barrio, sector y caserío de nuestro país.

La Asamblea Nacional Constituyente no es más, que la abolición de la República. En nuestra Constitución, en nuestra Venezuela, cabemos todos. Es el momento de luchar juntos por rescatar nuestra democracia. Que se escuche la voz del pueblo, que sea el ciudadano quién decida y ¡Que retumbe la libertad en cada rincón de Venezuela!

[email protected]

Este medio no se hace responsable por las opiniones emitidas por sus colaboradores
;