16 de octubre 2017

La represión y los colectivos atemorizan El Paraíso #Crónica

Saqueos

El hermetismo de sus habitantes, por temor a que se trate de un infiltrado o de un miembro de los colectivos que hacen vida en el lugar, no deja que los vecinos de los edificios conocidos como “Los Verdes” den su opinión a la prensa
El Paraíso, una parroquia popular del oeste de Caracas, parece haberse sumido en el miedo, luego de la represión tan brutal de la que ha sido víctima sus habitantes al manifestar su descontento contra el Gobierno de Nicolás Maduro. La última gota para llenar el vaso fueron los saqueos a varios locales comerciales del lugar, la noche de este miércoles 19 de abril, día en que la bancada opositora convocó al pueblo venezolano a una marcha pacífica para exigir el cumplimiento del orden constitucional.
 

Este jueves 20 de abril el rostro de la represión y los destrozos eran la carta de presentación del día. Cuadrillas de limpieza pertenecientes a la Alcaldía de Libertador se encargaron de recoger las barricadas , que habían sido colocadas e impedían el paso a distintos puntos de El Paraíso.

La panadería Millenium, el bar restaurant Gon Sous, la papelería City Park, el restaurante Los Pocitos y la asociación de profesores de la UPEL fueron víctima del ataque de los hampones.

Liceos, panaderías, centros comerciales, abastos, entre otros establecimientos, permanecieron cerrados para evitar cualquier intento de saqueo, producto de grupos violentos. Vecinos aseguran que son “valientes” los que se atrevieron a levantar las santamaría de sus locales para continuar ofreciendo al público su servicio.

Vidrieras rotas, rejas forzadas, enseres en el piso y uno que otro elemento que dejaron los ladrones fue la imagen que encontraron las personas que laboraban en estos lugares al llegar este 20 de abril.

Residentes de la zona afirman que ya entrada la noche, cerca de las 10 p.m., individuos se acercaron a los locales comerciales en motos. Inicialmentefueron reprimidos por efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), pero pasada las 12 p.m. los sujetos volvieron y, esta vez, ante la mirada de la GNB saquearon los establecimientos. Se despidieron del lugar con sillas, mesas, comidas y artículos de valor.

Mirna, una de las trabajadoras de la librería City Park, ubicada en la avenida Páez, argumenta que se llevaron las cosas a las que pudiesen sacarles provecho: dos computadoras, cosméticos y uno que otro artículo que pudieron tomar de la vidriera.

Un habitante del sector, que prefirió mantenerse en anonimato, señala que gritaban y lanzaban objetos a los ladrones, quienes sin importar nada tomaron lo que mejor les pareció de los locales y se los llevaron en sus motocicletas. “Son de la Cota 905, esos son los colectivos del Gobierno”, señaló el hombre.

Al llegar a su centro de trabajo, Mirna encontró el lugar hecho pedazos: rejas destrozadas. Su jefa le aseguró  que no volverán a trabajar hasta que culminen las manifestaciones. Estando en el lugar, una cuadrilla de la Policía Nacional se acercó a lo que quedaba de la papelería, preguntando a la trabajadora si era la dueña y por qué no cerraban, asegurando que en menos de una hora la violencia retomaría las calles de la parroquia.

LA CARA DE LA REPRESIÓN

Luego de la marcha del 19 de abril donde no se les permitió a los manifestantes salir de la parroquia El Paraíso, pese a su petición de querer marchar hacia la autopista Francisco Fajardo y tras largas horas de represión, donde sin medir las consecuencia los efectivos de los cuerpos de seguridad lanzaban bombas lacrimógenas contra residencias y manifestantes. El olor a gas aún se pasea por todo el lugar..

Sin embargo, parece que existe algo que no los deja callar, algo que les recuerda todo los días que deben salir a la calle, y es así como este jueves 20 de abril, apenas calentaban la calle y el sol de mediodía comenzaba mostrar su fuerza, cuando ya los habitantes de esta comunidad fueron, nuevamente, reprimidos por salir a protestar, parecen no cansarse.

;