21 de agosto 2017

Esa Carta no es la solución, pero ayuda

OEA

El Gobierno hace tiempo está deslegitimado en su ejercicio, pero tampoco conviene hacerse muchas ilusiones por la aplicación de dicha carta. No es el remedio definitivo aunque ayuda. Toda presión a este gobierno es bienvenida

La petición de que se aplique la Carta Interamericana al gobierno de Nicolás Maduro hecha por el secretario general de la OEA, Luis Almagro, está basada en "falsos supuestos", según dice la canciller Delcy Rodríguez en el comunicado con que le da respuesta.

Es evidente que la Canciller, para variar, miente.

No es algo supuesto que el gobierno de Maduro anuló la vía electoral para dirimir las diferencias políticas que existen en Venezuela. No lo hizo solo al suspender el referendo revocatorio y posponer las elecciones a gobernadores, sino que lo consumó cuando irrespetó la decisión que tomó la mayoría de los venezolanos al votar por la Mesa de la Unidad Democrática el 6 de diciembre de 2015.

Es cierto que el CNE contó los votos como se expresaron, pero las consecuencias de esos votos no han sido respetadas. Eso viola la Constitución. No es el único caso en que la Carta Magna es irrespetada por Maduro y su combo.

El apartado de los derechos humanos es otro de ellos. Hay un grupo de presos a quienes los tribunales les han dictado libertad y la policía política no acata esa decisión y los mantiene encarcelados. En esa situación están los 14 policías de Chacao y Yon Goicoechea, entre otros.

El Gobierno hace tiempo está deslegitimado en su ejercicio, pero tampoco conviene hacerse muchas ilusiones por la aplicación de dicha carta. No es el remedio definitivo aunque ayuda. Toda presión a este gobierno es bienvenida.

LE PUEDE INTERESAR
¿Qué pasaría en Venezuela si se activa la Carta Democrática?

 

;