14 de diciembre 2017

La lucha invisible en casa

Mujeres en colas

Mientras tanto, el país con la pobreza más galopante de la región (debido a la voracidad con la cual se extiende este fenómeno), queda rezagado en materia de avances en el acceso de la mujer al disfrute pleno de sus derechos humanos y especialmente, los de tipo laboral

A excepción de Venezuela, muchas fueron las iniciativas adelantadas este año a nivel mundial, para evidenciar las demandas de la mujer trabajadora como sector comprometido con la defensa de sus condiciones de empleo y de vida. En 45 países se organizó una jornada con verdadero carácter clasista, que pudiera calificarse de excepcional por su reflejo simultáneo en las primeras páginas de la prensa en Argentina, Turquía, China y España, entre otras naciones y porque además, se trata de una lucha que se libra en varios continentes del planeta. 

En Venezuela lamentablemente esta fecha pasa sin pena ni gloria, opacada por la crisis nacional y la manipulación de los órganos de propaganda oficial. De esta forma, la iconografía pseudo revolucionaria banaliza la conmemoración del 8 de marzo, como hace con casi todos los motivos que evocan procesos de lucha popular. Pretende así convertirlos en un elemento más de su patético markerting político. Maduro no habla de los derechos de la mujer trabajadora venezolana, sino de un tal "imperio"...

Mientras tanto, el país con la pobreza más galopante de la región (debido a la voracidad con la cual se extiende este fenómeno), queda rezagado en materia de avances en el acceso de la mujer al disfrute pleno de sus derechos humanos y especialmente, los de tipo laboral. 

Hablar por ejemplo del derecho al trabajo y características del empleo en Venezuela, involucra mencionar las cifras de la encuesta sobre condiciones de vida en el país (Encovi, 2016), que colocan la situación general de retroceso que vivimos, en un franco proceso de caída libre. 

La baja en la tasa de sindicalización, hoy rondando el 10%, mientras hace un año casi se duplicaba, indica que el empleo no sólo ha caído de forma abismal, sino que además han descendido globalmente las reivindicaciones laborales, empezando por el hecho que la gente no está inscribiéndose en los sindicatos con la misma frecuencia de años atrás. 

En este sentido, aparecen varios aspectos importantes a destacar. Uno de ellos es el cierre de empresas, que conduce a la pérdida de capacidad de empleo y con esto, a la reducción del número de personas que pudieran inscribirse en sindicatos. Otro es la contracción del empleo femenino especialmente, pues en Venezuela la mujer trabajadora era quien más optaba por organizarse sindicalmente, según estudios especializados realizados a inicios del presente siglo. 

El trabajo femenino tercerizado y el sector de la economía informal ejercida por mujeres, a simple vista pasó, en el último año, de la clásica labor de limpieza, cuidado de niños, buhonería en las calles y actividades diversas realizadas en el hogar, como costura menor o empleo precarizado a distancia usando Internet, a hacer colas frente a supermercados. 

A pesar que las cifras de Encovi versan sobre una muestra poblacional, su seriedad metodológica no permite dudas pues involucra a las más prestigiosas universidades del país, tanto públicas como privadas. Por ello, sus datos sobre el crecimiento de la pobreza en Venezuela, conducen a concluir que se ha extendido este flagelo en la población femenina, aumentando su exclusión y por tanto, la negación de derechos. 

La ausencia de medicamentos y la escasez de anticonceptivos ha incidido en el incremento de enfermedades que sólo afectan a mujeres, como el cáncer de cuello uterino y en el aumento del embarazo precoz. Estos hechos entre otros que muestran la precariedad de la situación de la mujer venezolana, pasan desapercibidos para la propaganda oficial e incluso para la dirigencia de sectores de oposición, mientras en el mundo se clama por la igualdad de oportunidades en el acceso a los derechos humanos de hombres y mujeres. 

Este medio no se hace responsable por las opiniones emitidas por sus colaboradores
Edición del 2017/10/13
;