23 de mayo 2017

La incertidumbre

Certidumbre

El caso venezolano es de laboratorio, pues la abrumadora mayoría de la gente tiene la certidumbre que las cosas irán cada vez peores mientras el actual modelo político venezolano se mantenga en el poder

La incertidumbre pareciera ser la variable fundamental que se instala en este 2017. En efecto, los países con los cuales Venezuela tiene su mayor intercambio experimentan situaciones muy inciertas. El futuro de la unión europea estará sometida a tremendas tensiones derivadas de la salida del Reino Unido de la misma. Voceros autorizados de la comunidad europea pregonan esto, no compromete el futuro de la misma, alegato que lejos de tranquilizar trae más incertidumbre. De igual manera al interior del Reino Unido la incertidumbre del futuro ante la salida se incrementa.

Nuestros vecinos del sur atraviesan difíciles momentos, en Colombia, luego de más de cuarenta años de una activa guerrilla, la mentada paz no termina de concretarse. La lucha con la guerrilla colombiana ha enmascarado profundos problemas sociales aún sin resolver, por lo que la terminación de los frentes guerrilleros prontamente serán sustituidos por numerosos reclamos del pueblo colombiano. Colombia es percibida como un país en cambio, donde cosas sorpresivas puedan ocurrir. En Brasil las cosas no pintan muy diferentes, luego de la destitución de la presidenta Dilma Rousseff, el nuevo gobierno brasileño es percibido como un gobierno de transición sin un fuerte respaldo popular. El mundo levanta grandes interrogantes caras al futuro en Colombia y Brasil.

Los Estados Unidos de América no se quedan atrás. El nuevo presidente norteamericano y sus colaboradores han levantado la mayor incertidumbre en los últimos 70 años. Los rumores no cesan de aumentar y una evidente prueba de ello lo constituye el alza de los indicadores en la bolsa de New York. Las valorizaciones de las empresas que allí cotizan aumentan de valor sin otra razón más que la presunción de un fuerte respaldo al empresariado y empresas por parte del gobierno norteamericano. El anuncio de una eventual reducción de impuestos a las empresas, de fuerte incremento en el gasto militar, del regreso del proteccionismo, ha introducido una inesperada incertidumbre en el país más poderoso del mundo.

El tratado de libre comercio de América del Norte, Canadá, México y EEUU, será sometido a renegociaciones con las tremendas consecuencias que de allí se puedan derivar. Las exportaciones mexicanas dependen en más de un 80% de su vecino del norte y un tanto similar ocurre en Canadá con su vecino del sur. La balanza comercial de Estados Unidos de América presenta un importante déficit con sus socios en el Nafta, si bien no llega a los niveles que presenta con China, el mismo no deja de ser significativo. Esta situación ha levantado la mayor incertidumbre sobre el futuro en México en los últimos 30 años.

El acuerdo comercial más importante en muchos años, firmado entre otros por Australia, Japón, México, Perú, Chile, Canadá y USA acaba de ser denunciado por el nuevo gobierno norteamericano, levantando así una profunda interrogante sobre el futuro del mismo.

La incertidumbre sobre el futuro está presente en las conversaciones diarias de las gentes en esos países. Los medios de comunicación social en su afán de informar oportunamente y ante la masiva información, en oportunidades contradictorias, aumentan las angustias de sus escuchas y lectores contribuyendo a una mayor incertidumbre.

El caso venezolano es de laboratorio, pues la abrumadora mayoría de la gente tiene la certidumbre que las cosas irán cada vez peores mientras el actual modelo político venezolano se mantenga en el poder. No hay incertidumbre en Venezuela, la misma se concentra en lo que se refiere a la terminación del modelo y aún esta se va reduciendo, la certidumbre esto no tiene final es creciente.

Este medio no se hace responsable por las opiniones emitidas por sus colaboradores
;